Corrección política

Analizando lo que veo (como casi siempre hago), me he dado cuenta de un detalle. Un detalle ciertamente enojoso. En esta España (todavía) de la “libertad” y el “socialismo”, resulta que uno puede reírse a más y a mejor de la Iglesia. Los curas, ya se sabe… La Inquisición… la dictadura franquista (Franco bajo palio, of course)… la curia vaticana… En fin, es el argumentario de todos los días, machacado una y otra vez. Y en España somos muy cainitas aún y nos gusta hacer leña del árbol caído o del reo en la picota. De otra forma no se explicaría el éxito que tienen ciertos programas en la televisión o ciertos columnistas cuyo discurso izquierdista-anticlerical ya aburre de tan gastado que está.

¿Y por qué viene a cuento la observación? Pues verán. Fíjense en la reacción de una buena parte de los musulmanes al publicar un diario danés unas viñetas humorísticas relativas al Islam. Observando las reacciones de cada protagonista, podemos deducir lo siguiente:

a) Los musulmanes se enfadan, pero no los que viven en Dinamarca. La comunidad musulmana de Dinamarca prefiere no tener problemas en su país de acogida y cierra filas con los daneses.

b) Los musulmanes que están cabreados es obvio que no viven en Dinamarca. Pero además, consideran esas viñetas una grave ofensa a Alá, a Mahoma y al Corán, con lo cual los mullahs y demás exaltados se preparan a emitir una fatwa contra Dinamarca.

c) Dinamarca, temerosa de que una fatwa desencadene una oleada de disturbios, incidentes o atentados, se apresura a censurar las viñetas.

d) ¿Y la actitud del gobierno de España? Naturalmente, “es un abuso de la libertad de expresión y una falta de respeto por las creencias religiosas”. Por supuesto, si lo censuraron está bien censurado.

Bien se ve que los progres del PRISOE y aledaños saben bien a quién atacan. Saben que la Iglesia católica no lanzará ningún anatema contra los burladores. Y por supuesto, saben perfectamente bien que ningún comando de locos religiosos católicos imbuidos de ética sacrificial colocaría una bomba en las dependencias de esos medios. Por eso, leña al mono… que es de misa.