1500

El número hace referencia a la cantidad mensual de euros que el Gobierno planeaba pagar a los etarras reinsertados, para evitar, al parecer, que se dedicaran al trapicheo con la droga tras dejar las armas. Existe otro plan en el cual algunos empresarios vascos, colaborando con el Gobierno, darían trabajo a etarras reinsertados. Esta broma nos puede costar 300 millones de euros, a repartir en 10 años.

Me parece indignante. Sí, es cierto que «Aznar también exploró esa posibilidad». Sin embargo, y esto es lo importante, no lo llevaron a cabo. Pero «pagarles para que no maten más» es otra vía que ETA puede aprovechar para chantajear al Gobierno. Y desde luego, una vía ideal para que aquellos que militan en esa banda terrorista puedan irse de rositas.

No recuerdo yo que en Alemania se ofreciera pagar dinero alguno para que la banda terrorista Baader-Meinhof dejase de matar. Se acabó con ellos y punto. Y del caso irlandés, con el que los nacionalistas vascos tienen una fijación enfermiza, tampoco tengo noticia alguna de que a los sinnfeiners se les ofreciera dinero alguno a fondo perdido por dejar de matar.

Por otra parte, definamos «reinsertado». ¿Es el etarra que simplemente deja de matar y así lo declara, convencido de su propósito? ¿O es el etarra que ya ha pagado completamente sus delitos con la cárcel y se dispone a enfrentar una nueva vida? En cualquiera de los dos casos, todos recordamos lo que le ocurrió a Dolores González Kataraín, Yoyes. ¿Guardará el miedo la viña, como siempre?

Valiente programa «social». Es decir: hay dinero para «financiar» a ex-etarras y no lo hay —de forma sangrante, además—, para que las viudas tengan unas pensiones dignas que sobrepasen esa miseria de 400 euros promedio. El contraste es evidente: las viudas no pondrán una bomba-lapa en el coche del Ministro de Trabajo y Asuntos Sociales si éste no atiende esta justa reivindicación. Que a quien me puede hacer daño le doy todo lo que me pida e ignoro a quien no me afecte. Lo de siempre, vamos.

El nacionalismo en su conjunto es una inmensa boca, que cuanto más le dan, más quiere. Y no se conforma con menos que la independencia. No importa que con esa hipotética independencia la región se vaya al carajo. Fiat independentia et pereat mundus, que hubiese dicho Kant de haber vivido en nuestro tiempo. En un próximo post nos referiremos a eso. Por el momento, me bastaría que el Gobierno —éste y los que vengan detrás de él— entendiese que a ETA no hay que darle ni agua. Y al PNV, recogedor de nueces, tampoco.

Bastaría con eso, de veras.