¿Quién teme a Manuel Pizarro?

Va a ser que don Manuel Pizarro se va a convertir en el «Ruiz Mateos» de esta legislatura. A don Manuel le han espiado, han tratado de quitarle de en medio (jurídicamente, se entiende), le han cubierto de… mierda, le han calumniado… Y él ahí sigue. Defendiendo lo suyo y lo de sus accionistas frente a un Gobierno al que ya se le hace incómodo y que no le puede expropiar porque Joan Clos no es Miguel Boyer y no estamos en 1983 (además, Boyer ha acabado desembarcando en la FAES: ¡quién le ha visto y quién le ve!).

La sinvergoncería de este Gobierno no tiene límites, pero don Manuel Pizarro se defiende, como dice el amigo Decentes, «como gato panza arriba». Y no solamente se defiende. Frente al infundio de que la culpa de los apagones barceloneses la tiene Endesa, la empresa que él preside, ha pedido don Manuel comparecer en el Parlament para explicarse largo y tendido (tendido eléctrico, suponemos).

Y nuevamente, el dato que llama la atención son las reacciones ante dicha petición. Todos los grupos del arco parlamentario catalán han aceptado que entre a explicarse, menos el PSC en un primer momento, que ahora parece que, tímidamente y por vergüenza ajena, acepta la comparecencia. Se conoce que no le gusta quedarse en solitario y en minoría, como le ocurre al PP en Madrid.

Yo creo que al grupo parlamentario socialista le fastidia que le partan las vacaciones y sólo por tocar las narices al Govern han aceptado la comparecencia de don Manuel.

La comparecencia tiene visos de parecerse mucho a la de un tocayo: Manuel Conthe, ex-vicepresidente de la CNMV. También se parece en el hecho de que los socialistas han intentado por todos los medios impedir que comparezca para explicar, cuando menos, su versión y argumentar su defensa. El caso es que, si finalmente comparece, los catalanes nos vamos a enterar de unos cuantos entresijos que nos lleven a decir «de aquellos polvos, estos lodos». Claro que también queda otra posibilidad: que como el único que sirve imágenes del Parlament es el propio Parlament (o a lo sumo TV3, aunque de eso no puedo estar muy seguro), nos quedemos sin enterarnos realmente del asunto.

En cualquier caso, Zapo ya ha tascado el freno a Clos en lo de la subida del 15% del recibo de la luz. Que ya estamos en campaña, oiga, y éste es un cosa que no se hase. A Maleni, menestra del Fermento, le han jodido las vacaciones también. Pero es que llueve sobre mojado. Y es más: estoy casi seguro a los desorientados viajeros que pululaban ayer en la estación de Barcelona-Sants les hubiese gustado ver a la menestra «colgada de una catenaria». Valiente regalito que le hizo Chaves a Zapo mediante el socorrido recurso de la patada hacia arriba. Y aún nos quedan ocho meses de legislatura…

¿Quién teme a Manuel Pizarro? Quien tenga algo que ocultar en relación a la OPA, ya sea por sí mismo o en relación a información clasificada. De todos modos, ya lo decía la canción, ya…

Manué
no te arrime a la paré
que te va a llenar
de cá, de cá, de cá