Thinking Blogger Award


Veamos… bloguear, lo que se dice bloguear, llevo más o menos desde 2004 (en Blogia; luego pasé a Yaycos). No sé si existía Blogger ya o estaba aún en fase experimental. Lo que yo sé es que por aquel entonces comencé a escribir (como la mayoría de los que nos movemos por la Blogosfera) porque sabíamos que lo que nosotros escribíamos difícilmente tendría salida a través de los canales normales (o sea, la tan socorrida carta al director). Particularmente los que escribimos sobre política, que eso siempre ha traído problemas (y en España y de toda la vida, más). Yo por aquel entonces andaba en Yaycos (de infausta memoria para algunos y de sobresalto constante para mí: dos veces me desapareció el blog). Pero bloguear en serio lo hice con este blog, iniciado con algunos restos del que Yaycos cerró por defunción de la empresa.

Los propios de Yaycos nos recomendaron Blogger, así que los que nos conocíamos allá que nos fuimos como un solo hombre. Nuevas plantillas, nuevos comandos y también nuevas posibilidades. A partir de mi entrada en Blogger mi blog creció en cuanto a la temática: pasó de ser simplemente personal-social a ser sociopolítico, porque era (y es) una forma de expresar nuestra protesta, frustración, incomodidad y/o en su caso, el cabreo, con el desgobierno zapateril, que a estas alturas, como sabréis, roza lo sublime (especialmente en Cataluña).

Mi blog no tenía muchas ambiciones. Era únicamente una forma de desahogarme, como una especie de círculo de retroalimentación continuo. Y sin embargo, hoy contemplo con entusiasmo la lista de amigos que formamos un frente común y que, con algunas diferencias, sustentamos las mismas ideas. Amigos que hoy en día, aunque parezca mentira, empezamos a ser tomados en cuenta hasta por los periódicos. Curiosa némesis la de los periódicos: de resultas del límite «de las 30 líneas» y de la «reserva del derecho de publicación» de las cartas al director, ahora cualquier persona que disponga de internet puede abrir un blog y hablar de lo que le dé la gana. Al que quiera sonreír un poco, le recomiendo que lea un artículo (que yo en su momento califiqué de «infame»), de la señora Carmen Rigalt, aparecido en El Mundo el 1 de febrero de 2005. No creo que haya cambiado de ideas, a pesar de lo mucho que sí han cambiado las cosas (ahora escriben blogs también los tuyos, Carmen. Supongo que a eso no tendrás nada que decir).

Centrándonos ya en lo que importa, debo agradecer al amigo Asomado que me concediese el premio Thinking Blogger. Ahora bien: cada cual considere cómo se lo toma. Yo me lo tomo como un estímulo para seguir trabajando en la misma línea (creo que eso y no otra cosa son los premios) y no contemplarse el ombligo. No es que en sí represente «nada» el premio: únicamente, que lo que tú escribes en tu blog tiene un significado para alguien, muchas veces más allá de las palabras. Ése es el verdadero premio.

Paso a enumerar los blogs que me hacen pensar y que por ello se merecen el Tkinking Blogger Award (que me plantea una dificultad porque los que yo nominaría ya están premiados), pero vamos allá…

1. A la calle que ya es hora, de ámbito gallego pero con conclusiones aplicables a nivel nacional.

2. Archipiélago Duda, un blog profundo y no apto para produtos LOGSE

3. Zapaterías Rimadas, que dice en verso lo que muchos decimos en prosa y con más elegancia y concisión que un servidor.

4. El Cerrajero, porque sólo él puede abrir las mentes de algun@s, que están bajo siete llaves.

5. Lena, «el blog de las pequeñas cosas», de los detalles nimios. También hace pensar el mirar hacia adentro.

Recibir el premio conlleva además:

– Sí, y solo si, alguien te da el premio escribe un post con los 5 blogs que te hacen pensar.

– Enlaza el post original para que la gente pueda encontrar el origen del premio.

– Opcional, enseña el botón del premio enlazando el post que has escrito dando tu premio.

Pues lo dicho. Que el premio no tiene mayor significado por sí mismo que el de espolear a quien lo recibe a superarse un poco cada día. Gracias a quien me lo dio y gracias también a aquellos que entráis, así dejéis un comentario o no, por leerme.

P.D.- Gracias al premio ya sé por fin lo que es un meme (no tiene nada que ver con «memo»… ¿o sí? xDDD). Con lo fácil que es decir cuestionario… xDDDDDDDD