Diario (im)probable de una niña (casi) progre (y III)

14 de enero de 2007

¡Menuda manifa la de ayer! ¡Que la armamos! ¡Que no hay quien nos pare! Pepi y Mari también fueron. No muy convencidas, la verdad; pero son amigas mías y no quisieron dejarme sola. Feli, en cambio, ya me dijo que no iría porque estaba preparando oposiciones al ayuntamiento y los primeros exámenes le caían cerca. Bueno, no la eché mucho de menos. ¡Eh, pero estuvo genial Federico Luppi con lo del «cordón sanitario»! Le quedó bordado. ¡Y que viva la tercera República y mueran los Borbones! ¡No a la guerra!

15 de enero de 2007

Hoy he visto por la tele la comparecencia de Rajoy y Zapatero. Zapatero ha estado genial, como siempre. Rajoy, con la matraca de todos los días. Este pepero no ganará las elecciones si sigue diciendo las tonterías que dice. Vamos, que no hubo color. Zapatero mantuvo el tono, siempre, y Rajoy no sabía por dónde atacarle. Zapatero, ganador del debate.

3 de febrero de 2007

Y otra manifa de los peperos. Es cansino ya, ¿eh? Que sí, que dicen que hubo dos millones de personas. Pero a mí, plim: como si hubieran dicho que hubo 200 millones. Ahora están contra la política antiterrorista del Gobierno. ¿Qué saben ellos de eso? Además, aparte de los dos ecuatorianos de diciembre, en 15 meses no había muerto nadie más. Vamos, que no es para protestar tanto. Y el proceso de paz está roto, ¡que ya lo dijo Rubalcaba, pesados!

Un día cualquiera de marzo de 2007

Feli me ha dado una mala noticia, aunque ya me la esperaba. Feli se ha dado de baja del PSOE. Desde que salgo con Javi ella se fue apartando y hacía tiempo que no nos hablábamos. Luego, lo de sus oposiciones. No me extrañaría que se convirtiese en pepera. ¡Ah, y me enterado también que Pepi y Mari fueron a la manifa de los peperos! Bueno, pues que les aproveche. Yo a los fachas peperos, ni agua. Ellas me han traicionado, ¿no? Pues ya no las volveré a hablar.

Un día cualquiera de abril de 2007

He hablado con Javi seriamente de nuestro futuro. No le he encontrado muy convencido, pero me ha dicho a todo que sí. Que no nos casamos porque eso es lo que hacen los peperos, que nos iremos a vivir juntos. Él ya tiene piso (se lo consiguió Rafa a través de unos amigos suyos). Creo que mamá se va a emocionar mucho cuando se lo diga, porque mi porvenir ya está asegurado. Y papá… bueno, estoy segura de que papá aceptará a Javi.

Un día cualquiera de mayo de 2007

Hoy he tenido una discusión muy violenta con Pepi. Yo le dije que después de lo que habíamos pasado juntas, ¿cómo se atrevía a ir a la manifestación de los fachas? Ella me dijo que no fue una manifestación de los fachas, sino de mucha gente. Y que tocaron el himno nacional al final, cosa que la emocionó. Y yo le contesté: «¿Sí? ¡Pues métete el himno y la bandera por donde te quepa!». Y la dejé plantada. Una tiene sus convicciones, ¡caramba!

Un día cualquiera de julio de 2007

¡Ya estoy viviendo con Javi! ¡Es fantástico! Mamá se ha alegrado a medias. Ahora me dice que aunque hubiera sido en el juzgado, le hubiese gustado celebrar boda y convite. Yo le he dicho que eso son tonterías burguesas y que Javi y yo no necesitamos ningún papel que diga que nos queremos. Papá me ha echado una mirada larga… y luego ha dicho: «Eres mayor. Es tu vida». No sé por qué me ha dicho eso. A lo mejor él hubiese querido el bodorrio. Pues eso, que ya soy su compañera oficial.

Un día cualquiera de julio de 2009

Javi tiene mucho trabajo. No sé yo de dónde sacará tanto trabajo, pero llega tarde a casa y casi nunca le veo. Claro que si no es por él, yo no estaría trabajando de administrativa en la sede que está cerca de casa. Es un curro asqueroso, pero Javi dice que no me pudo conseguir nada mejor. Zapatero ha vuelto a ganar las elecciones, sí, pero ya no tengo la misma ilusión de antes. Javi está empezando a tener poder, y eso me consuela de tanta soledad.

Un día cualquiera de diciembre de 2009

Estoy enrabiada con mamá. Hoy he hablado con ella y me ha dejado caer que «para cuándo los nietos». Yo le he dicho que eso de tener hijos es una tontería burguesa, que somos jóvenes y que hay que vivir la vida. Mamá se ha quedado callada. «Bueno, hija, tú sabrás. Pero más vale que no se te pase el arroz». ¡Y me ha colgado!

Un día cualquiera de marzo de 2010

Lo he pensado bien y creo que tal vez mamá tenga razón. Le diré a Javi lo que he pensado. Espero que le guste la idea. A mí como que me empieza a hacer ilusión y de paso perdería de vista a mis compañeras de trabajo durante cuatro meses. La baja maternal la cogeré yo, que para eso llevaré el crío durante nueve meses.

Un día cualquiera de junio de 2010

Javi me ha dicho que no quiere niños. Que es aún joven y quiere disfrutar de la vida. Normal, ¿no? Bueno, es cierto, somos jóvenes y… ¿pero por qué no quiere que yo le dé un hijo? Sabe perfectamente que el hijo que yo le dé nacerá con el puño en alto y será más socialista que nadie. ¡Mi niño será un gran socialista desde la cuna y zumbará a los Borbones todos los días!

Un día cualquiera de noviembre de 2010

¡Javi es un cabrón y un hijo de su… madre! ¡Resulta que hacía horas extras con su secretaria y además, ha dejado preñada a Feli! ¡La muy zorra lo andaba buscando!¡Se entendía con las dos al mismo tiempo! Esto es increíble. ¡ODIO A FELI, ODIO A JAVI Y ODIO A LOS APESTOSOS HOMBRES!

Un día cualquiera de febrero de 2011

Me fui de casa de Javi y ahora vivo con Mari. Es muy cariñosa conmigo, me acogió y no sé qué decir de tanta amabilidad. Me ha pedido que me case con ella. Y creo que le voy a decir que sí. Me importa muy poco darle un disgusto a mi madre. Ella quería que yo me casara de blanco y por el Juzgado. Estoy en la Coordinadora Gay y Lesbiana de administrativa gracias a Mari, y también voto al PP, aunque no lo sabe nadie. Al carajo el PSOE. ¿Hijos? Adoptaremos un niño de color, porque hay que ser solidarios. Soy feliz.

¿Y ahora qué?

 

El juez Grande-Marlaska ha decidido archivar la parte de la investigación relativa a la contratación del Yak. Con ello, se exculpa moralmente a Federico Trillo y a su administración del fallecimiento de 62 militares. Esto significa, sin duda, que la responsabilidad se trasladaría a la empresa a la cual pertenecía el aparato y a los pilotos, que según se llegó a decir, no se hallaban en las mejores condiciones para pilotar el avión. Queda abierta todavía la pieza de responsabilidad por la identificación de los 62 cadáveres, poco menos que rocambolesca. Y se abre la vía para que las familias de los fallecidos soliciten una indemnización por responsabilidad de la Administración.

 

Bueno, ¿y ahora qué? Lo primero es echar una mirada en derredor y preguntar si ha habido algún cargo socialista que entone el mea culpa. Sobre todo, de los que en aquel 2003 cubrieron de basura a Trillo, entre los cuales estaban el hoy mudísimo Jesús Caldera, entonces portavoz del PSOE en el Congreso (¿se acuerdan de lo del comando Dixan y las risitas que suscitó aquel epíteto entre los progres? Fue él quien lo dijo) y el ex-minijtro José Bono. Nadie del grupo PRISA, por supuesto, levantará ahora la pluma para pedir disculpas a Federico Trillo por todas las barbaridades que se llegaron a decir de él. Otra cosa es que fuese un buen ministro de Defensa, que es materia discutible. Pero hay que dar a cada uno lo suyo y si Trillo no fue culpable en la parte de la contratación, justo es decirlo y de bien nacido es reconocer que uno se equivoca cuando el error existe.

 

Qué duda cabe que el PSOE manipuló no solamente la información que nos llegaba, sino que también manipuló a los familiares de las víctimas que, en un arranque de furia, acorralaron a Federico Trillo cuando iba a comparecer ante el Congreso y le llamaron «asesino». Pero está claro que los socialistas conocen muy bien la técnica de la manipulación —dignos sucesores de Goebbels y de Ehrenburg— y la emplean mucho mejor que el PP. Así, pues, controlando como controlan el 80% de los medios de información, los 62 militares fallecidos lo fueron por la «criminal desidia» de Federico Trillo y sus subordinados.

 

Realmente, para el PSOE Trillo fue un cabeza de turco. Es decir, al PSOE en aquellos momentos le importaba un carajo la gestión de la Defensa (cabe decir que ahora que gobiernan, también). Únicamente centró su interés en laminar a Trillo porque era a lo que en aquellos momentos se podían agarrar, igual que antes se habían agarrado a lo del Prestige (¡ah, solidarios progres del Nunca máis!). Si el PSOE se dedicara a la tarea de forjar un Ejército que sirviese a las necesidades del país con la misma energía con que se dedicó a machacar a Trillo, ni los USA nos chistarían. La realidad, lamentablemente, es muy otra y queda reflejada en este párrafo que entresaco de un artículo de GEES (el coloreado rojo es mío):

 

«Hoy, gobiernos y grupos políticos europeos, a izquierda y derecha, reflexionan sobre el entorno estratégico de Europa. El PSOE desprecia estos intentos, por la simple razón de que sus responsables son incapaces de realizar un análisis medianamente serio sobre el futuro de una defensa nacional en la que, por otra parte, dicen no creer. Por incapacidad o por furia ideológica, el Gobierno y el PSOE han renunciado a pensar la defensa tal y como otros partidos socialdemócratas europeos lo hacen. A diferencia de ellos, el PSOE no es que no haga la tarea; es que ni siquiera está interesado en ella».