Quien se pica…

Ya nos maliciábamos que el pepiñazo era el pistoletazo de salida para unas malas relaciones entre P(SOE) e Iglesia. Y efectivamente, así ha sido. Los trolls que en «apostólica misión» ha mandando Pepiño del uno al otro confín de la blogosfera están de enhorabuena y machacan «alegremente» lo «cavernaria y antidemocrática» que es la Iglesia.…