Huevos de plomo (carta imposible a Javierito Bardem)

Y ya que estamos, voy a tomar este impresionante post de mi amigo Hartos, que delata la miseria del régimen comunista cubano pese a los “grandes propagandistas” que tiene, tanto aquí en España (los bardemes y los sabinas, entre otros) como en Hollywood (Sean Penn, Oliver Stone, Kevin Spacey, Tim Robbins y señora… y otros progres americanos que no salen en los papeles pero que seguro también los apoyan). Copiamos el post con alguna adaptación, pero sin apartarnos de lo esencial.

Sólo añadiré una cosa más. Uno se tiene que casar por amor, desde luego. Pero si uno pudiera casarse por librar a esas pobres «gineteras» de tener que follar para poder comer algo decente de vez en cuando, yo lo haría.

Querido Javier…

He recibido hoy correo de Cuba, justo al poco de leer tu sesuda reflexión de hombre versado en relaciones internacionales.

El correo es de mi “vieja” amiga Mila. Por supuesto he de aclararte que Mila es un nombre ficticio y cuando digo lo de vieja lo digo porque nuestra amistad ya va para unos años.

Cuando yo la conocí en la Habana, Mila tenía 16 años. Mi amiga Mila tiene ahora 22 años. Es una mulata escultural de las que quitan el hipo. Y se prostituye. Sí, querido Javier: Mila es una puta. Pero no es una puta como ésas con las que tú acostumbras a revolcarte, tipo la y compañía, putas por placer o por ambición profesional. Ya sabemos todos lo “macho” que eres y lo bien que follas (lo dicen en el Tomate, conste).

No. Mi amiga Mila es puta por necesidad. Mi amiga Mila se prostituye para comer y para dar de comer a su familia. No es la única de su familia que lo hace. Mila tiene una hermana mayor y un hermano algo más pequeño que también lo hacen. Lo hacen por necesidad. Su vida es ésa, Javier. Se deben acostar con turistas que llegan a la Habana buscando lo que en sus países de origen es delito: acostarse con un o una menor por poco más de 10 euros. Diez pesos convertibles (ya sabes: esa moneda que los cubanos tienen prohibido usar). Y deben hacerlo, Javier, de manera indistinta tanto si son hombres o mujeres, jóvenes o viejos, porque lo único que les interesa es el dinero que puedan obtener de esa —llamémosla así— transacción sexual.

Según me contaba Mila el día que la conocí, además intenta enseñarle su hogar al turista. Verdaderamente, tú lo sabes bien, Cuba es un lugar precioso. Intenta enterarse de cosas allende su isla, pues sabe que nunca saldrá de su país y por supuesto intenta que “otros” (un amigo taxista, el camarero de cierto restorán o algún conocido) se “beneficien” de los pesos del turista, alegrándole además la estancia y haciéndosela, digamos, más humana. Es muy fácil así olvidarte de que follarte a esa menor que se te ofrece por hambre es delito en tu país. Así vive Mila, Javier.

Pero qué te voy a contar yo si a lo mejor hasta te la has beneficiado, con lo machote que eres… Pues bien, Javier: me dice hoy Mila que la cosa está allí mal, muy mal, “peor que cuando tú viniste y ya viste…”, fatal, vamos. Me pide dinero una vez más, cuando sabe que no puedo enviarle más. ¿Sabes que si le envío 50 euros a Mila Fidel se queda 20? Si le llegan, claro. Pero es que además ya no le llegan: después de dos últimos intentos infructuosos ya no le envío nada. Me dice Mila que tiene hambre, Javier; que recuerda el día que la invité a un sándwich en el Barrio Chino, cerca del Capitolio, no recuerdo como se llamaba el local… Y a mí me entran una impotencia y un coraje, Javier, que se me saltan las lágrimas. Porque si Mila este mes no tiene compresas, que no tendrá, siempre puede usar un trapo viejo. Pero amigo: cuando el estomago se retuerce de hambre… Y créeme: sé que tiene hambre.

Sólo quería decirte una cosa más, Javier. La próxima vez que hables de «cárcel» y de esas cosas acuérdate de mi amiga Mila. Y plantéate esta pregunta: ¿crees que su padre está orgulloso de que sus hijas e hijos se tengan que acostar con desconocidos para que la numerosa familia pueda comer de vez en cuando algo decente? Piénsalo, Javier. Y luego piensa quién debería ir a la cárcel. Yo personalmente encerraría a muchos turistas que visitan Cuba. Bajo su progre manto de honorabilidad, respetabilidad y legitimidad socialista simplemente se esconde un pederasta o una vieja verde.

Atentamente,

Hartos de ZPorky

Y yo no añadiré nada más, salvo mi firma al pie de esta «carta imposible». E invito a hacerlo a aquellas personas de buena voluntad y buen corazón.

Carta imposible a Hugo Chávez Frías

Por correo me llegó esta «carta» de una muy querida amiga colombiana, así que paso a difundirla a la mayor brevedad y rapidez posible.

Señor presidente Chávez,

En nombre de la gente de Colombia, no del gobierno ni de ninguna entidad gubernamental, quisiéramos darle las más sinceras gracias por sus oficios como mediador en la liberación de las dos secuestradas Clara Rojas y Consuelo González.

Son de todos muy conocidas, por sus recientes acciones y declaraciones, las grandes razones humanitarias que le han motivado a ser el gran intermediario en el conflicto que vive nuestra bella Colombia desde hace tantos años.

Por eso, estamos todos seguros que usted, Presidente Chávez, es capaz de lograr la liberación de los restantes 698 secuestrados por las FARC. A cambio de eso, Presidente Chávez, y a nombre de la gran mayoría de Colombianos, le extiendo una mano con nuestros mejores deseos para usted y una lista de regalos.

Le damos las FARC y al ELN, todas para usted. No nos las merecemos: nuestro egoísmo hace que rechacemos a estas personas tan humanitarias. Lléveselas usted y disfrútelas.

Le damos toda la droga que está en los territorios donde se esconden las FARC, haga lo que le plazca con ella. Regálesela a los jóvenes europeos que constantemente hacen colectas para ayudar a las guerrillas. Creo que se lo merecen.

Le damos todas las minas quiebra patas que han puesto las FARC en nuestra tierra, le damos los burros-bombas, le damos los cilindros explosivos con los que se han destruido humildes pueblos.

Le damos a todos los que odian a Colombia, le damos a Piedad Córdoba; úsela a su antojo, disfrútela. Le damos a todos los violentos, los delincuentes, los políticos corruptos. Le damos el gobierno de transición que Piedad Córdoba le prometió a Simón Trinidad. Le damos a Simón Trinidad: cuando cumpla su condena en los Estados Unidos, se lo puede llevar también.

Le damos el terrorismo que asola nuestra nación, cójaselo para usted. Cuando ya lo tenga, llámelo como quiera: ‘beligerancia’, ‘humanismo’, ‘altruismo’, ‘proyecto Bolivariano’. Le damos a los paramilitares, triste consecuencia de las acciones ‘humanitarias’ de las guerrillas.

Le damos nuestras lágrimas, nuestros miedos, nuestros temores, nuestras pesadillas, nuestro dolor, nuestros más funestos recuerdos. Le damos todo eso, presidente, sí, disfrútelo y compártalo con todos los que lo aplauden, con todos los que alientan su proyecto Bolivariano. Por favor, no lo devuelva: es todo suyo. Se lo damos de todo corazón.

Respetuosamente,

Un colombiano más.

TODA COLOMBIA SE CANSÓ DE TANTA MAMADERA DE GALLO, DE TANTAS MENTIRAS Y DE TANTA MALDAD.

Toda Colombia se cansó de que en los países del mundo que no saben nada de nuestro país existan JÓVENES INGENUOS que creen en la estúpida mentira de que las FARC representan la lucha del pueblo colombiano.

Toda Colombia se cansó de ver como un puñado de ASESINOS Y CRIMINALES juegan miserablemente con el dolor de los familiares de los secuestrados para exigir privilegios que no se merecen.

Toda Colombia se cansó de estar arrodillada ante el terror, ante el miedo a perder la vida, la libertad y la dignidad por cuenta de estos GENOCIDAS.

POR ESO EL DIA LUNES 4 DE FEBRERO COLOMBIA ENTERA SERÁ UNA SOLA Y PACIFICA VOZ QUE MARCHARÁ PARA DECIRLE AL MUNDO DESDE LAS ENTRAÑAS DE SU ALMA Y DE SU CONCIENCIA, QUE NO QUEREMOS A LAS FARC, QUE RECHAZAMOS TAJANTEMENTE LA EXISTENCIA DE ESA GUERRILLA, Y QUE YA ES HORA DE LIBERAR A LOS SECUESTRADOS UNILATERALMENTE.

Con este grito inmenso lograremos decirle al mundo de forma contundente que las FARC son una plaga inhumana y cruel, y lograremos que algunos guerrilleros que aún tengan cerebro y corazón se den cuenta del mal que están haciendo y se desmovilicen masivamente.

Todos difundan este mensaje por toda Colombia, hagan llegar este mensaje a todos sus contactos, y reguémonos como pólvora, porque seremos todos protagonistas de un momento único en Colombia, el momento en que les diremos al mundo entero: ¡NO MÁS FARC! ¡NO QUEREMOS MAS FARC! ¡DÉJENNOS EN PAZ….!

Comentario nuestro.- Seguramente esta carta no la leerá Hugo Chávez. Ni falta que hace. Basta que la lean los jovencitos —y no tan jovencitos— descerebrados que en España hablan de «revolución», «pueblo», de «opresión capitalista» y otros conceptos comunistas sin saber lo que están diciendo. Todos esos jovencitos —y no tan jovencitos— que, como dice la carta, hacen colectas aquí para enviar dinero para «ayudar» a las FARC. Todas esas personas que, «llevadas de su buena fe» (y, sin duda alguna, de un buen lavado de cerebro), creen que el comunismo apenas disimulado del mono rojo va a llevar a Venezuela y a Latinoamérica a la prosperidad (de hecho, ha hecho ricos a los boliburgueses, así que tan malo no puede ser, ¿verdad?).

Pues eso: que basta que la lean aquellos que «ayudan a la revolución» para que se den cuenta de que lo que hacen es únicamente ayudar a unos ASESINOS y a un DICTADOR.

Y desde mi muy humilde tribuna pido que el día 4 de febrero hagamos un minuto de silencio en apoyo de aquellas personas que se van a manifestar en Colombia para verse libres de esas plagas llamadas FARC y ELN. En España sabemos lo que es que una banda terrorista sea más o menos protegida por el gobernante de un país extranjero (encima «democrático»). Por eso pido para Colombia este minuto de silencio y de tener presentes a los hermanos colombianos. Para que no tengan que sufrir nunca más el miedo, el chantaje, la extorsión, el asesinato.