Se acabó el talante

Eso. Que se acabó lo que se daba. El presidente por accidente se quitó hace una semana la careta, cuando creyendo que no le grababan le dijo en confianza a Lameondo lo de «nos interesa la tensión. Y detrás de él, toda su troupe. A los titiriteros no les gustó pero nada que Rajoy les comparase a «los artistas del madrugón de las 7 de la mañana» o de antes, a los artistas que no reciben subvención alguna por su trabajo. Y han preparado vídeos varios en favor del presidente que les mantiene la canonjía, prebenda, gabela o bufanda, según el caso.

Se acabó el talante y lo hemos visto en la calle. Políticos significadamente contrarios al ¿ideario? zapateril, son agredidos verbal y físicamente por supuestos «antisistema» o «radicales» (que al final se descubre que tienen carnet de partido, es decir, que no son «incontrolados» o «exaltados», ni mucho menos «casos aislados»). Son agredidos físicamente sindicalistas que, sin pretender reventar actos políticos, hacen en ellos acto de presencia y son recibidos con buenas dosis de talante pugilístico. Es agredido Mariano Rajoy por Felipe González, personajillo siniestro que tiene mucho que callar y que por eso mismo no debería de haber tildado a Rajoy de «imbécil».

Lo cual me confirma la idea de que los mítines (transposición del inglés meeting, «encuentro») son para que el líder se someta a la adoración de la masa de convencidos (al estilo de Nürnberg 1934), en vez de servir para que el líder o candidato se someta a las preguntas directas y sin preparar (qué penita lo de Tengo una morcilla para usted) del pueblo, que, cuando le dejan, es más sabio que sus capitostes. Esto se aplica todavía más al pueblo español.

Se acabó el talante. La UGT, a la que Redondo padre quiso libre y que hoy ha vuelto al redil a golpe de subvención gubernamental, ha decidido hacer saber al respetable madrileño que existe con dos huelgas: la de los autobuses, en la que se manifiestan con violencia extrema (incumpliendo servicios mínimos e increpando a compañeros que han querido trabajar, así como tratando de reventar actos oficiales como el de Gallardón por Madrid 2016) y otra prevista, de los servicios de limpieza.

Se acabó el talante también en el ámbito virtual. Blogueros a los que simplemente no nos gusta Z ni su política hemos de aguantar vernos tratados como fascistas por quienes no tienen zorra idea de lo que es la democracia. Gentes que no respetan las ideas de los demás y entran en nuestros blogs sólo para insultar, cuando nosotros apenas entramos en los suyos. Algunos dan grima por lo que hay que leer; pero el mantenimiento de la democracia exige que todos podamos expresar nuestra opinión aunque pensemos que las de algun@s no valen más allá de una boñiga, porque no cabe deducir argumento sensato alguno de sus palabras.

Los presuntos demócratas hackean los blogs contrarios a la ¿ideología? zapateril para impedir su libertad de expresión. Con lo cual, muchos que no sabemos de estas cosas de los hackers nos quedamos indefensos ante estos ataques, que no lo son solamente a una persona concreta, sino a su derecho constitucional de expresar libremente sus opiniones. O sea, de una de las formas de “libertad”, esa palabra que está siempre en boca de ellos pero que niegan a los demás.

Para terminar con la entrada de hoy, dejo aquí una cita —casi un recordatorio, porque la he citado varias veces— del maestro D. Fernando Díaz Plaja:

«De cómo muchos españoles entienden la discusión política da idea la historia que ocurrió en un discurso de propaganda electoral durante la República. Un orador estaba exponiendo sus puntos de vista y era interrumpido continuamente desde la galería: “¿Quieres controversia?”. A la quinta interrupción, el orador se encaró con el espectador y dijo:

—Sí, acepto la controversia. No me da miedo la discusión y estoy dispuesto a escuchar los argumentos de ese señor.

Hubo un silencio. Todos estaban pendientes de lo que iba a alegar el interruptor. Y éste soltó, de pronto:

—… ¡Mamón!

Es lo que muchos españoles entienden por controversia.» (F. Díaz-Plaja, El español y los siete pecados capitales, 2ª ed., pp. 80-81. Alianza, 1992).

Así es como actúan los progres zapaterinos. Adiós al talante.

Para el amigo Jesús Salamanca

El amigo Jesús Salamanca se lía la manta a la cabeza y se lanza a la arena política. Se presenta como candidato a Senador por el partido Unión Regionalista de Castilla y León. Sean cuales sean las posibilidades que tenga de sacar adelante su candidatura y de cumplir su objetivo, yo me alegro por él. Es coherente con su postura de querer hacer algo positivo por su tierra y su país.

Después de tanto tiempo de criticar la situación del país, de criticar a las personas que lo gobiernan cómodamente sentados ante nuestros ordenadores, llega un momento en que para algunos es llegado el momento de tomar una decisión: o aceptar un mayor grado de compromiso o quedar completamente aparte y dedicarse a la poesía pura. Este segundo caso no es el caso del amigo Jesús Salamanca, que se puede decir mutatis mutandis que es «la pica en Flandes de la Resistencia Anti-ZP».

Hemos asistido a una especie de Tratado de Tordesillas en estos últimos años. Una especie de reparto del mundo electoral entre los dos grandes partidos: cada uno posee sus feudos. Sin embargo, hoy los dos grandes partidos parecen «Estados dentro del Estado», estructuras elefantiásicas con ramificaciones en todas partes y respecto de las cuales el ciudadano se ve simplemente empequeñecido y tiene que experimentar tics autoritarios que ya creía desaparecidos.

Quizá venga bien alguien que, para variar, recuerde a los políticos profesionales que los ciudadanos somos eso, ciudadanos, y no hormigas o insectos varios que venimos a perturbar su agradable y tranquila existencia aferrada a la ubre pública.

Y nada más. Espero que consigas tu escaño en el Senado y tal vez cambien un poco las cosas para mejor si cumples lo que has prometido.

Para quien quiera más información, aquí la entrevista que nuestra Martha Colmenares ha hecho al amigo Jesús Salamanca en Diario de América.

Enhorabuena por tu decisión, amigo Jesús Salamanca, y adelante siempre.

Javierito ya ha ganado el Oscar


Supongo que voy a ejercer de español, porque no soy actor y no sabría fingir, un suponer, ser un esquimal o un bantú o un cantonés. Ejercer de español supone, muchas veces, encontrarse como aquél en la plaza de toros. Mientras el resto del tendido aplaude a rabiar la faena del diestro, hay un señor en la última fila que mueve el dedo índice y dice «¡No-se-ñor! ¡No-se-ñor!», como dando a entender que a él, Juan Español, no le engaña la supuesta maravilla de la faena.

Pues eso, que Javierito Bardem se va a casa con la preciada estatuilla. Ha estado en la Meca del cine, la fábrica de sueños, que dijo Ilya Ehrenburg, la feria de vanidades de la que Julie Christie (recordada Lara Antipova y madre de Kate Winslet en Descubriendo a Peter Pan) huyó como de la peste. Esta vez no se ha producido el curioso espectáculo de que Penélope Cruz —que a lo que parece, sí se ha acostado con todos sus pretendientes; y los de su tocaya fueron 108, nada menos…— tuviera que darle el premio a su ¿novio? y gritase histérica «¡¡Javieeeeeeeeeeeeeer!!».

No, no voy a cometer la ordinariez de decir que Bardem sea un mal actor sólo porque no coincida con mis ideas políticas. Sería no reconocer la realidad cuando le han dado un premio tan importante como el Oscar. Incluso diré que cuando le vi actuar en Los lunes al sol, de Fernando León de Aranoa, estuvo bastante bien en su papel de Santa. Mar adentro aún no la he visto (y eso que me la regalaron), porque con toda la polvareda mediática que se levantó, quedaba en mi ánimo la sospecha de que tal vez fuese un intento de adoctrinamiento cinematográfico acerca de la eutanasia, que tomaba demasiado partido. Y aunque es materia de otro post, creo que si algo no hay que darle al Estado es poder sobre la vida y la muerte. Quizá un día de éstos me arme de valor y la vea.

Me queda una cuestión por plantear. Con el dinero que costó el modelito de mamá Bardem, ¿cuántas familias cubanas podrían comer durante un mes? Tengo entendido que muchos cubanos, de ésos a los que Javierito saca a colación para meterse en un jardín que no es el suyo, viven con 35 céntimos al día (¿te acuerdas de Mila, Javier? Puede que ella sea uno de esos cubanitos). Claro que una cosa es «ser de izquierdas» y por ello pedir que se juzgue a determinadas personas por «crímenes de guerra» (de Fidel mejor no hablar, naturalmente) y otra muy diferente son los «gastos de representación». Es decir: los que uno hace para que no le tomen por un paleto con un plátano en la boca en una feria en la que se da un premio para tener contentos a los de colonias y participen todos en el gran negocio que es el Hollywood business.

Lo dicho: felicidades al pollo. Pero que se acuerde de que está más guapo haciendo de lo suyo y nada más.

Es para morirse (Ahora o Nunca)

Acabo de ver la película Ahora o nunca, con Jack Nicholson y Morgan Freeman, dos pesos pesados de la interpretación estadounidense. Es una película interesante, siquiera sea porque ninguno de los dos se rebajaría (creo) a hacer un trabajo con un guión de menor calidad. La película, por supuesto, comienza planteando uno de los grandes dilemas de nuestro tiempo: ¿qué harías tú si te quedara apenas un año de vida?

Se supone que cuando llegas a ese punto y a una determinada edad todo deja de tener importancia, para concentrarse en dos extremos: o bien el de "cómo morirse correctamente". O sea: la mujer (marido) llorosa, hijos, hermanos y familia toda congregados alrededor de tu cama mientras tú tratas de espicharla con un poco de dignidad. En una cama se tiene mucho tiempo para pensar. En lo que hiciste, en lo que no hiciste… el famoso repaso, en el que las escenas de tu vida van desfilando como una procesión de Semana Santa ante tu mente. Sientes el dolor, el remordimiento, la culpa y la impotencia de que todo eso pesa en tu corazón y no puedes hacer nada por evitarlo.

Ahora o nunca escenifica la rebelión respecto de la esta "estampa familiar". Sí, te queda un año de vida. ¡Pero no tienes obligación de dar lástima mientras te vas extinguiendo, coño! Claro que el punto hollywoodense lo pone el personaje de Jack Nicholson: multimillonario y propietario del hospital que, casualmente, aterriza en la cama contigua a la de Morgan Freeman. Al menos y que yo tenga noticia, en ningún hospital español ningún paciente terminal tuvo la suerte de que aterrizara un multimillonario como compañero de habitación.

En cualquier caso y saltándonos ése detalle obligadamente hollywoodense, la película es un fresco recordatorio de la desvergonzada versión que hizo Lewis Caroll de la poesía horrendamente victoriana "Sois viejo, padre Guillermo". Cuando te queda tan poco tiempo de vida, ¿qué te ata a tus antiguas costumbres? ¿Qué te ata a tu antiguo modo de vida? Incluso, ¿qué te ata a tus creencias, a tu antiguo "yo"? Respuesta que da la película: NADA. No se sugiere que haya que "romper con todo", sino que las experiencias van dando una nueva comprensión y se pueden contemplar el pasado, el presente y el futuro con compasión, alegría y esperanza. Para mí, una película de todo punto recomendable.

Un mini-meme

Esta tarde una amiga me ha enviado una especie de mini-meme, conforme al cual yo tenía que definirla en una sola palabra. La verdad es que ha sido difícil cumplir con el cometido, sobre todo por lo gran persona que es. En cualquier caso lo hemos conseguido. Y después de mucho pensar, me he acordado de un trozo del libro de Linda Goodman Los signos zodiacales y el amor. Es también un juego (o no) muy bueno…

 

1) En primer lugar, trata de definir en una palabra todo lo que te enferma de una persona.

 

2) Después, trata de definir en una palabra todas esas cualidades que te gustan de la persona a la que anteriormente crucificaste.

 

Es instructivo, y bueno, ¿eh?

 

No dejéis de probarlo… y si tenéis valor, hacedlo frente a la persona. Vale la pena, jeje…

Empezar de cero

Quizá por fin me decida a escribir algo personal. Mantengo otro blog, pero es política y ya se sabe que en política puede uno decir las mayores barbaridades sin descubrirse. O decir la verdad sin descubrirse también, que en estos tiempos que corren es sumamente peligroso.

Pero hoy y aquí hablaré otra vez de mí. De esa persona que se asoma a través de esta pequeña ventana al mundo oceánico, multiforme, lleno de delfines, pececillos de colores, pero también de tiburones, cachalotes y otras especies de monstruos marinos.

Intentaré otra vez dar cuenta y razón no de aquello que entra en mí, sino de aquello que sale de mí. Es mucho más difícil. Sí, hay personas que no tienen empacho alguno de estar hablando durante horas de sí mismas. No creo que sea mi caso. Y prometo no aburrir con posts de dos páginas de yo, mí, me, conmigo, para mí, de mí, por mí, ¡oh yo! De verdad que lo prometo. Espero sean posts de poca extensión. Y si a alguien le gustan podrá decirme que le gustan. Y si hay a quien no, con respeto se lo voy a permitir.

En fin, otra vez sois bienvenidos…

La República que yo quiero

Dedico este post a mi amigo República Rojigualda, para que vea que después de tantos posts, no me he olvidado de cuando me pronuncié republicano y de derechas.

La República que yo quiero es una república en la que yo no tenga que sentir vergüenza ni esconderme de ser español ni de usar los símbolos de mi patria. Una república en la que yo pueda sentirme orgulloso sin ser tachado de «fascista».

La República que yo quiero es una república en la que el Jefe del Estado sea un hombre como los demás, pero capaz de cumplir las funciones que la Constitución y las leyes le encomienden en orden al mayor beneficio para el país. Un hombre que no tenga doblez y que pueda ser juzgado si comete algún delito.

La República que yo quiero es una república solidaria, pero que se ocupe primero de sus propios súbditos. Que les dé un techo, una educación y una asistencia médica adecuados a sus necesidades.

La República que yo quiero es una república donde se puede trabajar y vivir honradamente sin necesidad de robar legalmente a nadie.

La República que yo quiero, en fin, es una república en que, al mismo tiempo que se respeta a la persona individual, se respetan a las demás personas, creencias e ideas. Una República en la que el fin común sea la grandeza de nuestra Nación, España. Y que el nombre de España sea pronunciado con respeto y admiración en el concierto de las naciones.

Supongo que se pueden pedir más cosas, pero garantizadas la educación, la sanidad, la vivienda y el orden público para todos, el resto irá cayendo por su propio peso.

O tal vez es pedir demasiado. Tal vez es pedir demasiado que en un sistema político no haya personas que quieran medrar sin más mérito que su fidelidad acrisolada y su adhesión inquebrantable a un credo político o a una persona. Tal vez sea demasiado pedir que no existan los privilegios; somos humanos y nos gusta que se reconozca nuestro trabajo, siempre dentro de lo que es moralmente justo. Pero se puede intentar…

El meu país es tan petit
que quan el sol se’n va a dormir
mai no està prou segur
d’haver-lo vist…

Ya aclaro que «mi país» no es Cataluña, como podría parecer a primera vista y conociendo el autor de la letra (Lluís Llach)…

P.D.- Por supuesto, los que atacaron hoy a los consejeros de la CAM Güemes y Granados no son verdaderos republicanos. Apenas llegan a «vándalos de cuarta», seguramente con el carnet del P(SOE) o de Izmierda Hundida, y camuflados en un burdo intento de esconder su verdadera lealtad política. No entienden la esencia de ser republicano y lo que hacen es arrastrar por el fango el noble ideal republicano.

El presunto argumentario del P(SOE)

Recogido y editado de un comentario al columnista José Vilas Nogueira en El Correo Gallego. Muy interesante e moi axustado na realidade

Nada, hombre. Nada de tensión-presión-dramatización. Nada: este Rodríguez es modelo de talante, fortaleza y templanza. Cuatro años de zapateridaZ han contagiado a los españoles de BUENISMO y CORRECCION POLITICA, de INOPIA Y TRIVIALIDAZ hasta extremos surrealistas.

Si demandas libertad de expresión frente a los fanáticos/linchadores naZionalistas te llaman facha.

Si pides una justicia independiente, ágil y ejemplarizante, te llaman ultramontano.

Si exiges un plan europeo para la inmigración, y medidas normalizadoras no el cachondeo actual, te llaman xenófobo y racista.

Si reclamas aplicación de la ley del aborto rigurosa y no más infanticidios, te llaman meapilas.

Si protestas porque el Gobierno controla la casi totalidad de televisiones y radios, y las utiliza con desvergüenza, te llaman inquisidor.

Si llamas “inteleZtuales” y no intelectuales a los titiriteros, faranduleros y cómicos de la legua, te llaman analfabeto.

Si pides mano dura para los vándalos que nos joden monumentos y ciudades enteras, con mamarrachadas, detritus, conducción en estado de embriaguez, etc. (y no digamos los que trapichean y venden droga a los chavales), te llaman intransigente y antiguo.

Si dices que lo de la “cuota” feminista o la patria potestad invariable para la madre es una kagada, te llaman machista.

Si te niegas a que tus hijos sean adoZtrinados con la FormaZion del Espíritu AlianZista y del Talante Zapateril, te dicen que ajo y agua.

Si reclamas libertad de lengua en las comunidades con gusano, te dicen txakurra, charnego y cosas peores. O te ponen una bomba debajo del coche.

Si clamas libertad y derechos para las musulmanas o para los cubanos, te llaman intervencionista.

Si anuncias que el paro, la recesión, y el disparadero económico no lo va a arreglar Solbes, que ya dejó hacer a Felipe y ahora deja al Iluminado que corre tras Moby Dick como el loco Ahab, te dicen catastrofista.

Si proclamas que no es que se haya acabado el talante, sino que jamás existió, porque Jetapé ha sido EL GRAN CRISPADOR guerracivilista y de las dos Españas, te dicen marrullero.

Si denuncias el escueto bagaje inteleZtual y personal de ZZZZZ, leZturas, vivenZias, viajes, lenguas extranjeras, economía, historia, geografía…te llaman envidioso, y que más importante es salir guapo en las fotos y caer bien a los votantes.

Si prevés que ETA calla porque el proceso sigue abierto y que el futuro zapaterista de Expaña pasa por fragmentación/ balcanización/ cantonalismo y república, te llaman fedeguico.

Así las cosas, amigos, ¿qué esperar de los universitarios, de los estudiantes y jóvenes en general? La sociedad buenista y enrollada de ZZZZ los ha hecho como los quieren. Banales, desinformados, pasivos y dóciles (salvando siempre las excepciones). Algunos, incluso VUELVEN A ATACAR LAS SEDES DE LA OPOSICION DEMOCRÁTICA, COMO HACE CUATRO AÑOS, A REVENTAR ACTOS Y CONFERENCIAS, A REIRSE INCLUSO DE LOS LEVES DEFECTOS FÍSICOS… ¿Oísteis a Felipe González, el capo del GAL, la corrupción y la cal viva, decir que «a Rajoy no se le entiende mientras no se saque los fideos de la boca»? Qué divertido el multimillonario burgués, jubilado por la vía del pelotazo, el convoluto y el chanchullo solchaguiano y ruGALcabeño. Y el Guerra, mienmano, diciendo que «Rajoy va a llevar a los inmigrantes drogados y atados»… ¡Qué gracia descojonante la suya, que tenía al hermano con sueldo y despacho propio a cargo del presupuesto…!

De estos ejemplares sociatas, éticos y demócratas, líbrenos Dios.

Comentario nuestro.- Esperemos que ya, por lo que le queda a Rajoy antes del 9-M, aleccione a los suyos para no dejarse llevar y acollonarse por este presunto y escaso argumentario del P(SOE). Si no es ahora cuando se han de quitar de encima los complejos de toda la vida, uno ya no sabe cuándo será el momento.