Para este viaje…

… no hacían falta tantas alforjas. Pues nada, nos vamos. Yo defendí el voto al PP, aunque fuese tapándose la nariz, porque creía que era el único que podía echar al P(SOE) y reconducir las cosas en este país. Ahora ya veo que no. Me ha defraudado Rajoy; me han defraudado los sorayos y los arrioleros, que creen que el partido es “suyo”. Muy bien, quédenselo en buena hora. Si los conservadores y los liberales no caben en su partido, nos vamos. Si cree Rajoy que para ganar tiene que parecerse a ZP, nos vamos también. Siempre es preferible el original a una mala copia.

A partir de ahora me declaro huérfano de toda representación política y me quedaré esperando que vengan tiempos mejores para quienes ZP no nos paga el sueldo. Quizá eso sea lo mejor: que siempre nos quedará la esperanza.