No pintamos nada

Ah, ¿que no se lo creían ustedes? Bueno, pues ya está: España como nación pinta menos en el concierto de las naciones que una cagada de mosca en una ventana. Estamos metidos en una crisis de mil pares de cojones, se van a reunir los grandes y ¡qué sorpresa: ¡no nos han invitado! Bush, que será (o no) todo lo tonto que los progres dicen que es y otras presuntas maldades, ya le ha dicho que “si quieres algo, me lo haces llegar por conducto de alguno de los que esté invitado”.

Verán. No quiero ser malvado, pero yo diría que en realidad a nuestro inefable ZP Bush le ha hecho un favor. Pequeño, eso sí; pero favor al fin y al cabo. Estamos en crisis y le ha dado a entender que hay que extender eso de la cultura del ahorro. Le ha ahorrado el bochornoso espectáculo de su soledad ante todos los demás gobernantes, como ocurrió en Rumania. ¿Recuerdan la imagen de ZP, apartado del resto, pareciendo como que releía papeles, mientras los otros conversaban animadamente, como si ZP no existiese?

Pues no sólo se lo ha ahorrado a ZP, que ya no tendrá que gastarse nuestro dinero en ir a una cumbre en la que ni siquiera los rumanos le iban a dar los buenos días. También nos lo ha ahorrado a nosotros. Ahora ya sabemos que para Bush contamos lo mismo que, dicho sea con todos los respetos, Papuasia o Nueva Guinea y, ¡por Dios! (o por Jakin y por Boaz, que parece ser lo que pinta ahora), no nos tenemos que enterar por la televisión de ello (¡horror! si sales por la tele hasta el más tonto del lugar se da cuenta del asunto). O sea: nada de nada, rien de rien, nothing de nothing.

De paso, también le han ahorrado a la Fashionaria Voguemomia prolijas (y vanas) explicaciones sobre el “breve encuentro que no se llegó a producir”. Y a Moratinos. Y a Pepiño, por supuesto, aunque supongo que dirá que la culpa es de la derechona. Y lo peor es que no sé si habiendo cambio de gobierno las cosas mejorarán. Antes del 9-M tenía alguna esperanza. Hoy ya no lo sé. Parece ser que hay muchas arenas movedizas, muchos lobos en la villa y pocos corceles en las cuadras.

Pero quien no se consuela es porque no quiere. Sí, esa verdad ha rasgado cruelmente los velos de una conciencia que todavía se creía en la Europa “de la primera velocidad”. Por eso mismo les dejo con el tema de Mecano No pintamos nada, de su trabajo menos comercial, al decir de los críticos. Tengo entendido que han sacado una versión más industrial, un remix que dicen ahora, con mucha percusión y mucho ruido; pero no creo que sea necesario tanto ruido para tan pocas nueces. Ah, por cierto: de eso de las nueces hablaremos en un próximo post. Y si me olvido, les pregunten a los del PNV, que hoy acaban de recoger una buena cesta…