Solidaridad con Víctor Gago

Nos hacemos eco del comunicado de prensa de la Asociación Foro Liberal, que enlaza perfectamente con el post anterior (gracias, Lugo-Liberal). No tiene desperdicio y nos lleva a confirmar, desgraciadamente, que el partido anteriormente conocido como PP se ha convertido a la vez en “Partido Payudá” y en “Ministerio de la Oposición”.

Por supuesto, toda nuestra solidaridad y ánimo para Víctor Gago desde éste nuestro humilde blog. Corren malos tiempos para la lírica, como decía la canción de “Golpes bajos”; pero sobre todo, corren malos tiempos para la VERDAD.

La directora de prensa de D. Mariano Rajoy Brey, presidente del Partido Popular, se ha querellado contra Víctor Gago por un comentario vertido por éste en Intereconomía en el que el periodista atribuía a Carmen Martínez Castro la filtración interesada de determinadas noticias que perjudicaban a José María Aznar: el uso de un avión privado para desplazarse a Valencia y la paternidad del hijo de una ministra francesa. La jefa de prensa de Mariano Rajoy acusa a Víctor Gago de haber cometido un delito de injurias al imputarle las filtraciones. La querella le es comunicada, tal y como relata Gago en su blog, el 24 de Diciembre.

Desde Foro Liberal queremos dejar constancia de nuestra más absoluta repulsa contra la doble vara de medir e hipocresía del Partido Popular.

El PP, por ejemplo, no interpuso querella alguna cuando:

  • – Maruja Torres, columnista de “El País”, calificó de “hijos de puta” a todos su votantes

  • – Pedro Castro, PSOE, llamó “tontos de los cojones” a los votantes de la derecha

  • – Jesús de Polanco insultó en una Junta de accionistas de PRISA a los que acudieron a la única manifestación convocada por el PP.

  • – La Sexta llamó “por error” payaso a Mariano Rajoy durante un telediario.

  • – La presidenta del parlamento gallego llamó “gilipollas” a los diputados de la derecha

Mientras tanto, les dejo el futuro probable del periodismo no dirigido y de las personas que, por encima de todo, amamos la libertad y la verdad…