A grandes males, grandes remedios…

 

Pues digo yo que ante el secuestro de atuneros vascos en aguas internacionales (que, encima, nos vacilan los piratas que es un primor y Moratinos no puede hacer nada, el pobre) se podría proponer una solución. A mi entender, resulta que el Playa de Bakio (y no sé si el Alakrana, el actual) no llevaba pabellón español, sino la ikurriña. En tal caso, no debería ser el Ejército ESPAÑOL quien los defendiese, puesto que a los nacionalistas vascos, orgullosos de su bandera, les pareció bien retirar la bandera española del monte Gorbea. Todo lo contrario: deberían ser esos autodenominados gudaris euskaldunes los que debían formar en dichos pesqueros siempre y cuando éstos quisieran llevar la ikurriña en su pabellón y no la bandera española. ¿No dicen que son una especie de “Ejército de Euskalherria”? ¿No se llevan tan “bien” con el PNV?

Si esto es así, ¿por qué pidió Josu Erkoreka que los defendiese el Ejército ESPAÑOL en vez de los “gudaris vascos”? Claro que me temo lo que podría ocurrir: que, resultando más modo destrozar cajeros, quemar autobuses amedrentando al pasaje, extorsionar a honrados empresarios vascos, poner bombas o  acribillar a balazos a la txakurrada, la mayoría alegarían “ahivalahostia, es que en alta mar me mareo, pues”.


Creo que la señora Gallizo, la de Instituciones Penitenciarias, debía pensárselo. Es una buena solución para que asesinos confesos y borrokalaris jamás arrepentidos hiciesen un servicio al “pueblo” al que dicen “defender” con su actividad criminal, en vez de tenerles a pan y cuchillo en nuestras cárceles, para sonrojo y vergüenza de sus víctimas…