Rubytos al ataque

De entrada, pido disculpas por dispensar en mi blog espacio a esos payasos llamados Rubytos, concentrados en la identidad colectiva «Ruby Marmolejo». Sepan ustedes que los Rubytos son una inagotable fuente de cachondeo por su fanatismo zetaperista, que va parejo con su indocumentación y su tergiversación de la realidad. Había oído por ahí que habían cerrado la parada, pero ha resultado ser una falsa alarma. Y no solamente es una falsa alarma, sino que en su última deposición, según su costumbre, hacen un totum revolutum de quisicosas, que el título resume muy bien: «Sexo, hipocresía y homofobia: el “lobby” cristiano».

Primero se quejan de que la derechona (o sea, quienes no piensan como los Rubytos) «ataque» a ZP por haber aceptado la invitación. Dicen así:

El presidente Rodríguez Zapatero ha aceptado la invitación de Barack Obama para acudir a “los desayunos de oración”. Si hubiera rehusado, la derecha habría arremetido contra él “por rechazar la invitación del Presidente de los EEUU”. Pero como ha aceptado, le atacan por aceptar.

Es difícil encontrar más manipulación y más mala leche en tan pocas líneas. En primer lugar, si hubiera rehusado hubiese sido más coherente con sus creencias masónicas y anticristianas; pero no es eso lo más importante. ZP va porque le invita el amo y porque después de tantas floridas declaraciones de amor a Obama (tiren ustedes de hemeroteca), no podía rehusar una invitación suya. De lo que nos reímos aquí –por no llorar– es que resulta que esa reunión es para líderes de segundo nivel, como recalcando la poca importancia y peso que España tiene para los USA actualmente. ZP ha querido hacer como aquel niño que va a su padre y le dice: «Papá, papá… que he corrido en una carrera y he llegado el segundo». «Muy bien, hijo. ¿Y cuántos corríais?». «Pues… dos». Y como no ha colado, los Rubytos patalean, naturalmente. (A todo esto, nos atizan un primer vídeo de adolescentes histéricos, como si todo aquel que cree en Dios tenga que transformarse necesariamente en una tal criatura).

Más cosas. Dicen los Rubytos que el acto está auspiciado por un «grupo fundamentalista cristiano» llamado The Family. Dejando aparte las semejanzas fonéticas con la familia Manson, resulta que el grupo se llama The Fellowship Foundation, que traducido más o menos, vendría a significar Fundación para la Hermandad. El detalle está en que aprovechando que «son todos cristianos» (y que el Pisuerga pasa por Valladolid) coloca al mismo nivel a nuestros obispos católicos y a los representantes protestantes, que en USA son un lobby muy poderoso, ciertamente (acuérdense ustedes de la sigla WASP). Aunque también reconocen, al menos, que

nuestros castizos obispos Rouco Varela, Camino o Munilla parecerían librepensadores al lado de aquellos evangélicos fundamentalistas de “The Family”.

Alguna diferencia tenía que haber, desde luego. Pero sólo es un respiro. Los Rubytos pasan toda su deposición equiparando directa o indirectamente a los fundamentalistas cristianos –que no católicos, sino protestantes, baptistas, anabaptistas, presbiterianos, etc.– de los USA con la jerarquía eclesiástica española.

Y a partir de aquí se lanzan cuesta abajo, «denunciando» a determinados personajes por su incongruencia entre su fe y su vida. Bien. Estamos de acuerdo en que si una persona, por muy católica que se diga, comete un delito, debe pagar por él. Nadie está diciendo que los cristianos –o los judíos, o los musulmanes, o los budistas– tengan la exclusiva de la perfección. Como tampoco ser marxista, socialista (¿eso qué es?), comunista o, simplemente «de izquierdas» concede inmunidad alguna ante la ley. O sí. Miren ustedes el caso de Felipe González respecto del GAL, o últimamente Chaves y sus subvenciones millonarias a la niña de sus ojos.

En fin, que los payasos de los Rubytos utilizan como pretexto el desayuno de la oración de Obama para atacar a la Iglesia Católica (cuando no tiene nada que ver con él) y a la libertad de cultos. Lo dijeron en Batiburrillo: «Un señor de derechas no asistirá a ningún culto. Uno de izquierdas prohibirá todas las religiones» (excepto la suya, que el comunismo también es una religión, política en este caso). No sé si alguna vez han dicho los Rubytos ser demócratas. Pero caso de haberlo dicho, es imposible que nos lo creamos. Si insisten en ello, pregúntenles cuándo irá Pedro Zerolo (de rancio abolengo franquista, por cierto) de visita oficial o semioficial a Irán. No es probable que les contesten, pero por lo menos habrán desviado un momento su atención.

Madre no hay más que una… e inmigrantes, demasiados

… y si no, que se lo digan a Lerele Pajín, cuya madre ha resultado ser una de las madres del cordero en el sainete de Benidorm. Que eso, como ya nos olíamos, va a terminar como el rosario de la aurora: los presuntos tránsfugas, cuales hijos pródigos, volverán a casa reconciliados con el líder bienamado y con Benidorm bien agarrado entre las garras.

Pero de madre a madre y tiro porque me toca. Ahora resulta que Esther Piqueras, madre de Karma Chacón (el Ejército purga culpas pasadas presentes y futuras aguantando estoicamente a una menestra de su perfil) protagonizó un acoso a una periodista que no quiso firmar un contrato presuntamente menos ventajoso e ilegal. Se desprende de las informaciones que la señora Piqueras actuó como una sátrapa, despreciando en todo momento a la periodista y a su abogada. Más aún si tenemos en cuenta que la empresa en la que trabaja está generosamente nutrida de dinero público (que, recordemos, no é de naide) y que por tanto la señora Piqueras no podía comportarse como reina del mambo y ahí me las den todas.

piqueras

“Estoy emocionadísima, o sea, tía, hemos ganadooooooooo…”

Los hechos tienen de curioso otro detalle: que en ese momento era alcalde de L’Hospitalet el actual ministro de Trabajo, Celestino Corbacho. Ya entonces el futuro ministro dio muestras de saber mirar a otro lado cuando convenía. Claro: cuando se tiene mayoría absoluta en el consistorio municipal (como no podía ser de otra forma en el cinturón rojo de Barcelona), se puede esperar tranquilamente a que la débil oposición deje de bramar, aunque tenga razón. De esas mañas en tono menor pasó Corbacho a aprender a aplicar tippex a las estadísticas ministeriales y a vendernos la burra de que los parados no son tantos como dicen los diarios de la derechona. Y a otras marrullerías que en su momento explicaremos.

Hasta aquí, parece que los socialistas se las prometían muy felices. Pero ya una indefinible sensación de hartazgo empieza a hacerse visible en muchos lugares de España. Significativamente en Andalucía, donde creíamos que el pueblo seguía aletargado con las zalemas del PER. No me extrañaría que esa sensación de hartazgo llegara también a Cataluña. Sin embargo, más vale que Rajoy no se frote las manos en lo que a Cataluña respecta. Los votos que de otro modo y con una política más valiente hubiesen ido a parar a su sarró, irán a parar al de Josep Anglada, menos acomplejado y tacticista (por más que no tenga nada que perder). Un señor cuyas ideas han sido tachadas hasta hace cuatro días de fachas, neonazis, xenófobas y bla-bla-bla. Sin embargo, el consistorio de Vic ha adoptado medidas en consonancia con esas ideas. ¿Razón? El miedo a que el polvorín en que se está convirtiendo Vic a causa de la inmigración explote en la cara a los partidos tradicionales y les prive de la mamandurria municipal en beneficio del “fascista” Anglada, cuyas ideas han sido aplaudidas por muchos vecinos en Vic.