Querida Milagros

Del blog del amigo Jesús Salamanca me llega al corazón esta estremecedora carta, que aunque ya fue publicada en dos ocasiones en su blog, con motivo del fallecimiento en acto de servicio del soldado John Felipe Romero Meneses él ha considerado conveniente recuperar. La cito aquí en su integridad, porque me ha conmovido mucho:

“Jesús: espero que te llegue este mensaje. Te lo mando desde Afganistán (ni siquiera nos han dicho en qué localidad nos encontramos), donde llevo varias semanas. Estamos aislados y abandonados de España o quizás deba decir dejados de la mano de Dios.

Ya no soportamos más el asedio de los talibán. Nos ha metido el Gobierno en un avispero que es una guerra con todas las letras. Una guerra sin sentido. Sé que no vamos a salir vivos de aquí, por eso he aprendido a odiar al Gobierno de Zapatero.

Estuve en misión humanitaria en Irak muy alejado del frente de guerra. Allí acudimos a ayudar a los iraquíes en misión de paz y cooperación y nunca tuvimos la sensación de estar en peligro; pero Afganistán es un infierno al que se une el odio a la política del presidente Zapatero, por defender la guerra, apoyarla y enviar a los soldados ‘al matadero’.

Tengo miedo a morir aquí. Han jurado quemar el campamento con nosotros dentro, salvo que Zapatero saque de aquí las tropas en 48 horas; pero el Gobierno rehúye su responsabilidad y está acobardado y sin ideas. En España no os cuentan la verdad de lo que sucede aquí.

El presidente Zapatero y su indecente ministra de Defensa nos han mandado a la muerte, sin importarles nuestra persona ni nuestras familias. No votes nunca a esta gente que defiende la guerra y el odio, por Dios.

Difícilmente el socialismo podrá hacer más daño a España, una vez que nos ha mandado al infierno, a sabiendas de lo que hacía. Hay una diferencia muy clara entre Irak (misión de paz y cooperación) y Afganistán (guerra sin cuartel).

Por favor, amigo Jesús, no se lo cuentes a mis padres; porque no podrían soportarlo. Aquí no hay control de ningún tipo, nos disparan, nos tienden trampas, nos odian por ser españoles.

Si me matan, enseña este mensaje a mis padres. Quiero que sepan lo mucho que les quiero. Ah, amigo, cultiva siempre su amistad, pues ellos también te aprecian y creen en ti. Te quiero, amigo.

Abrazos. Reza por nosotros. Lo vamos a necesitar”

Yo quisiera añadir un par de cosas, nada más: que se puede no creer a los políticos (dicen lo que les conviene e incluso prometen lo que saben que no podrán cumplir); pero a una persona que está allí mismo… es difícil no creerla. La segunda cosa que quiero añadirle es un fondo musical. Es una canción vieja, de las que a mí me gustan, pero que a cuenta de lo de Afganistán está de rabiosa actualidad

Honor y eterna memoria a los caídos por España. Y mi más sentido pésame a la familia del soldado John Felipe Romero Meneses.