Interludio musical

Para nuestro Interludio musical de hoy he decidido compartir con ustedes una dedicatoria doble a dos protagonistas de la más rabiosa actualidad española:

Por un lado, el Gobierno…

Y por otro nuestro ínclito presidente del Congreso (Bono, Pepe Bono), que anda con la mosquera en la oreja y seguro que esto le va a encantar

Que los disfruten con salud y alegría, por mucho que el horno no esté pa bollos…

Parado

1960: «Parado es quien no trabaja».

1980: «Parado es quien está en situación y disposición de trabajar, pero no trabaja».

1990: «Parado es quien no trabaja, pero cotiza»

2000: «Parado es quien no trabaja, pero busca trabajo».

2008: «Parado es quien no está afiliado».

2010: «Eso ya no esijte, nen».

Periodista: Ministro, ¿y eso?

Ministro: «Ejque me se fue la mano con el tippex y he borrao hasta el INE».

Periodista: ¿Cómo que ha borrado el INE?

Ministro: Sí… ejque no paraba de fastidiar con las cifras del paro y lo he suprimío.

Algo (muy) saboteadito

Lo que nos faltaba. Si en las cosas del comer a España la toman por el pito del sereno, sólo faltaba que ocurriera lo mismo con Eurovisión. Nuestro representante, Daniel Diges, tuvo que tragarse el sapo de ver cómo un freak –por no calificarlo con una palabra más malsonante– saltaba al escenario y le jodía la actuación. Él, muy profesional, estuvo a lo suyo y, pese a que pudo repetir la actuación, quedó en un lamentable decimoquinto lugar.

Esto no ocurrió en 2008 porque el representante era catalán y porque para hacer el payaso Chikilicuatre se bastaba él solo. Pero claro: en 2010 llega Daniel Diges, más conocido por su papel de «Gato» en la serie de A3 Nada es para siempre. Parece un chaval formal. No tiene un torrente de voz pero, en todo caso, tratará de hacerlo lo mejor posible dentro de unos parámetros de seriedad. La canción no es cosa del otro jueves, pero es pegadiza y puede ganar. Sale el chaval a cantar… y de pronto sale ese gilipollas chafándole todo el tiempo que ha dedicado a prepararse para ese momento, su momento.

Se imponen varias reflexiones. La primera, un cero redondo para la organización noruega y la sección española en materia de seguridad. Sabían desde hace tiempo que el tal Jimmy Jump iba a protagonizar algo (él mismo lo avisó), pues no es exactamente un desconocido de los servicios de seguridad de diversos acontecimientos deportivos. Pero nadie sabe por qué, no se hizo nada al respecto. Nadie de aquí avisó de esa posibilidad, y nadie de allí (los vikingos ya no son lo que eran) tomó nota, naturalmente. El intruso no tuvo por tanto ningún problema para acceder al edificio y mucho menos para aparecer en el escenario.

Lo segundo, cómo no, es la política. ¿Por qué un señor llamado Jaume Marquet, más que probablemente subvencionado (la pela és la pela y si no es así, resulta más anormal de lo que nos figurábamos) ha querido reventar el acto? La interpretación más benevolente es que, como algunos seguidores barcelonistas, está más confundido que Dinio: confunde club deportivo con esencias políticas presuntamente «nacionales». A partir de ahí se explica todo lo demás: la infantil satisfacción de «joder a España» y, naturalmente, la «reivindicación» catalanista, no menos infantil. Tampoco es muy sorprendente la reacción aquí: indignados los más, y los borregos programados de nivell C aplaudiendo con las orejas el boicot. Menos benevolente será si añadimos que a este tío le pagan por hacer estas cosas. Da lo mismo si es Laporta o Carod quien le paga. Es una «buena» forma de vivir del cuento.

En fin. Daniel Diges –y por extensión España, esa España contra la que los nacionalistas viven de puta madre porque les regala millones sin merecerlos– no se merecía esto.

Add to FacebookAdd to DiggAdd to Del.icio.usAdd to StumbleuponAdd to RedditAdd to BlinklistAdd to TwitterAdd to TechnoratiAdd to Yahoo BuzzAdd to Newsvine

Carta de un funcionario a su Banco

Banco Sardiner Litoral Lusitano
Agencia 215
Avda. de Rodríguez Zapatero, esquina Salgado, s/n.
Ciudad.

Muy señores míos:

Por la presente lamento comunicarles que he decidido pagar un 5% menos en el recibo mensual de la hipoteca (leasing/crédito personal/renting) que tengo con su banco. Ha sido una decisión muy difícil y dolorosa para mí, pero absolutamente necesaria para recortar gastos y así salvar mi economía y reducir mi déficit.

En situaciones como ésta todos debemos arrimar el hombro, por lo que estoy seguro de su comprensión y solidaridad. Además, no es de olvidar que, al fin y al cabo, yo colaboré en su día -como el resto de ciudadanos, tantos de ellos clientes de esa benemérita entidad- en la inyección de liquidez que recibieron ustedes para salvar el sistema financiero.

Por otra parte, me he visto forzado a tomar esta decisión porque mis padres, parientes, amigos y allegados, al conocer el inminente importe futuro de mi nómina, me han manifestado muy expresivamente su deseo de no verse en el trance de recibir de mí peticiones de dinero, con mi único aval personal. Ustedes, como empresarios financieros, saben mejor que nadie lo razonable de ese deseo desde el punto de vista económico.

Por su parte los poderes públicos han manifestado, el pasado 12 de mayo y con claridad, la licitud de decisiones unilaterales y sin previa negociación, como la que tengo el obligado disgusto de comunicarles.

Aprovecho la ocasión para comunicarles que dispongo ya de suficientes sartenes y no necesito que me regalen ninguna más.

Atentamente,

Francisco Alegre Yolé
Funcionario recortado.

(vía POR DERECHO)

Jamerooooooooben

Sepan ustedes, queridos lectores, que el surrealismo no lo inventó Dalí. En absoluto. El genial artista gerundense se limitó a copiar alguna cosilla de la realidad que señor padre, Notario de Figueres, a veces le podría comentar. Se preguntarán ustedes quién es, pues, el «inventor» de ese movimiento artístico. Ahí va: el inventor del surrealismo –en puridad «los inventores»– son esas criaturas togadas que llamamos «jueces». No es poco que gracias a ellos sepamos distinguir la verdad verdadera de la verdad oficial (y que la que cuenta es ésta última, no la otra); y mucho más, que la colisión entre ambas dé a luz a una creación surrealista, como ahora veremos. Sigue leyendo

Quien esté libre de pecado…

Demagogia barata la que está gastando el Gobierno contra una institución que no le gusta sencillamente porque es una formidable barrera de resistencia frente a las pretensiones de dominación ideológica y económica de este antigobierno. Y digo bien: es un «antigobierno» porque desde que se subió a la poltrona no ha hecho más que gobernar contra los intereses de España, tanto interiores como exteriores.

El antigobierno socialista ha cargado contra el PP pese a que éste le ha hecho propuestas de soluciones que podría haber aceptado ZP. Naturalmente, ZP ha rechazado de plano las sugerencias para poder acusar a renglón seguido al PP de que «no arrima el hombro», acusación jaleada por todos los paniaguados y tontos útiles del socialismo antigobernante.

El otro «enemigo» del PSOE (que no es ni S, ni O, ni E) como ya queda dicho, es la Iglesia. Y es enemigo ideológico y por definición, lo que significa que haga lo que haga, incluso si es bueno para el Estado, estará mal. Por eso hoy que me ha llegado por correo (gracias, Lupus) esta lista de cosas, cabe preguntarse de cuánto sería el déficit si la Iglesia no se encargara de todo lo que a continuación relaciono a ustedes:

5.141 Centros de enseñanza; 990.774 alumnos. (Ahorran al Estado 3 millones de euros por centro al año)

107 hospitales (Ahorran al Estado 50 millones de euros por hospital al año)

1.004 centros; entre ambulatorios, dispensarios, asilos, centros de minusválidos, de transeúntes y de enfermos terminales de SIDA; un total de 51.312 camas (Ahorran al Estado 4 millones de euros por centro al año)

Gasto de Cáritas al año: 155 millones de euros (salidos del bolsillo de los cristianos españoles.)

Gasto de Manos Unidas: 43 millones de euros (del mismo bolsillo)

Gasto de las Obras Misionales Pontificias (Domund): 21 millones de euros (¿Imaginan de dónde sale?)

365 Centros de reeducación para marginados sociales: ex-prostitutas, ex-presidiarios y ex-toxicómanos; 53.140 personas. (Ahorran al Estado, medio millón de euros por centro)

937 orfanatos; 10.835 niños abandonados. (Ahorran al Estado 100.000 euros por centro)

El 80 % del gasto de conservación y mantenimiento del Patrimonio histórico-artístico. (Se ha calculado un ahorro aproximado al Estado de entre 32.000 y 36.000 millones de euros al año).

A todo esto tenemos que sumar que casi la totalidad de personas que trabajan o colaboran con Manos Unidas, Cáritas, etc… son voluntarios ‘sin sueldo’ (aunque a algunos les extrañe es cierto, hay personas que trabajan por los demás sin pedir a cambio un salario), realizando su labor para ayudar a los demás sin pedir nada a cambio. ¿En cuánto podríamos cuantificar su trabajo?

Lo asombroso es que nadie (o muy pocos) saben de este ahorro esencial para que la economía española ‘vaya bien…’.

A la vista de estos datos, una pregunta más: ¿cómo se atreve el antigobierno socialista a atacar a la Iglesia, con el ahorro que proporciona al Estado? Yo tengo una ligera idea de por qué lo hacen. Y si ustedes tienen desarrollado el sentido del olfato, percibirán inmediatamente a qué huelen esos ataques gratuitos e innecesarios, por Jakin y por Boaz…

Paganos

Por si aún no nos había quedado claro a ustedes y a mí, somos paganos. No solamente porque muchos no hemos abrazado ni abrazaremos jamás la fe masónica, que es la que parece dirigir los destinos de nuestra desdichada nación, sino porque va a resultar que la ya de por sí apaleada clase media es la que recibirá todos los palos del recorte. Recorte, que según nuestro gran Timonel se va a centrar precisamente en aquello que prometió que no iba a tocar: las llamadas políticas sociales. Es decir: a los sufridos funcionarios se les quitará –una vez más– poder adquisitivo. A los pensionistas se les atornillará un poco más, con lo cual ya no tendrá validez lo de «¡El PP oh vá a quitá lah pensioneh!», grito de guerra socialista muy efectivo hasta hoy. Sigue leyendo

Decálogo

Recibido por e-mail.

Leyendo esta noche principios, estrategias y tácticas marxistas-leninistas me encuentro con esto que deseo compartir con ustedes:

En 1913, Lenin escribió el “Decálogo” que presentaba acciones tácticas para la toma del poder. Cualquier semejanza con los días de hoy en nuestra España no es mera coincidencia. Reviviendo la Historia veremos asombrosas semejanzas con lo que vivimos en nuestra patria con los sociatas que la gobiernan en estos momentos.

Veamos lo que Lenin decía y promovía:

1. Corrompa a la juventud y dele libertad sexual.

2. Infiltre y después controle todos los medios de comunicación de masas

3. Divida a la población en grupos antagónicos, incitando las discusiones sobre asuntos sociales.

4. Destruya la confianza del pueblo en sus líderes.

5. Hable siempre sobre Democracia y Estado de Derecho, pero, en cuanto se presente la oportunidad, asuma el Poder sin ningún escrúpulo.

6. Colabore con el vaciamiento de los dineros públicos; desacredite la imagen del País, especialmente en el exterior y provoque el pánico y el desasosiego en la población por medio de la inflación.

7. Promueva huelgas, aunque sean ilegales, en las industrias vitales del País.

8. Promueva disturbios y contribuya para que las autoridades constituidas no las repriman.

9. Contribuya a destruir los valores morales, la honestidad y la creencia en las promesas de los gobernantes. Nuestros parlamentarios infiltrados en los partidos democráticos deben acusar a los no comunistas, obligándolos, so pena de exponerlos al ridículo, a votar solamente lo que sea de interés de la causa socialista.

10. Registre a todos aquellos que posean armas de fuego, para que sean confiscadas en el momento oportuno, haciendo imposible cualquier resistencia a la causa.

Hace tiempo buscaba algo parecido a un folleto o manual de cómo destrozar un país y conseguir que se arrastre entre la pobreza y la miseria. Pensaba que sería un manual de cierto peso, o de unas cuantas páginas. Pues no. Bastan estas «diez sencillas reglas», ni más ni menos, para que un país se ponga al borde de la bancarrota y se cree el «clima» propicio para la puesta en marcha de un proceso revolucionario, como ocurrió en Rusia, en 1917, y se intentó en España en 1936, con el resultado de todos conocido. Lo extraño –o no– es que ahora volvemos a lo mismo. Como si el partido antes conocido como PSOE quisiera enganchar con lo que quedó pendiente del Frente Popular.

No me queda claro por qué se hace; pero mi íntima convicción me dice que fuera de España hay quien quiere que militemos en el grupo de los PIGS durante mucho tiempo. Las tácticas de la mal llamada «izquierda revolucionaria» son efectivas frente a otras opciones medrosas, políticamente acomplejadas o tendentes más a contemporizar que a combatir a quienes quieren destruirlas y borrarlas de la faz de la tierra y de la memoria de sus gentes, fruto de su connivencia en ocasiones anteriores respecto de asuntos de la más variada índole.

A lo mejor a alguien se le ocurre, por fin, que hay que empezar a defenderse.