Todos los catalanes no somos iguales

A veces resulta cansino, pero se harta uno de leer que “estos catalanes…”, “que se vayan todos los catalanes”. Vamos, que nos meten a todos en el mismo saco. Por eso hoy, queridos lectores, quiero que vean a un hombre que personifica el hecho de que “otra Catalunya es posible”. Hay catalanes que pensamos como él, pese a que se lleva una parte más bien pequeña del pastel electoral. No poco tendrá que ver en ello que en Catalunya lo que no es nacionalista o independentista no sale en la televisión, como no sea para denigrarlo. El señor Albert Rivera tendrá los defectos que tenga, y sus ex-compañeros le desearán la muerte un par de veces al día, pero esto que van a ver y escuchar ahora es digno de ser escuchado:

Sorprende (o no, fíjense ustedes) que esto no lo diga el PPC con la misma claridad y contundencia. Pero para algunos de ustedes, verán que no se nos puede meter a todos los catalanes  en el mismo saco. A falta de mayor prueba, hete aquí la diferencia entre un político que alza la voz y otro que se calla sólo para tener la oportunidad de pillar cacho.