Festa…

A una semana de la mal llamada fiesta de la democracia catalana (que como los lectores avisados sabrán, ni es «fiesta», ni es «democracia»), hay aún espacio para la sorpresa. Si unos observadores internacionales se acercaran en plan Informe terraqui al «triangle català» y trataran de deducir cuál es la opinión que tienen los diferentes…