Disculpa

Hace ya algún tiempo un servidor de ustedes escribió en este blog manifestando sus dudas acerca de lo ocurrido con el mal llamado caso Marta Domínguez. A cuatro meses vista de aquello, todo ha resultado ser un montaje, que no solamente sirvió a finalidades ajenas, como intentar distraer la atención respecto del primer estado de alarma decretado en democracia (sólo podían decretarlo unos totalitarios). Tenía otras finalidades, como nos hemos dado cuenta ahora. Sigue leyendo