¿Socialismo o franquismo?



Original aquí.

Democracia es mucho más que introducir un voto en una urna cada cuatro años. Democracia es que el Estado sea una institución al servicio de la ciudadanía y no un instrumento de la oligarquía financiera o política.

Ahora padecemos un poder ejecutivo-legislativo que penetra y se compenetra con el Estado desbordando lo que debería ser la neutralidad de la institución tanto nacional como autonómica o municipal. Así ese Estado hoy está ocupado por centenares de miles de colocados o “enchufados”, convirtiendo en irrisorio el exigido y exigible profesionalismo del funcionariado. El mejor camino para oficiar en la Administración pasa por los partidos políticos, no por las oposiciones.

En los años setenta Alfonso Guerra afirmó con desparpajo digno de mejor causa (o cínica premonición) “Montesquieu ha muerto”. He de reconocer que me sonó a boutade… pero los hechos lo han dejado corto.

Ocupado el Estado, el poder judicial, ¡no digamos el Tribunal Constitucional!, se conforma mediante reparto de los puestos clave entre los partidos mayoritarios. Es habitual el bochornoso escándalo de la literal predictibilidad en su resultado y en sus votos de las resoluciones judiciales más trascendentes. Y como siempre hay un plus ultra. Nos encontramos, ¡colmo absoluto!, con la ministra Chacón y el ex vicepresidente y candidato Rubalcaba clamando sin enrojecer de vergüenza contra los Tribunales que se atreven (¡máximo “crimen democrático”!) a dictar sentencias contrarias a “la voluntad popular”. Me deja atónito que quienes ejercen (o ejercieron) altos cargos en el Estado olviden (si alguna vez lo supieron) que los Tribunales sólo están sometidos a la ley, no a los diputados o al Gobierno… como ocurre en regímenes totalitarios o bananeros. Entristece contemplar el grado de degradación moral al que nos ha llevado el zapaterismo: la nación hundida, el partido socialista laminado y la ética (y la estética) escarnecida. La izquierda y la democracia son otra cosa.

Tal vez no estaría de más recordar al señor Nart que en el ámbito de la izquierda cuanto más «pura» ha sido ésta menos democracia ha habido. Pero salvo ese punto, lo demás queda suscrito con todas sus letras.

Anuncios

Gotas que me vais dejando...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s