Poème de l’amour et la mer, op. 19, de Ernest Chausson

Después del reconocimiento de plano de Txusito Egiguren en el sentido de que las coyundas de este ¿Gobierno? con ETA vienen de lejos, comprenderán ustedes que a uno se le quede un mal cuerpo de narices. No tanto por el hecho, que ya sospechábamos; sino por la confirmación de nuestras sospechas.

Por eso, de vez en cuando damos un descansito en esta casa a la porquería política. Para ello y sugerido por el amigo Noatodo, les propongo un interludio musical. Sigue leyendo