De cómo ocupar el tiempo en estupideces (y cobrar por ello)

Bien dice el dicho tradicional que «cuando el diablo no tiene nada que hacer, mata moscas con el rabo». Eso han debido de pensar en el PSOE de Elenita Valenciano: perdidas las elecciones y a punto también (esperamos) de perder las subvenciones, aprovechan para gastar los últimos petardos. Y ella y sus cuatas se han puesto con ardor renovado y acrisolado fervor a la insigne tarea de feminizar el lenguaje español (aunque éstas ya no sé si lo que pretenden es «feminizarlo» o amariconarlo). Resulta que ahora, hasta las canciones de Fofó («¿Cómo están ustedeeeeeeeeeeeeees?») son «machistas», «perpetúan los asquerosos roles sociales tradicionales» e «incitan a la violencia de género» (que todavía no lo han dicho, pero no tardarán, ya verán ustedes).

Veamos. En el auto de papá… Pero bueno, ¿por qué tiene que ser el papá el que conduzca? ¿No sería mejor que condujera la mamá? Porque hay que enseñar a los niños, las niñas y les niñes que las mujeres también pueden conducir aunque sea en una canción. Además, no son «papá y mamá», sino «progenitor A y B». Eso de «papá y mamá» es «rancio, burgués y en la nueva sociedad que estamos intentando crear (pelea por lo que quieres) no tiene cabida». Naturalmente.

Pongamos otro ejemplo: Susanita tiene un ratón… será una ratona, digo yo. Vale, admitamos que sea un ratón. Pues la cancioncita de marras «incita al maltrato animal», ¡hombre! ¿Qué es eso de darle «chocolate y bolitas de anís»? ¿Es que quieren convertirlo en diabético y romperle la dentadura, animalico mío? Claro que, como es ratón (o sea, pertenece al odiado género masculino), que se joda. Surge otra pregunta, no obstante: ¿el «chocolate» es fondant o «del otro»? Porque, vamos: que a un ratón que «le guste el fútbol, el cine y el teatro y que baile tangos y rocanrol», sin olvidar que «sueña con ser un gran campeón de ajedrez» es la prueba evidente de que al animalito le drogan y le provocan un colocón de dar la vuelta al mundo en ochenta minutos y sobrarle la mitad. Y encima lo tienen al lado del radiador: ¡para quemarlo, vamos!

Además, aquí les dejo una crítica desde el otro lado, para que vean ustedes que en esa casa se es plural

Pero la mayor víctima de las tesis de Elenita Valenciano y sus cuatas es, curiosamente, La Internacional, el himno oficial de la pesoe y compartido con IU (lo comparten porque no les cuesta dinero. seguro). Aquí la comparativa de versiones, vía Elentir (con alguna adaptación nuestra):

Versión sexista actual, escrita en 1871:Arriba los pobres del mundo
En pie los esclavos sin pan
alcémonos todos al grito:
¡Viva la Internacional!

Removamos todas las trabas
que oprimen al proletario,
cambiemos el mundo de base
hundiendo al imperio burgués.

Agrupémonos todos,
en la lucha final,
alzan la voz los pueblos con valor
por la Internacional. (bis)

El día que el triunfo alcancemos
ni esclavos ni dueños habrá,
los odios que al mundo envenenan
al punto se extinguirán.

El hombre del hombre es hermano
derechos iguales tendrán
la Tierra será el paraíso,
patria de la Humanidad.

Agrupémonos todos
en la lucha final.
Y se alzan los pueblos con valor
por la Internacional.

Versión ajustada a las tesis feministas de Elena Valenciano:
Arriba las personas pobres del mundo
En pie las personas esclavas sin pan
alcémonos todas y todos al grito:
¡Viva la Internacional!

Removamos todas las trabas
que oprimen a las personas proletarias,
cambiemos la tierra de base
hundiendo la opresión burguesa.

Agrupémonos todos y todas,
en la lucha final,
y se alzan las naciones con valentía
por la Internacional. (bis)

El día que el triunfo alcancemos
ni personas esclavas ni dueñas ni dueños habrá,
las cruces que la tierra envenenan
al punto se extinguirán.

La ser humano del ser humano es hermano y hermana,
derechos iguales tendrán
la Tierra la gloria será,
patria de la Humanidad.

Agrupémonos todos y todas,
en la lucha final,
y se alzan las naciones con valentía
por la Internacional. (bis)

Que en la versión elenística haya patadones al diccionario de la RAE es cosa que la ínclita y las cuatas no podían prever (más o menos como la crisis). Pero seguro que les da igual: lo importante es el mensaje. Y, naturalmente, el cuarto de millón largo de leuros que han recibido para promocionar semejante estupidez.

Nada sorprendente es que los geniales Monty Python previesen todo este maremoto de estupidez allá por el año 1979…

Verano del 42

Inspirado por: http://elfareroylagaviota.blogspot.com/2010/07/verano-del-42.html

Tras el revuelo causado por el librito de Txusito en 70, Rue de Ferraz, vuelta otra vez a sumergirnos en el arte. Esta vez le toca el turno al séptimo, sobre todo porque las musas sólo eran eran seis y el cine aún no se había inventado (aunque la cantidad de pepli que corre por ahí pudiera hacer pensar lo contrario).

Hoy les traigo a colación esta película, que para los dos protagonistas supuso prácticamente el papel de su vida. Exactamente lo que le ocurrió a Sean Connery con James Bond («Bond, James Bond»), o a Al Pacino con Michael Corleone («La tua famiglia porta ancora il nome dei Corleone. E tu devi sempre portare rispetto per le cose della famiglia»), por citar dos de los muchos ejemplos conocidos.

Quien escogió para el papel a Jennifer O’Neill sabía muy bien lo que hacía. La actriz supo transmitir perfectamente el aire de inocencia y naturalidad que requería el papel, así como el tono justo para enamorar al impresionable adolescente Hermie, adecuadamente interpretado por Gary Grimes, quien creía le esperaba un aburridísimo verano en la isla de veraneo de Nantucket.

Por supuesto, no les voy a contar la película. Si tienen ocasión de verla, no se la pierdan. Pero no sólo por la trama y la imagen: la banda sonora firmada por Michel Legrand es de lo mejor y su tema principal, que aquí les dejo, tiene una justa y merecida fama:

Un último comentario, a tenor de otros comentarios leídos en Youtube: tal vez hoy una película así no podría hacerse. O bien porque aparecería una de esas horribles Ligas para la Decencia y decretaría (arrogándose facultades que no le corresponderían) que esa película «es inmoral»). O, por el contrario, sí podría hacerse un remake, pero tal vez protagonizado por una estrella porno con todos los detalles que hacen al caso. Dado el estándar de valores morales hollywoodenses actuales (para esa gente los únicos valores que interesan son los que cotizan en Bolsa), no sería de extrañar que la estropearan.

Finalmente, no me resisto a transcribir las últimas frases de la voz en off del protagonista, ya adulto. Pero sean buenos y prométanme que verán antes enteros la hora y tres cuartos que dura la película…

Nunca la volví a ver
ni supe nunca qué había sido de ella.
Entonces éramos distintos,
los niños éramos distintos.
Tardábamos mucho en entender lo que sentíamos.
La vida está hecha de continuos ir y venir
y, por cada cosa que encontramos,
hay algo que dejamos atrás.”

En el verano del 42
asaltamos el puesto de guardacostas cuatro veces,
vimos cinco películas
y llovió nueve días.
A Benjie se le rompió su reloj.
Oscy regaló su armónica.
Y, en un sentido muy especial,
yo perdí a Hermie para siempre.

Trasgo

Bueno es recordar esto que dice el Trasgo de la Gaceta en su página diaria de Paseo por la izquierda (que tal vez debiera titularla en breve como Un paseo por las nubes, visto lo visto). Les entresaco un párrafo, que vale no solamente para ahora, sino para 2008 y específicamente España…

La crisis tiene desconcertada a la izquierda mediática, nunca muy ducha con los números. Iñaki Gabilondo, en su habitual prédica en la Cadena SER (“Y España de puente”) habla de que estamos en plena “refundación de Europa” (y van…) y se pregunta qué misterio es ese de la deuda.

Para mí, lo misterioso es que pueda ser un misterio para nadie. No somos pocos los que llevamos décadas escribiendo que no hay más cera que la que arde y que los Estados estaban gastando como marineros borrachos tirando de tarjeta. La izquierda nos miraba como aguafiestas descerebrados, y, ahora que se ha producido exactamente lo que vaticinábamos, en lugar de reconocerlo, hablan del ‘misterio de la deuda’ y aseguran que esto “nadie podría haberlo previsto”. Es un grado de solipsismo que se hace francamente preocupante.

Sobre todo, porque esa argumentación idiota del «nadie podía haberlo previsto», en primer lugar, es mentira. Los tamagotchis a sueldo del Gobierno repetían incansablemente esa mentira y cuando se les decía que eso no era verdad, respondían: «Ni siquiera Rato (entonces vicepresidente del FMI) lo previó (y añadan aquí ustedes el insulto o descalificación que mejor les parezca)». Y no había manera de sacarles del argumentario. Como si mencionar a alguien que fue Ministro de Economía con el PP («era uno de los vuestros») fuese argumento de autoridad suficiente.

Hace días que no se les ve por ahí. ¿Será que en la pesoe hay ERE de tamagotchis?

Poème de l’amour et la mer, op. 19, de Ernest Chausson

Después del reconocimiento de plano de Txusito Egiguren en el sentido de que las coyundas de este ¿Gobierno? con ETA vienen de lejos, comprenderán ustedes que a uno se le quede un mal cuerpo de narices. No tanto por el hecho, que ya sospechábamos; sino por la confirmación de nuestras sospechas.

Por eso, de vez en cuando damos un descansito en esta casa a la porquería política. Para ello y sugerido por el amigo Noatodo, les propongo un interludio musical. Sigue leyendo “Poème de l’amour et la mer, op. 19, de Ernest Chausson”