Prosit Neujahr!

Aunque sólo sea por chinchar a mi compadre Noatodo, yo también voy a desear a ustedes Feliz Año… pero con la batuta de das Wunder, en el Concierto de Año Nuevo de 1987, dos años antes de su fallecimiento. Mejor así, para que se nos pase el sabor amargo de comprobar que la socialdemocracia sigue viva