¿ZP es facha?

Vía mi compadre Noatodo me entero de que ZP reconoce que no estaríamos como estamos «si hubiéramos gastado menos de lo que ganábamos y hubiéramos tomado prestado menos del exterior». Da sencillamente grima ver el cinismo con el que admite, tras haberle dejado el marrón a su sucesor, que gastaban más de lo que ganaban (¿en qué, ZP, en qué?). Pero no solamente hay que poner en su cuenta que gastaban más de lo que ganaban, sino que:

  1. Dilapidaron dinero en ingeniería social utilizada contra la nación española.
  2. Dilapidaron dinero en promover el separatismo y el cuarteamiento de la nación española.
  3. Dilapidaron dinero en los asuntos más peregrinos (supuestamente), como «la corrección del pie zambo en el Congo» y otras cosillas.

 Pero y sobre todo, ZP no escuchó a nadie. No escuchó a los que ya en 2006, como Gestha (el sindicato de los técnicos de Hacienda, que no aprendieron economía en dos tardes y que si de algo saben es de números), avisaban de que no se podían atar los perros con longaniza. O Manuel Pizarro, que en el debate pre-electoral de 2008 con el Profesor Siesta dijo cosas que se han ido cumpliendo punto por punto. La reacción de ZP fue taparles la boca, envolverse en la bandera y llamar antipatriotas a quienes, aun sabiendo poco (como es el caso de un servidor de ustedes) o mucho (caso de Gestha o de Manuel Pizarro), decían que íbamos derechitos a la crisis. Quienes en la blogocosa no nos alineábamos con las tesis de ZP tuvimos que soportar el inmisericorde chorreo de los cyberpepiños y otras hierbas, que nos llamaban fachas (estoy seguro de que si la mitad de esos cyberpepiños supieran exactamente lo que nos llaman cuando dicen fachaaaaaaaaa, se callarían la boca) lo más bonito.

Y ahora va ZP y dice esto. Así, pues, ¿ahora ZP es facha-pepero-ultramontano-proinquisidor y no sé cuántas cosas más (parte de todo lo que a nosotros nos llamaban)? Pues véanlo y juzguen ustedes mismos:

De paso, habría que preguntar dónde estaba Rubalcaba en aquellos entonces. Ah, sí, ya me acuerdo: en el Gobierno. O sea: que pudo haber tomado unas medidas distintas de las que tomó. O sea más: que no lo hizo. Pues hay que verle hoy hinchado el pecholata contra los «errores de Rajoy» (que no serían distintos de los suyos porque ambos, con matices, harían la misma política económica).

Creo sinceramente que toda a esa troupe tendríamos que exigirles daños y perjuicios por mentir tan descaradamente (a los hunos por acción y a los hotros por omisión). Lo de devolver la comisioncita por cada subvención que concedieron… mejor que nos olvidemos. Devolver el dinero y dimitir son dos expresiones de nuestra rica lengua española que la casta política que soportamos desconoce absolutamente.

Finalizo con una pregunta (y ojalá no sea retórica): ¿habrá algún político que alguna vez y por una vez nos cuente toda la verdad? Espero que la respuesta no sea no, porque entonces dejaría de ser un político