2081

Vía Noatodo, nuevamente, llego a este cortometraje que es la mise en cinema de un relato corto de Kurt Vonnegut. Es sencillamente aterrador a lo que se puede llegar aplicando al extremo el principio de igualdad. El sueño húmedo de cualquier «socialista de todos los partidos»: todos iguales. Nadie peor, nadie mejor, nadie diferente. En otros países no sé… ¿pero a ustedes les cuesta imaginar a la Pajina y a la Miembra (incluso a sus clones marmolejos) con abrigo de cuero negro y un látigo? Después de ver esto, créanme que a mí no.