Das Wohltemperierte Klavier

Créanme que después del disgusto que me he llevado (y probablemente algunos de ustedes también) con lo de la liberación del secuestrador y asesino Bolinaga, que se morirá en breve o no se morirá pero que en su pueblo lo recibirán como un héroe de la tierra y la patria vasca; después del infame papel que ha interpretado el Gobierno, mi Gobierno, que ha tenido además la desfachatez de decir que «se ha cumplido la ley»; después de que la justicia se manchara la toga no sólo con el «polvo del camino», sino con eso otro que ustedes se imaginan, el único refugio que me queda es la música. Sigue leyendo «Das Wohltemperierte Klavier»