Cortina de humo

Créanme ustedes, señores, que de lo que está pasando en este Cataluñistán de mis pecados hay para contar y no acabar. Que parece mentira lo que está ocurriendo y antes del verano ni siquiera nos maliciábamos cómo iba ser de mala la cosa. Los sindicatos están guardando las pancartas porque ya nadie importante les hace caso (en todo caso, subcontratan las gamberradas, que apenas duran un par de días en el océano de la información inútil en que nos bañan). El testigo ahora lo ha recogido el nacionalismo catalán. Que éste, aunque sea tan pesado como el vasco, tiene una … Continúa leyendo Cortina de humo