«Índex de merda per càpita»

Parece que se cumple el pronóstico que les anunciaba en el post anterior. Aunque aparentemente no passa res, en la tierra de la barretina y el fuet algo se mueve. Mientras Mas y sus cuates tomaban la alocada carrerilla y cuesta abajo hacia la nada de la secesión «independencia», nada parecía moverse. Sin embargo, mit ruhig fliessender Bewegung van apareciendo informaciones alarmantes sobre eso que mencionamos como título del post:

ha augmentat en el país
l’índex de merda per càpita

Que en realidad no ha aumentado tal índice, sino el número de personas que nos damos por enterados de tal aumento. Otros muchos lo sabían y entre esos, todos callaban: unos por miedo a recibir y otros por miedo a dejar de recibir. Que todo es ejemplarizante y qué casualidad que según arrecian las críticas de Albert Rivera al pestilente oasi català es atacado su partido, verbalmente en la persona de sus líderes y físicamente en sus sedes. La sombra de Don Giorgio Pujolini di Corleone es alargada y sus tentáculos llegan a todas partes dentro del territori català y en algunos casos al extranjero (ese asqueroso país llamado «Estat Espanyol»). Así, pues, el miedo guardaba la viña: nadie se atreviía a decir primero que «CiU ens roba» y ahora, 30 años después, tenemos un problemón. Toda una generación educada en la mentira de que «España es un problema», aunque después te digan que «no entienden de política». Por eso la canción sigue…

Aquest fet tan alarmant
no ha estranyat ni al més «incult»

Pero es que la cosa no se acaba aquí. Los que vivimos en Matrix y desgraciadamente no soportamos ni el soma ni la Ginebra de la Victoria hemos sido ignorados, «ninguneados», «estigmatizados» y, desde luego, perseguidos con la aquiescencia ausente de quien nos debió de haber defendido conforme al art. 139.1 CE (hay que ver la desvergüenza que algunos tienen de citar la Constitución cuando, como dice el chiste, la violan todos los días). Quienes no comulgamos con las ruedas de molino nacionalistas hemos sido tantas veces Checoslovaquia 1938 que ya hemos perdido la cuenta. Y duele, como digo, ser persona «despierta» en un país adormilado, sobre todo cuando se tiene la clara conciencia de que

tothom sap que el responsable
sempre ha pensat amb el cul

¿Responsable? ¿Cómo responsable? ¿Pero qué dice usted, buen hombre? Aquí no responde nadie, ni siquiera a preguntas en rueda de prensa. Responden ante la Historia y gracias. De todos modos, si se quieren buscar responsables, les sugiero sigan el consejo de Napoleón: no nombren una comisión. Para ahorrarles el trabajo, no obstante, les diré que los responsables fueron todos: los ladrones y caciques de la derecha que se reunieron con los ladrones y caciques de la izquierda, que pactaron actuar por consexo (es decir, «por acuerdo previo») caliente aún el cuerpo del «dictador». Por eso la canción dice:

“Enterat” el ministeri
tot seguit s’ha compromès
“a tomar serias medidas”,
és a dir, a no fer res.

Lógico. El Ministerio Fiscal ni está ni se le espera para seguir la pista a los germans Dalton en sus escapadas andorranas o suizas. El Fiscal General del Estado se declarará incompetente y de él abajo, ninguno se dará demasiada prisa, por si acaso el nivel político de la justicia recibe instrucciones precisas de no incomodar a Don Giorgio a cuenta de algún pacto o componenda que se puedan sacar de la manga. No obstante, siguen cayendo noticias (no precisamente de Er Paí, antes diario «independiente de la mañana» y ahora «dependiente mañana, tarde y noche» de la famiglia Pujolini) y la posición de Mas ¿al frente? del Govern es de lo más comprometido. ERC ha conseguido lo que quería: gobernar por persona interpuesta. Junqueras gobernará y Mas se llevará los palos. Es simplemente perfecto. Los únicos que tal vez levanten la voz con fuerza serán Rivera y sus muchachos. Claro que de un tío que protesta en los Països Fatxalans, ¿qué se puede esperar? Así que para el estribillo me parece que será buena idea cambiar un poco la letra:

Mama caca,
Convergència, què ens heu fet?
Mama caca,
Socialistes, què ens heu fet?
Mama caca,
i l’Esquerra què ens ha fet?
Mama, mama, caca
ja no en queda un pam de net!

Aquí la canción con la letra original, si tienen curiosidad:

http://www.tv3.cat/videos/2766830/Mama-caca-obre-la-gala-dels-Miquel-Angels

In rühig fliessender Bewegung

Tomo prestado de Gustav Mahler este título, de su Sinfonía «Resurrección», correspondiente al tercer movimiento, el Scherzo. Traducido, viene a decir más o menos «movimiento fluido y tranquilo». Me apetece hoy comentarles, después de «el fin del mundo que no fue», que todo parece desarrollarse con placidez. La normalidad de las fiestas. Las luces, los anuncios de la tele. La cara de besugo con que algunos le desean a uno «Feliz Navidad» tras pasarse el año sin decirte ni hola. Todo normal, vamos.

Y todo fluye plácidamente. Tanto, que esta vez San Antonio de Padua no tendrá que ir al río: los besugos, las carpas, los bogavantes, se congregarán frente al televisor. Todo parece menos si se ve frente al televisor: hasta esos desahucios en que un señor o una señora se tira por la ventana la misma mañana en que la comisión judicial los va a desahuciar. El paro parece menos paro porque ahora, gracias a un instrumento llamado ERE se puede despedir a 500 personas de una sola tacada «por razones tecnológicas, económicas o de producción». Y te enteras por la tele y parece una cosa lejana, como el hambre en África o el conflicto armado de Siria…

Fisch große, Fisch kleine,
Vornehm und gemeine,
Erheben die Köpfe
Wie verständge Geschöpfe:

Sí, todos levantaban la cabeza y escuchaban con gran atención el rosario de desastres, maremotos et signa in sole et in terra que anunciaron y que después no hubo. La vida sigue igual (o no), tras el sermón. La rutina es la seguridad tras la que nos parapetamos para no enfrentar las grandes cuestiones de nuestra vida. Por eso dice el Lied que «el sermón ha terminado, pero ellos se han quedado igual». Ni siquiera el anuncio de la Resurrección (que volverá en el quinto movimiento de la Sinfonía) les mueve a nada:

Die Predigt hat g’fallen.
Sie bleiben wie alle.

Ya sé que me van a considerar un pesado, pero en este comentario político-musical quiero una vez más compartir con ustedes la versión del Lied Des Antonius von Padua Fischpredigt en la clásica e imbatida versión de Dietrich Fischer-Dieskau (que tristemente nos dejó este año que termina), acompañado a la batuta por George Szell y la Sinfónica de Londres:

Y aquí el Scherzo de la Sinfonía, que es la parte orquestal del lied reelaborada para encajar en la Sinfonía, en una versión histórica: la del experto en fugas Klaus Tennstedt. Y antes de que mi compadre Noatodo salte de contento por no haber elegido a Das Wunder, paso a explicarme. Karajan no era mahleriano, y no sólo porque se afiliara al NSDAP en su momento. Simplemente, Mahler no formaba parte de su repertorio (era demasiado trascendental y filosófico para Das Wunder) aunque pudiera extraer buenas interpretaciones de su música. Justo es reconocer sus limitaciones.

El troll de Internet y la paradoja del anonimato

Como el troll “de guardia” me ha borrado la entrada ─así te dé un calambre en las manos, maricón─, dejo esta entrada, más moderna pero igual de demoledora de Jot Down, titulada así: El troll de internet y la paradoja del anonimato.

Espero que les guste. Y que el troll “de guarda” no lo esté y ronque como lo que es: un cerdo.

AET Salamanca

Casi nos moríamos de la risa hace una semana cuando comprobábamos que en la Facultad de Geografía e Historia se celebraba un acto de «Homenaje a la mujer antifascista», organizado por la «Juventud Comunista de Salamanca».

Probablemente, lo más gracioso de todo sea su veneración por figuras como la de Marcelino Camacho, mientras dicen ser representantes del «antifascismo». Vicenta Camacho, hermana del susodicho, participaba en este acto; esa misma mañana, en una entrevista en Radio Universidad, se jactaba, como luchadora comunista, de su defensa de la democracia. Todo el mundo puede constatar lo democráticas que son la Cuba de los Castro, Corea del Norte o la China continental; o lo demócratas que eran Lenin y Stalin.

Con esas y otras palabras ya lo dijo todo y ya aseguró la imparcialidad y fiabilidad de sus testimonios, la honradez de los organizadores del acto de la Facultad de Geografía e…

Ver la entrada original 1.733 palabras más

El fin del mundo

Sepan ustedes que llevamos bastantes días con la matraca de las profecías majas. La vulgarización y trivialización de las mismas lleva a comentar, a más de uno, que el día 21 nos vamos todos a hacer puñetas. Vamos, que el mundo deja de existir. Aquí los profetas del cataclismo hacen su agosto, porque ni siquiera los fabricantes de búnkers las tienen todas consigo: es la catástrofe total y ningún búnker nos va a salvar de eso. Nada de almacenar provisiones. La Tierra, como decimos en Cataluña, hará un pedo como una bellota y explotará. Todo depende de la imaginación del telepredicador y del colorido con el que describa el dantesco (y presunto) espectáculo de irnos todos a tomar viento.

Por mi parte, nada más lejos de la realidad. Más allá de los agoreros que quieren hacer su agosto con el miedo y la psicosis de mucha gente, en mi modesta opinión no habrá nada de lo que dicen. Podríamos aplicar aquí el chiste que cuenta Arthur C. Clarke en 2010, odisea dos: «el mundo se había acabado el 31 de diciembre de 1999, pero que todos habían estado demasiado ocupados para darse cuenta». El mundo seguirá. Las personas seguiremos naciendo y muriendo, y tratando de hacer algo con el tiempo que nos queda entre medio de esos dos momentos. Sin embargo, sí creo que el mundo cambiará. Tomemos el año 2000. Casi se repitió el caos del año 1000, en que furibundos predicadores alertaban de «la segunda venida de Cristo». Aparentemente, nada pasó. Sin embargo, por mucho tiempo que pase, los que vivimos no olvidaremos el 11 de septiembre de 2001. El atentado de las Torres Gemelas sí supuso un adiós al mundo tal y como lo habíamos conocido. Quizá fue el último acto de demolición de esa visión del mundo que empezó a caerse a cachos desde el 9 de noviembre de 1989: cayó el Muro de la Vergüenza, cayó el Telón de Acero… y el último acto fue el acta de defunción de los USA como “guardianes del Mundo”. Todavía se hacen películas en que «el mundo está en grave peligro» y resulta ser siempre un «americano» (difícilmente un europeo, un asiático o un negro) el que «lo ha de salvar», aunque creo que ni los propios useños se las creen ya. Ese atentado en el corazón económico del mundo terminó con el mito del «no se atreverán a atacarnos en nuestra propia casa».

No sé qué va a ocurrir a partir del día 21, aparte del «solsticio de invierno» que celebran los que no quieren celebrar la Navidad. Pero es posible que en 2013 sí ocurra algo (una guerra, un cataclismo económico… vayan ustedes a saber) que nos haga ver que el mundo ya no es para nada como era antes, aunque no sea «cronológicamente exacto». Mientras tanto y para que se ambienten, comparto con ustedes esta canción publicada en 1982…

In memoriam Lisa Della Casa

Seguimos con la sección necrológica. Anteayer nos dejaba también la gran soprano suiza Lisa Della Casa, a la edad nada menos que de 96 años. Dado que mi fuerte no es la ópera y que Frau Della Casa desarrolló su carrera en el medio escénico, tal vez deba dejar a mi compadre Noatodo que le haga el panegírico. No obstante, y sin perjuicio de ello, el adiós de Frau Della Casa me da una excusa perfecta para compartir con ustedes esta versión de una de los Vier letzte lieder de Richard Strauss. Acompaña a la soprano la Wiener Philharmoniker bajo la batuta del gran Karl Böhm. Probablemente mi compadre Noatodo me va a morder una oreja; pero a pesar de que ésta es una gran versión, sigo prefiriendo a Gundula Janowitz con la Berliner y Das Wunder a la batuta

Gute Nacht, meine Frau!

In memoriam Galina

Hoy comparto con ustedes la noticia del adiós definitivo de Galina Vishnevskaya, esposa que fue del gran violonchelista Mstislav Rostropovich, a quien ya dedicamos una entrada en este blog mío y de ustedes. No repetiré lo que dije entonces porque a ambos se aplica por igual. Y para despedir a esta gran artista no se me ha ocurrido mejor homenaje que seleccionar esta canción de Mussorgski sobre un poema de Nikolai Grekov: «¿Dónde estás, estrella?». Aquí, original y traducción inglesa, que paso a traducir para ustedes (muy) libremente:

¿Dónde estás, pequeña estrella, la más brillante?
¿Te han ocultado las nubes oscuras?
¿Dónde estás, mi niña, mi preciosa?
¿Huiste de tu amigo más querido?

Con gran dolor, profundamente deprimido
iré al campo, a campo abierto.
¿Acaso no veré una estrella brillante,
acaso no conoceré a mi niña bonita?

Las nubes ocultaron la pequeña estrella,
la tierra helada acogió a mi niña.

Descanse en paz, ya junto a Slava.

Nuevos fachas

Victimisme català pota negra

Victimisme català pota negra

 Terminado el sainete electoral, que a los catalanes nos ha costado carísimo, han quedado dos cosas claras: el poble català no quiere experimentos y por eso el Rei Artur se ha pegado una hostia de campeonato en cuanto a su apuesta personal. Se podrá discutir si el nuevo Parlament es más «independentista» o no que el de 2010 y si la distribución de fuerzas refleja lo que ha votado el poble català; pero lo que no se puede discutir es que el mayor logro del PPC ha sido traspasar el título de fatxa oficial a Albert Rivera y a sus C’s.

¿Por qué esto es así? Bien, no tienen ustedes más que seguir la hemeroteca y ver el recorrido que ha ido haciendo el PPC. Un recorrido, naturalmente, de conveniencia i unió. Desde afirmar la presidenta que riñe a su hijo por hablarle en castellano pasando por apoyar el grupo parlamentario los presupuestos «fumaos» del 2012 (donde se sigue subvencionando la chorrada identitaria mientras se cierran plantas de hospital y «no hay dinero para pagar a los funcionarios»), hasta tener de altos cargos a presuntos implicados en casos recientes de corrupción (operación Mercurio). A esto se le llama integració en l’oasi y lo demás son cuentos.

C’s, en cambio, somos los nuevos fachas. Ya no se trata de los heroicos tiempos de los tres mosqueteros (Rivera, Cañas y De Rivera). Ahora, como tenemos grupo parlamentario propio, irán a por nosotros. Los unos, porque les molesta la presencia en su Catalunya ideal (pastorets, flabiol y barretina calada hasta las cejas) de un partido como C’s que denuncia que el cromo se rompe. Y los otros, porque les recuerda continuamente el discurso que nunca debieron abandonar y abandonaron por la conveniència i la unió. Un discurso que C’s ha sostenido desde el mismo momento fundacional y no sometido a los vaivenes del momento. Pero coño, que Alicia ni siquiera estuvo presente en la manifa del 6 de diciembre, a pesar de que uno de los convocantes era su queridísimo Manel Parra. ¿Lo mejor? Que ahora muchos que a Rivera llamaban despectivamente el Neng quieren hacerse la foto con él. Ése es el mejor premio a la constancia.

Dicho todo lo anterior (y perdonen ustedes el desahogo) vamos a por el facha del momento, que no es otro que el ministro José Ignacio Wert. Parece ser que la LOMCE, que pretende «mejorar la calidad educativa», ha metido las narices en un pilar fundamental de la construcció nacional: la educación (los otros dos son, como es sabido, la cultura y la comunicación, que el nacionalismo conduce con puño de hierro). Pretende asegurar (¡horror!) que quien quiera estudiar en castellano en Cataluña pueda hacerlo, y además, obligar a la Generalitat (¡más horror!) a que pague la plaza de ese niño que quiera estudiar en castellano en Cataluña. Vean, si no, cómo se las gastan los comissaris polítics de la educación:

Ni qué decir tiene que en C’s estamos decididos a luchar contra esa particular programación de mentes infantiles. Y estamos decididos a luchar para que a los niños catalanes no se les prive de la gran riqueza que supone dominar dos lenguas, hoy al alcance sólo de quienes llevan a sus hijos a colegios bilingües o trilingües (los Pujol, los Montilla, los Mas… es decir, toda la oligarquía política y económica catalana), mientras se condena a la antes llamada clase media al monolingüismo y al adoctrinamiento que lo acompaña. Porque lo peligroso no es que «se enseñe sólo en catalán», sino el «contenido» de esa enseñanza.

El problema que tiene el ministro Wert es que intenta ponerle el cascabel a un gato que ha crecido hasta convertirse en fiera corrupia. Y que ha llegado a eso porque se le ha dejado. Ni «alta inspección» ni leches en vinagre durante 30 años: Estado missing. Ya dijo Pujol en algún momento que habían dejado atrás el punto de no retorno. Esperamos del ministro Wert que como ministro del «Gobierno de España», no se arrugue y deje una vez más desamparados a quienes no quieren ser sumergidos en la cosa catalanista. Por más que la LOMCE no sea hoy otra cosa que un Proyecto de Ley. Para eso se le dio la mayoría absoluta. Y recuerde, ministro: el consenso está bien, pero nunca contra el interés general de la Nación española. Es algo que ustedes, señores del Gobierno, no deberían olvidar, aunque ahora la tarea resulte como diez veces más difícil que hace 10 años.

El poble català no és tonto

Aunque un tanto tardíamente, habida cuenta de todo lo que ya se ha escrito, aquí va mi pequeño análisis sobre lo ocurrido el 25-N.

Primero y por encima de todo, el notable aumento de participación, que por regla general suele perjudicar al partido gobernante. El poble català ha sido consciente de que había que votar para cambiar el panorama (sobre la calidad de nuestra «democracia» hemos hablado más de una vez en este blog, así que no vamos a hacer más sangre).

La noticia estrella: el batacazo de Artur Mas. Pasar de acariciar la mayoría absoluta con 62 diputados a unos exiguos 50 es todo un fracaso, máxime si tenemos en cuenta todo el aparato propagandístico (a cuenta del que ya nos echamos unas risitas) que se echó a andar y la personal apuesta del Gran Líder. Generó una bola de nieve de expectativas que no supo manejar y, por si faltara algo, a tres días de las elecciones nuevas informaciones sobre el cas Palau le explotaron en toda la cara; así como las informaciones sobre la fortuna «allende la mar océana» de la famiglia Pujolini tampoco ayudaron en nada. No obstante, sacamos algo en claro: CiU ya se ha arrancado la careta. Ya no es ese partido «moderado» y «con sentido de Estado» que «apuesta por la gobernabilidad». Con qué placer oían esas zarandajas los periodistas y políticos madrileños (¿en qué coño estarías pensando, Luis María, cuando concediste el premio de Español del Año al mestre Yoda?), mientras Cataluña se iba convirtiendo en una especie de Theresienstadt. Bien, pues el pueblo, que no es tonto, querrá o no secesión; pero la quiere limpia y no llena de mierda como la que está saliendo del cas Palau.

Eso explica en parte el «ascenso» de ERC. Que tampoco es tal, realmente. ERC simplemente recupera los votos que en 2010 se fueron a CiU porque este partido reunía entonces dos condiciones: primera, que se declaró abiertamente secesionista, con lo cual quitaba espacio a ERC. Y segunda: que al menos en las catalanas era caballo ganador. ERC pagaba en 2010 el desgaste del Tripartit, de los Puigcercós y Carod, y ahora ha recuperado ese caudal de votos que se le fue. A partir de ahí, se abre un escenario (que dicen los pedantes) de pacto, aunque ERC habla por ahora sólo de pactos puntuales y hasta cierto punto es pubilla a la fuga (el hereu le pone los pelos de punta).

El PSC ha sido, para mí, el gran misterio de estas elecciones. Créanme que yo estaba convencido de que se iba a pegar el gran costalazo, porque su indefinición y variedad de opiniones le iban a costar –así creía yo– muy caras. ¿Cómo puedes fiarte de un partido-sucursal en el que desde Central dicen “independencia de entrada, no”, otros están por el “federalismo asimétrico” y otros, al ver que no consiguen arrimar el ascua a su sardina secesionista, dan el portazo y se van? Así lo han entendido muchos de sus exvotantes, que el domingo pasado otorgaron su sufragio a otras opciones menos ambiguas. No obstante, el castigo a su ambigüedad se ha traducido en la pérdida de sólo 8 escaños con respecto a 2010. Milagrosamente, Pere Navarro salva los muebles y puede ir a Madrit con cara de «podría haber sido peor». Que de hecho podría haberlo sido si la operación Mercurio se hubiera desatado al mismo tiempo que la del cas Palau

El PP ha subido sólo dos diputados con respecto a 2010. No es mucho y seguramente en Génova, 13, ha escocido. Pero refleja exactamente su trayectoria: paga el apoyo al gobierno Mas y posiciones oportunistas y/o indefinidas en las cosas serias: ¿a cuál de los asesores de la Habladora Pez se le ocurrió lo del autonomismo diferencial, que es como «mojarse, pero sólo la puntita»? Seguramente también paga la influencia de la desagradable e improvisada política nacional del Hamlet das Rias Baixas y de ciertas cuestiones internas del partido, que han provocado que incluso una exdiputada como Carina Mejías decidiese cambiar de formación e irse a C’s.

Y llegamos al gran triunfador de la jornada: Ciutadans-Partido de la Ciudadanía. De tres escaños pasa a nueve, lo cual es un salto brutal, especialmente porque abandonan el Grup Mixt y forman grupo parlamentario propio. Pero no crean ustedes que esos 9 diputados han salido de la noche a la mañana. Han sido muchas horas de trabajo, de desvelos por los responsables de campaña. Han sido horas de padecimiento porque los medios eran exiguos (C’s no recibió ninguna subvención para esta campaña más que lo que le correspondió por pertenecer al Grupo Mixto y en lo demás no tiene nada que ocultar). Ahora todos quieren hacerse la foto con el que algunos llamaban despectivamente El Neng; pero en C’s recordamos cómo a los diputados Rivera y Cañas se les vetó en la TV-dels-tres, se les eliminó hasta de las encuestas del CIS e incluso Rivera tuvo que iniciar la campaña… desde Madrid, así como algunas otras zancadillas de consumo interno. C’s ha recibido el voto de socialistas y peperos catalanes desencantados con la ambigüedad de sus partidos de origen en un punto importante: el engarce de Cataluña en España. Algo sobre lo que C’s se ha pronunciado siempre con absoluta claridad, incomodando a muchos otros.

A los de IC (comunistas) cabe felicitarles porque han ganado tres escaños. No obstante y ciñéndome a uno de sus eslóganes de campaña («Dret a decidir sí, drets socials també»), me atrevo a formularles esa pregunta tan catalana de i d’on surten les misses? Nuevamente, otra opción ganadora porque no ha jugado la carta de la ambigüedad ni del quan convé. Lo malo: que al igual que ERC, no quieren ni oír hablar de retalls, lo que me imagino significa que acudirán raudos y veloces al agravio contra el resto de España cada vez que lo estimen necesario: «nos robas, nos debes dinero y no nos lo pagas» y demás cantaletas conocidas.

Finalmente, una notita para los de la CUP, de nueva entrada. Sabiendo que el proetarra Arnaldo Otegi les apoya, creo saber de dónde procede el dinero del que dispusieron para su campaña. Bildubarretines, sin más. Y una anécdota apuntala más esta lúgubre impresión. Héla aquí:

¿Conclusión? Lo que les decía al principio: el poble català no és tonto, por más que algunos hayan pensado que sí lo era y creyeron que con cuatro palabras y cuatro ruidos muy bien pagados con dinero público (es decir, el de todos los catalanes) se le podía engatusar.