¡Gibraltar español!

Escribo estas líneas con rabia, así que anticipadamente pido disculpas a ustedes si me sale algún exabrupto. La noticia de la semana ya no es un caso de corrupción para variar. Todos quietos, todos muts i a la gàbia, que podríamos decir en Cataluña. La última noticia, la prisión de la Munarca, ha sido deglutida a tal velocidad que ha sido vista y no vista. Sigue leyendo