El batacazo (y II)

A la vista de lo que les contaba en la entrada anterior, ¿qué ha hecho Mariano? Digamos que alguien normal se aprestaría a admitir algún tipo de responsabilidad política, cuyo componente más importante es la vergüenza torera. Pero a estas alturas de la película está claro que Mariano camina dos metros por encima del suelo. Al igual que en las europeas del año pasado, sólo reconoce fallos de «comunicación».
Sigue leyendo