Concurso nacional 3

Eso ya suena más a la historia del Lazarillo y el ciego.O al hecho, no menos españolísimo, de que la corrupción pequeña tape bocas y justifique la grande. ¿Responsabilidad? De todos, a mi entender. De los griegos, por acostumbrarse (enormes tragaderas, oigan). De la casta política encabezada por los Papandreou (pero no sólo por ellos) que instituyó el sistema y vio en la UE la posibilidad de que todos los europeos les financiáramos la tramoya. De la UE por dejarse engañar tantas veces. Muy sospechoso, oigan, que la UE se dejara tomar el pelo tantas veces, cuando con otros países ha actuado como un perro de presa. Desconozco la telaraña de intereses que hace que se tomen unas decisiones y no otras en Bruselas; pero me suena a sorprendente. No menos curioso es que hayan sido las repúblicas bálticas las que hayan hecho el trabajo sucio de Alemania. Y lo es porque Alemania es el mayor acreedor de los griegos y sin embargo ha rebajado el tono.

Como les decía, se empiezan a ver cosas muy raras en este asunto. Máxime cuando resulta que las culpas son repartidas. No hay mucha gente que se acuerde que Alemania y Francia vendieran armas a Grecia en tiempo de Samaras. Desconozco para qué querría armas Grecia, porque las relaciones con su enemigo secular más cercano, Turquía, están en situación estable y respecto de los Balcanes, que ha sido la guerra más cercana en el tiempo y el espacio, poco tienen que hacer hoy.

Finalmente, ¿dónde nos deja todo esto? Para mí es algo evidente. Pone de manifiesto la debilidad de las estructuras europeas. No sólo porque ha habido intentos de dar la espalda a la tradición cristiana, elemento fundamental en la formación de ese espíritu europeo, sino porque se ha pretendido convertir a la Unión Europea en un corral con muchas gallinas y dos gallos a lo sumo. Nadie quiere dejar de ser francés, lituano, alemán o inglés para convertirse en europeo. A diferencia de nuestros enemigos, que los tenemos y poderosos, y para quienes todos los europeos somos una sola cosa: infieles. Lo demás ya lo saben ustedes… y si no, se lo explico en un próximo post.

Concurso nacional 2

Investigando un poco más, cada vez me queda la impresión de que todo es una riña familiar entre clases altas europeas cuyo pagano es, naturalmente, el hoy desventurado pueblo griego. Porque, bien analizado, die Oberschicht von Syriza está llena de niños bien, muy estudiados todos en el extranjero. Proletarios, as usual, más bien pocos. Igualito que en España: en Podemos hubo uno y lo echaron por zafio y por no mantener las formas al quedarse con la parte que es de todos de lo que le venía de Venezuela. La suerte que tienen es que Montoro los protege porque a Mariano le interesa. Si no, ya le hubieran crujido como a todos los españolitos de a pie.
Sigue leyendo

Concurso nacional

Tal vez no sea ésta la última vez que me lean algo sobre Grecia. El control de agenda manda sobre todas las cosas y nos dice de qué podemos hablar. Así que ahora, en la «agenda» no parece haber más que dos temas: «GreciaGreciaGrecia», luego los propios del verano (los «incendios», las «olas de calor» y de cómo los indígenas las solucionan), las famosas «serpientes del verano» y al final, algún personaje nacional o foráneo que es noticia del momento por lo que ha hecho o dicho (hace dos años, el camará Sánchez Gordillo; este año, Casillas). Todo relleno, oigan.
Sigue leyendo