Nota de Virginia López Negrete

Por su interés y dadas las informaciones aparecidas en el diario ABC, creemos interesante reproducir la siguiente nota, aparecida en el blog La verdad ofende, que pone en solfa dichas ¿informaciones? Personalmente un servidor de ustedes cree que el compromiso del periodismo es con la verdad y no con determinadas instituciones, en este caso la Monarquía, no sólo cuando atacan a los suyos sino semper et ubique. La nota se explica con una claridad meridiana. Hela aquí, con alguna que otra corrección de estilo:

Por si te interesa: 

En cuanto a la información aparecida en la publicación de hoy del diario ABC, relativa a calificar como «falsa» el acta de la junta del Sindicato que tenía por objeto la designa de letrado dándole instrucciones al objeto de iniciar acciones e interposición de querella en el caso Nóos, me veo en la obligación de significar lo siguiente: 

1) En ningún caso tengo constancia ni conocimiento de falsedad alguna que pudiera afectar al contenido de la misma. 

2) En cualquier caso no olvidemos que la legitimación activa para accionar me viene dada por unos poderes para pleitos a mi favor y a favor de Procurador de los Tribunales, otorgados ante fedatario público (Notario, el cual, si eso fuera así, también hubiera faltado a la verdad)… lo que implica necesariamente que el Notario tuvo que comprobar y legitimar las firmas, otorgándoles la validez necesaria para poder otorgar poderes. 

3) que si bien no me merece ninguna credibilidad lo publicado (toda vez que he podido vivir en mis propias carnes cómo ABC MIENTE Y MANIPULA A SUS LECTORES), y aquí el único objetivo es que yo me vaya u la infanta quede libre y Urdangarín negocie una mínima condena con el fiscal…), repasando las imputaciones que se dirigen en contra del Sr. Miguel Bernad, el cual no olvidemos que no es mi cliente, sino el Sindicato, no se encuentra la de falsedad documental, por lo que no deja de ser lo publicado, a día de hoy, una maniobra más de tantas cuya finalidad no es otra que apartar a la acusación popular de este caso para salvar a la Infanta y de rebote a Urdangarín. Algo reprochable desde todos los ámbitos.

Tengo obligación de secreto profesional por mi cliente. Pero el día que se levante, que se hará, tendremos mucha tela que cortar. 

Un abrazo».

Es lamentable que Cristina de Borbón y Urdangarín se metieran en el jardín en que se han metido. Pero más lamentable aún que una cabecera centenaria se preste a colaborar en la salvación de Bonnie & Clyde porque son «un diario monárquico».