Ladrones (II)

¿Para ahí la cosa? No. Y dijo Maravall: «Secuestremos el alma de los niños». Y pronto una aplicada manada de lobos se esforzó en inocular en las indefensas mentes y almas de los niños los esquemas y axiomas que interesan. Lo que Philip Petit podría haber llamado «ahormar el marco mental». Particularmente los axiomas políticos…