Dignidad e indignidad

Hay cosas que, a poco que se las expliquen, uno las entiende muy bien. En ese grupo entra, sin dudarlo, el mal llamado proceso de paz colombiano. A vista de pájaro el proceso parecía una buena idea. Juan Manuel Santos necesitaría un éxito que vender a su pueblo; ¿y qué mejor que vender la pacificación del bello país caribeño? Manos a la obra, ¡no faltaba más! Luego uno se va enterando de cosas y, a medida que se va enterando, va torciendo el morro. Lo primero, el hecho de que las conversaciones se llevaran a cabo en Cuba. Prohijadas por … Continúa leyendo Dignidad e indignidad