Juicio al símbolo

Pues nada. Que ahora, para distraer al personal, el Gobierno se ha inventado la treta de desempolvar el caso de la Púnica, que creíamos que la cosa había acabado con Paquito Granados y sus conexiones diversas. De pronto, resulta que no. Resulta que hay elecciones –pese a los dimes y diretes de unos y otros–…