Clavo que sobresale


Vía Noatodo me entero de que una universidad alemana ha denunciado a un estudiante por acabar la carrera demasiado rápido. Fíjense ustedes que la noticia es sorprendente por partida doble: por un lado, que un estudiante acabe una carrera universitaria en la mitad de tiempo de lo que oficialmente cuesta sacarla; por otro, que la Universidad le denuncie.

La universidad es concretamente privada y al parecer, no denuncia al joven por hacer presuntas trampas (el muchacho es un cerebrito, por lo visto), sino porque en plan Ebenezer Scrooge, grita: «¡Quiero mi dinero!». Es decir: usted se matricula en la Universidad para estudiar una carrera que cuesta cuatro años. Por lo tanto, aunque usted se saque la carrera en dos, como oficialmente cuesta el doble usted tiene que pagar todo el plan.

Naturalmente, Herr Pohl se ha negado a pagar lo que se le reclama. ¿Por qué iba a pagar él los cuatro años si sólo ha utilizado dos? Eso es intolerable, hombre. ¿Qué ocurriría si a los alumnos se les ocurriera terminar las carreras en dos años en vez de los cuatro que oficialmente hay que cursar? Ach nein! Los alumnos tienen que ser normales y terminar la carrera cuando Dios (sea éste el Estado o el Rectorado) manda, caray. O se trata de algo más simple, tal vez: reclamarle dinero, por más que sea moralmente reprobable, es menos reprobable que reconocer que le intentan joder por destacar.

Hago mío el comentario de un usuario acerca de la noticia: que de visión de negocios, la tal Escuela nada de nada. En vez de denunciarle (y tratar de joderle) porque no paga, la Universidad podría haber firmado con él un contrato de publicidad, con el cual hubiesen ganado todos y especialmente la misma Escuela de Negocios, que hubiera ganado más dinero del que reclama a Herr Pohl.

Si el caso hubiera ocurrido aquí, no me cuesta gran cosa imaginar lo que hubiera ocurrido. Tal vez hubiera tenido más suerte y las cosas se hubieran encarrilado bien. Tal vez hubiera encajado en una universidad privada que hubiera reconocido la excelencia de Herr Pohl. Pero aquí, instalados en la plumbea mediocritas socialista e igualitaria, seguro que el itinerario no les sería a ustedes desconocido. Tras el primer año le hubiesen calado y le hubieran puesto trabas administrativas mil para poderse matricular de más asignaturas. O las cosas hubieran ido de otra manera: le hubieran dejado matricularse (la pela és la pela), pero le hubieran suspendido los exámenes. A partir de ahí, tanto si protestara en los Tribunales como si no, hubiera acabado completando los cuatro años. Su único salvavidas hubiera sido tener un pariente en las altas esferas, como le ocurrió a un caso que yo conocí. Pero no es lo corriente, ni mucho menos.

Al clavo que sobresale, martillazo. Parece que en la Universidad alemana, antes ejemplar, empieza a haber casos de contagio de virus socialista.

Anuncios

2 comentarios en “Clavo que sobresale

Gotas que me vais dejando...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s