Maremoto (y III)


El resto

Y aquí es donde entran ya los políticos y con la incompetencia habitual a ambos lados de la barrera. Como hemos dicho antes, la mejor forma de que cualquiera, informado o no, pueda opinar, es convertirlo en carne de arena política. Y «pedir dimisiones»: desde el motín de Esquilache, a los batuecos nos encanta ver cómo rueda la cabeza de los poderosos, literal o figuradamente: «¡Que le corten la cabeza!», diría la Reina Roja. La caída en desgracia de algún valido o ministro del Rey siempre fue en las Batuecas motivo de espectáculo, burla, befa y mofa. Siguiendo esa malsana costumbre, hoy el político batueco de raza no se corta en pedir la dimisión del Ministro del ramo (cuanto más alto el cargo en el tótem, mejor), si es que no puede pedir la del Presidente del Gobierno. Ya hemos hablado de Llamazares, así que no le vamos a mencionar más. Sólo decir que el matasanos habanero pide la «dimisión de quien sea» porque no tiene mejor argumento.

Del otro lado, el espectáculo tampoco es muy edificante. De hecho, el maremoto ha puesto de manifiesto determinados errores y carencias políticas. Un servidor de ustedes siempre ha opinado que no vale cualquiera para cualquier Ministerio y no está conforme con la figura del Ministro-político. Prefiere la figura del Ministro-funcionario, que conoce perfectamente el área que va a administrar y sabe por tanto, qué decisión hay que tomar en cada caso concreto, con el consiguiente ahorro de asesores y demás séquito.

Mi preferencia para ese Ministerio hubiera sido Ana Pastor, que es médico y además ya tiene experiencia solventando marrones ajenos, como el que dejó Terremoto Villalobos a cuenta de las vacas locas. Suena a que, por servicios prestados al partido, la nena Mato no se conformaba con una «Dirección General de Asuntos para la Mujer» que es a lo más que llegaba su competencia. Había que hacerla Ministra de algo. Y así Mariano desplazó a la titular natural del Ministerio por pagar favores. Que luego a la nena Mato no se le den bien las ruedas de prensa es otro inconveniente; pero en fin… con estos bueyes hay que arar.

El colofón a este asunto es la incontinencia verbal del consejero de Sanidad de la CAM, Javier Rodríguez. Ya hemos hablado de la actuación de sus subordinados. En cuanto a él, dadas sus declaraciones la circunstancia de que es médico funciona como agravante. Estaría mejor que se hubiera callado. Pero ya que ha hablado y ha dicho que «él es médico y que no necesita de la política para vivir», puede que lo tenga que poner en práctica. Eso sí: prestaría un gran servicio a su Partido y a la ciudadanía si cerrara la boca, porque cada vez que la abre no hace más que atizar el fuego.

Para más inri y para que, como dicen en Andalucía, no farte de ná, el Gobierno rechazó un plan B de la Unidad de Guerra Química y Bacteriológica del Ejército de Tierra, que hubiera supuesto un riesgo absolutamente cero para todos. Es decir: hablamos de unas personas preparadas, que no recibieron un cursillo de 20 minutos, sino que toda su formación y experiencia se basa en eso. Me recuerda a las habituales negativas de la Generalitat catalana a recibir ayuda del apestoso Exèrcit de l’Estat espanyol cada vez que se produce una catástrofe. Lo que nos faltaba: rechazan un plan decente proveniente del Ejército justo cuando salta el jefe de la oposición diciendo que «sobra el Ministerio de Defensa». Ni les dejan hacer aquello para lo que están Preparados de verdad.

La pregunta que queda es, como casi siempre, cui bono fuit? ¿A quién aprovecha? El viejo Marco Tulio, al que yo conocí gracias al P. Agustí Batlló, SJ, mi profesor de latín (sí, de los Batlló de la “Casa Batlló” de Gaudí), lanza esta pregunta a través de los siglos. Y cada vez que se ha recogido una respuesta, ésta nos ha puesto los pelos de punta. Ahora, probablemente, también.

Anuncios

2 comentarios en “Maremoto (y III)

  1. ….lo dicho. España es un cazadero. Los tiros suenan, los listos los esquivan, los torpes no y ¿las balas perdidas?¿a quien alcanzarán algunas balas perdidas? . En el caso del ébola seguro que a otra presa víctima de los torpes. Los que cazan y las presas.

Gotas que me vais dejando...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s