Sopakonondas (II)


Transposición

La pregunta del millón para nosotros es ahora si se puede transponer lo ocurrido en Grecia a las Batuecas. Mi respuesta es no, pese a que algunos hablan de precisión milimétrica. O sí, pero con diferencias significativas.

Ahora mismo hay una diferencia fundamental, para empezar: Tsipras es un griego que no se avergüenza de ser griego. Grecia es un país que ahora mismo está en el Tártaro socioeconómico, pero eso no le impide a Tsipras sacar pecho y decir que pese a todo, él es griego. Si lo comparamos con Pablemos… bueno, la comparación cae por su propio peso. Al lado de Tsipras, Pablemos y su gente parecen unos zascandiles de cuarta y poco más. Sin ir más lejos, en la manifestación de ayer se vieron banderas republicanas (cómo no), banderas rojas con la hoz y el martillo (cómo no), banderas griegas (¿eeeeh?),,, y ni una sola bandera española oficial. Gracias, casta, por educar al pueblo en el antipatriotismo. O por haberlo permitido (gracias también, PP). Después de ZP, a la casta política batueca tiene dificultades notorias para pronunciar la palabra «España» y prefiere sustituirla por la no menos tradicional Estepaís, conocida por lo menos desde Larra.

Eso nos lleva a otra afirmación dentro del mismo punto: a diferencia de Pablemos, Tsipras no ha pactado con filoterroristas (Herrira) ni con grupos que amenacen la soberanía griega con aspiraciones independentistas (representados en la formación podemita por Gemma Ubasal). Pablemos no sólo no tiene problema en hacer ambas cosas sino que además se ha pasado por la piedra a Enric Martínez, candidato a primarias en Cataluña. El señor Martínez ha cometido dos imperdonables errores: acudir a dos tertulias fachas (Sin Complejos, de Luis del Pino y La Marimorena de Carlos Cuesta) y además, defender la unidad de España, ambos gravísimos pecados contra el Padrecito. Ni siquiera le han dejado presentarse, que tiene narices la cosa en un partido que pretendía agitar la bandera de la regeneración. Nada tiene de extraño cuando recordamos que la Constitución es para ellos ese papelucho y que por tanto su art. 6 no vale absolutamente para nada.

Segunda e importante diferencia: ni a Tsipras ni a ninguno de los miembros de su nuevo gobierno les han encontrado pifias. A Pablemos y su banda, en cambio, ya les han encontrado varios expedientes X. Actuaciones que no pueden explicar, dineros que no pueden justificar y facturas que «no pueden enseñar sin permiso» (¿mande?). Y todo ello antes de tener verdadero mando en plaza, porque bien se puede decir que en la República Bolivariana de Somosaguas (aka Facultad de Políticas de la Complutense) son los putos amos, gracias a Carrillo II. Así que no quiero pensar en lo que ocurriría si estos señores llegaran a manejar el BOE.

Anuncios

Gotas que me vais dejando...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s