Gaviota herida (y V)


Como les decía, quedan aún unos cuantos flecos por desenredar en todo este asunto. Sin mucho orden, iremos desgranándolos.

El primero de ellos es que el asunto recuerda, mutatis mutandis, al caso del mariscal ruso Tujachevski. Un informe pergeñado en Prinz Albrechstrasse, 8, que se hace llegar a Stalin por conducto del decrépito presidente checo Emil Hacha y que, dado que el padrecito en aquellos tiempos veía traidores por todas partes costó la vida, al parecer, a unos 85.000 soldados, entre ellos a bastantes héroes militares venerados por el pueblo.

¿El parecido? En Ferraz piensan que, si esa estrategia funciona, Díaz Ayuso caerá y dado que no hay «nadie más» con su fuste, la Comunidad de Madrid caerá como fruta madura en sus manos. Evidentemente, erraron en el cálculo. Díaz Ayuso, como contábamos en entradas anteriores, ha resistido el embate y no sólo eso: ha salido reforzada de él, al menos en Madrid. No ha habido «purga» en sentido estricto; pero ahora mismo el PP es un pollo sin cabeza. No hace falta decir lo peligroso que es eso al principio de un rosario de comicios regionales que culminará en unas elecciones el año que viene. Un líder (uno de verdad, se entiende) no se fabrica en dos días y cuatro telediarios.

No es probable que la banda de los cuatro (Casado, Teodoro, Almeida, Carromero) contemple un horizonte penal, a pesar de que podría ser interesante. Hablaríamos de un delito de descubrimiento y revelación de secretos, del art. 197 CP:

1. El que, para descubrir los secretos o vulnerar la intimidad de otro, sin su consentimiento, se apodere de sus papeles, cartas, mensajes de correo electrónico o cualesquiera otros documentos o efectos personales, intercepte sus telecomunicaciones o utilice artificios técnicos de escucha, transmisión, grabación o reproducción del sonido o de la imagen, o de cualquier otra señal de comunicación, será castigado con las penas de prisión de uno a cuatro años y multa de doce a veinticuatro meses.

2. Las mismas penas se impondrán al que, sin estar autorizado, se apodere, utilice o modifique, en perjuicio de tercero, datos reservados de carácter personal o familiar de otro que se hallen registrados en ficheros o soportes informáticos, electrónicos o telemáticos, o en cualquier otro tipo de archivo o registro público o privado. Iguales penas se impondrán a quien, sin estar autorizado, acceda por cualquier medio a los mismos y a quien los altere o utilice en perjuicio del titular de los datos o de un tercero.

3. Se impondrá la pena de prisión de dos a cinco años si se difunden, revelan o ceden a terceros los datos o hechos descubiertos o las imágenes captadas a que se refieren los números anteriores.

La redacción del precepto da para todos. Pero, como decíamos, como el origen de la fechoría es la pesoe, si a ésta no le tocan un pelo, a los otros tampoco. O sí, pero sólo a los hotros. Ya conocen la regla: si vas a cometer una maldad, asegúrate la impunidad. Que es lo que tiene la pesoe, que controla buena parte de la Justicia y, sobre todo, la parte de la Justicia que en circunstancias normales la podría juzgar y condenar.

La cuestión importante es quién se sentará ahora en el banquillo que han dejado vacante Casado y Teodoro. Si la propia Ayuso ha dicho que su «ambición» se limitaba a Madrid y Feijóo, al que muchos miran ahora, «se lo está pensando» y está en plan de non se sabe si sube ou si baixa, si ven ou si vai… o es que tiene que consultarlo con una meiga… quizá el PP pierda un tiempo precioso que pueden aprovechar sus enemigos. Respecto de éste último, habría que preguntar qué meiga le aconsejó que no se presentara al congreso de hace dos años, cuando también amagaba con presentarse y al final no lo hizo, resultando que fue Casado el que cayó en una trampa políticamente mortal.

Lo anterior también hace pensar que pueda existir una mano que mece la cuna en Génova, 13. Si es así, los militantes del partido tendrán derecho a saberlo. Por otro lado, el PP están necesitados de dos reformas:

¾ una, el sistema de elección del presidente a través de los compromisarios. A la vista está que ese grupo que pensó por todos no acertó con su elección. Bien es verdad que el otro extremo eran cuatro años más de SSS… así que uno entiende que se aferraran al «mal menor», por más que haya quedado demostrado que el mal menor sigue siendo un mal.

¾ dos, que el PP se deje de una vez de tonterías de ser una de las columnas del «régimen del 78». Dado que la pesoe se ha echado al monte, puede dar por zanjado el pacto monclovita que le unía a ésta como extraña compañera de cama. Debe dar lo que pedantescamente se llama «batalla de las ideas», que no de las «ideologías». Debe saber que no se debe a personas o entidades fuera de nuestro país, sino a quienes le votan y/o militan en sus filas. Y debe, por Dios, recuperar la filosofía de ser el partido de los que «no necesitan la política para ser alguien». Y también debe apartar del partido a aquellos que, como Paquito Granados y tutti quanti como él, «están en política para medrar». Y hacerlo sin contemplaciones.

Quizá entonces recupere la confianza de quienes le votaron y/o pagan religiosamente la cuota de militancia. Sé que lo que «pido» tal vez sea demasiado. Pero tal y como están las cosas, con presiones externas y rozamiento interno como nunca, quizá tengamos que preguntarnos si queremos nación y qué nación queremos. Mientras tanto, mal que a algunos les pese, ese trabajo lo hace VOX.

Pero para la pesoe es fundamental otro resultado: da igual si el PP mantiene sus ciento y pico diputados y VOX queda como segunda fuerza, o es VOX quien da la sorpresa y el PP cae por debajo de esa barrera psicológica de los cien diputados. Lo fundamental es que ni uno ni otro tengan aire para respirar, conscientes como son de que ni uno ni otro pueden pactar con nadie más. En Castilla-León, como decíamos, Mañueco se ve abocado a pactar con VOX si quiere una mayoría cómoda. A nivel nacional, quien esté al frente del PP después del congreso en que, en teoría, Casado se larga del todo, también deberá coger ese toro por los cuernos.

Veremos qué nos deparan los próximos meses.

Gotas que me vais dejando...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.