De Diadas y otros menesteres pequeños


Anteayer se celebró la Diada Nacional de Catalunya. Siempre es agradecido hablar de un acto institucional de esta envergadura, porque todos los años se producen incidentes a cuenta de los exaltados. La «novedad» es que este año les ha tocado también recibir a los de CDC, reconocimiento implícito de que unos y otros no viajan en el mismo barco. Pero lo lamentable no ha ocurrido donde estaban los políticos, aunque el hecho de que el PPC se personara ante el monumento a Rafael de Casanova para la ofrenda floral ya era motivo suficiente para soliviantar a los exaltados. Lo lamentable ha ocurrido de la mano de ese agitador vocacional y actor a ratos perdidos Joel Joan, que se ha sentido obligado a tomar el testigo de mossèn Xirinacs y se ha declarado «amigo de ETA», motivo de sobra para aplicarle la legislación antiterrorista.Ya hemos hablado en la entrada anterior del componente mitológico (que no histórico) del nacionalismo catalán, que al igual que el vasco, se vuelve independentista a partir de los años treinta del siglo pasado. Lo lógico sería establecer algún hecho que, al menos, fuese verdad, puesto que Rafael de Casanova no fue, en modo alguno, un precursor independentista. Tal vez habría que remontarse más atrás: por ejemplo, al año 988. En ese año, tras una razzia de Almanzor sobre Barcelona, el conde Borrell II pidió ayuda para reconstruir Barcelona al rey de Lotario de Francia y éste se la negó porque también estaba hasta arriba de problemas. Ante la negativa, el conde proclamó su independencia respecto de su señor francés rompiendo el pacto de vasallaje que unía a ambos. Quién sabe por qué, este hecho no es celebrado por los independentistas, que se agarran a una falsedad.

Mucho me temo que si alguna vez llega Cataluña a la «independencia», a Joel Joan y a otros compañeros como él que jalean el asunto los mandarán a casa. No sería la primera vez que ocurre, puesto que algo parecido ocurrió con los Setze Jutges y a otros representantes del movimiento cultural catalán que se destacaron durante el tardofranquismo en la «lucha por las libertades de Catalunya» y por los «Països Catalans». Así lo denunciaba Quico Pi de la Serra en un reportaje sobre la Nova Cançó que emitió TV3 hace algún tiempo. Se quejaba el cantautor de que, una vez aprobado el Estatut (1979), los políticos les dijeron: «Apa, ja podeu tornar a casa» («Hala, ya podéis volver a casa»), sin demasiadas contemplaciones ni miramientos.

Quien mejor comprendió el mensaje fue Serrat, que en ese momento hizo profesión de fe y se dijo: «Renovarse o morir». La Trinca, por su parte, se pasó a la televisión, donde la cantidad de dinero que iban ganando era directamente proporcional al alejamiento de su antiguo ideario hippie, ecologista y antisistema. Al verlos ahora, nadie diría que en 1972 cantaban esto

Xauxa, Xauxa,
serà una gran ciutat,
sense cap dels vells defectes
de la vella societat.

Xauxa, Xauxa,
país meu ideal,
on farem la gran disbauxa
i farem, farem l’animal.

(Jauja, Jauja, será una gran ciudad / sin ninguno de los viejos defectos / de la vieja sociedad. Jauja, Jauja, mi país ideal / donde habrá la gran jarana / y haremos el animal).

De los otros, Llach siguió cantando en catalán acercándose a los independentistas (que adoptaron como himno L’estaca, aunque últimamente ya no la cantaba ni su mismo autor) yendo de la manita con Raimon, el último de la guitarra, y Ovidi Montllor, creando así la ilusión pancatalanista a ambos lados del Ebro. Y el resto del resto, aunque siguió sacando algún disco (el propio Pi de la Serra), acabaron retirándose de puntillas o tocando para los cuatro amigos en reuniones domésticas, todos ellos dedicados a la «poesía pura».

Sin ese componente cultural, que conecta al pueblo con la clase política que escribe la historia, la Diada se queda en celebración «institucional» (eufemismo que sirve para no decir que es «el día de la foto») y en «día de fiesta» para el pueblo. En la retina de muchos, por el contrario, quedará la imagen de la Diada de 1976, cuando espontáneamente (ahí sí: no existían los móviles) salieron a la calle miles de barceloneses pidiendo el Estatut y celebrando la fecha de forma mucho más reivindicativa. Una imagen irrepetible 30 años después. Que cuando el pueblo no celebra algo es porque se supone que no tiene motivo alguno. O porque, sencillamente, no hay nada que celebrar.

Y si algún día se deja de celebrar la Diada, dudo mucho que salvo los cuatro exaltados y alguno más de ésos que se apuntan a un bombardeo, la eche de menos. Claro que Joel Joan y compañeros siempre podrán pegar botes en la terraza de la república independiente de su casa. Y en traje de Adán, si quieren. Sólo los verán los vecinos —o vecinas— y los demás nos ahorraremos el bochornoso espectáculo de ver cómo un cómico de la legua se declara «amigo de ETA».

Addenda de última hora.- Parece que hoy Joel Joan no es tan “amigo de ETA” como decía anteayer. Hoy dice que “se le entendió mal”. Pero claro, cuando alguien como la ACVOT (Asociación Catalana de Víctimas de Organizaciones Terroristas) estudia ponerte una querella por posible “enaltecimiento del terrorismo”, la cosa cambia. Además, a la ACVOT no la pueden acusar de “estar manipulada por el PP”. Alguien le avisó de que se había pasado diez pueblos. Y rectificó (o trató de hacerlo). Y es que por muy de izquierdas que sea el Govern y por mucho poder que pueda tener en estos momentos ERC, “con las cosas del comer no se juega”. Imagínate que por declararte públicamente proetarra no te contratan ni en las fiestas de Palau de Plegamans, para una comedia de bofetadas…

Anuncios

12 comentarios en “De Diadas y otros menesteres pequeños

  1. Un buen repaso a la intelectualidad catalanista. Lo más triste es que con actos como el de la Diada y comportamientos incalificables como el de Joel joan se echa mucha mierda (con perdón) a uno de los capítulos más interesantes de la historia de Cataluña y de España.

  2. Amigos Daniel y Butzer:Claro… Aquí cuando echaban esa “cosa” llamada Plats Bruts, todo el mundo le decía lo “buen actor” que es. Sin embargo, intentaron vender el engendro fuera de las fronteras catalanas y no lo veia ni la iaia. Señal de que algo no funciona cuando sólo es de consumo interno xDDD

  3. Joel Joan, un impresentable mas. Por desgracia España esta llena de ellos.Este amigo de ETA, sin duda, será mimado por el nacionalismo excluyente.Saludos…

  4. #CLD:Por supuesto. No tienes más que ver el lamentable espectáculo que dio Rubianes, que luego sacó un libro titulado “Me’n vaig”. A saber si a JoJo se le ocurrirá la misma chorrada…#Gazulin:Claro. Aunque últimamente, todo aquel que “se la suda España” y otras lindezas es bien recibido en los medios progres…

  5. Pues que casualidad Aguador. En algo que ver con esto, he amanecido con la misma cantaleta porque ando indignada.Las imágenes que he colgado tienen un nombre: terrorismo.El mundo se está descomponiendo y ¿cómo éste mal para la humanidad puede tener seguidores?Si cuando la caída del muro de Berlín que lucía oscuro por contraste con el brillo de Alemania Occidental, pensamos que eso había acabadoResulta que no, el tirano Fidel Castro en el 90 recogió a todos los indeseables comunistas y los disfrazó de diferentes formas, y aquí estamos…Ante lo que no tuvo que ser.Un abrazo amigo, desde Chávezlandia, de Martha Colmenares

  6. Dura realidad, regresar a mi país y ver y sentir lo que no he sentido fuera, donde al fin y al cabo era un extranjero.Cada día me siento mas estúpido en Cataluña, ya que, mientras el nacionalismo sea la opción mas votada y la Diada sea un acto de exaltación independentista, seguiré pensando que la inmensa mayoria de los catalanes piden lo mismo que ETA, aunque por ahora y Gracias a Dios, sin la coacción del terrorismo.Lo siento, y mucho, por la gran cantidad de catalanes buenos, pero me duele la cobardía en la que está cayendo el pueblo catalán, que lejos de sentirse integrado y orgulloso de pertenecer a una gran nación como es España, cada dís se siente mas lejos de ella.Triste destino de aquellos que tan pronto han olvidado la sangre de tantos andaluces, mi gente, que dejaron su piel y su alma para grandeza de esa hermosa tierra catalana.Me gusta escuchar en la voz de Carlos Cano la canción “pasodoble pa Almería”, donde refiriendose a esta ciudad andaluza dice:”Miradla, parece tan sola…¿será que no sabe que le doy mi amor?¿será que mira a Barcelona,donde se le ahoga medio corazón?.Cataluña no sería nada sin el resto de España, y eso, gracias a catalanistas, independentistas, nacionalistas y Diadas parece difuminarse en el tiempo, como si nunca hubiera ocurrido.Si algún día Cataluña se convirtiera en otra nación, no ganarían como se pretende la honorabilidad de la independencia, sin lugar a dudas, lo único que ganarían sería el título a la nación mas rastrera de Europa, gobernada por una pandilla de delincuentes desagradecidos. Y de eso, aunque os pese, solo tienen culpa los catalanes.Joel Joan, tan solo es un reflejo de la sociedad catalana actual.

  7. Amigo Asomado:Engendros como JoJo son el resultado de veinte años de educación nacionalista (gracias al enano Pujol), en la que ningún político nacional ha querido / sabido / podido meter mano.Y por otro lado, son resultado también de la “desmovilización” de la sociedad (civil o no). La sociedad catalana “no se mete en política” y asiste aburrida al circo independentista, ayudada desde luego por los rebuznos de Joan Laporta (que espero algún día le enseñen “la porta” y lo manden a donde lo tienen que mandar, o sea, a ERC).¿Y a la hora de votar? Después de tantos años de machaque (“pedagogía”), en Cataluña queda “bien entendido” que “votar al PP es votar a Franco” y que es mejor votar cualquier otra cosa aunque Cataluña se caiga a cachos y el PP la pudiese hacer resurgir de su estado de postración y miedo.Más de un hijo de emigrante andaluz educado en nacionalista berrea (y burrea) para hacerse perdonar su origen “extranjero”, lo cual es ciertamente lamentable.Algo grave tendrá que pasar para que las cosas cambien aquí. Tal vez, como decía Pablo Guerrero, “tenga que llover a cántaros”…

  8. Tu apunte histórico tiene mucha lógica, cualidad antagónica al nazionalismo. Eligieron el 11 de Septiembre como fecha elegida para convertirla en día “nacional” por la sencilla razón de que si el nazionalismo (que no el patriotismo) reivindicase la figura de Borrell II, estarían recordando la independencia de los condados catalanes de una potencia extranjera, no de España. Sin embargo para el nazionalismo, una mezcla de narcisismo y de victimismo, es más fácil manipular la guerra de sucesión y hacerla pasar por guerra de secesión y así poder machacar una y otra vez lo víctimas que son del “estado español” que les “robó su independencia”.Sobre lo del subnormal profundo que se cree que es actor, solo puedo decir una cosa: ¡¡Prisión incondicional para Joel Joan!!

Gotas que me vais dejando...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s