Cortina de humo


Créanme ustedes, señores, que de lo que está pasando en este Cataluñistán de mis pecados hay para contar y no acabar. Que parece mentira lo que está ocurriendo y antes del verano ni siquiera nos maliciábamos cómo iba ser de mala la cosa. Los sindicatos están guardando las pancartas porque ya nadie importante les hace caso (en todo caso, subcontratan las gamberradas, que apenas duran un par de días en el océano de la información inútil en que nos bañan). El testigo ahora lo ha recogido el nacionalismo catalán. Que éste, aunque sea tan pesado como el vasco, tiene una ventaja: por lo menos no pone muertos en la mesa para negociar. No obstante, después de la «experiencia vasca», los españoles estamos hartos de oír la cantarella del «Espanya ens roba» o su variación «Madrit ens roba». Cansinos son.

Ei, tius, de bon rotllo!

Sin embargo, todo huele a monumental bluff. Se habla (y se gasta) tanto en la construcció nacional, que prácticamente no queda espacio para hablar de lo importante, a saber: ¿qué deuda dejó el monstre de tres caps (aka Tripartit) al que vino detrás? ¿Y en cuanto se ha incrementado la deuda que hay que plantear elecciones sólo dos años después del cambio de Gobierno? Claro que la convocatoria podría tener algún fundamento ideológico: sabido es que en 2014 se cumple el tricentenario del sarao felipequintista (es trabajo perdido razonar con los nacionalistas que aquello no fue «pels drets de Catalunya», sino un tema sucesorio más general) y tal vez Mas quiera asegurarse de ser él o su partido quienes lo celebren.

De ninguna de las preguntas sabemos nada. Lo que sí sabemos es que recortan en sanidad y en seguridad ciudadana, mientras riegan de millones a todas aquellas entidades propicias o proclives a extender el mito de la construcció nacional. Mas, que muestra la misma querencia del mestre Yoda con los medios, los quiere a todos bajo su ala: amenaza, y cuando el amenazado se rinde, le premia con la correspondiente subvención, sin la cual difícilmente se puede subsistir en un territorio absolutamente colonizado… por el nacionalismo. Los últimos en caer han sido e-noticies y Justo Molinero, quien probablemente vea descender significativamente su parroquia. A partir de la recepción de la subvención deja uno de usar el cerebro y se convierte en un catborrego al uso.

Lo peor, para Mas y sus mas-riachis (que no son sólo los de su partido), es que poco a poco hay una sociedad que se les está poniendo en contra. A la que antes tapaban con cuatro palabras porque la cosa económica parecía ir bien. Entonces, a los que hablaban de totalitarismo nacionalista (el Partido se come al Estado, en este caso Administración) los miraban mal. Nadie quería problemas, nadie se metía. La represalia de la muerte civil como la que sufrieron Boadella y otros flotaba en el aire. Un poco a lo Richard Bach, cuando a Juan Salvador Gaviota lo mandaron poner en el Centro (no reformishta):

–Se ha roto la Hermandad –entonaron juntas las gaviotas, y todas de acuerdo cerraron solemnemente sus oídos y le dieron la espalda.

Sin embargo, la cosa se ha puesto muy fea y empiezan a salir sapos y culebras. Por eso Mas arrecia en su política de medios de subvenció-o-calbot. Porque ahora han aparecido unos señores que dan una explicación más que razonable de lo que pasa en la Sanidad catalana y, claro, no se puede permitir que expliquen la verdad. O por lo menos, hay que convencer al poble català de que esa verdad «ni les importa ni les afecta para nada». Por eso desde la Generalitat han planteado una demanda y un juez «del sistema» les ha dado la razón. Como dice el dicho, hòsties vingueren i de casa ens tragueren. Hay 700.000 parados reconocidos (oficiosamente serán unos cuantos miles más). Las empresas se van ante la amenaza de la independencia. Hasta Fainé habrá pedido a Mas que modere su discurso, que como siga así no podrá convertirse en el Banc Nacional de Catalunya por falta de clientes. Pero eso no es importante, ca, barret! Y el poco dinero que hay se usa en promoción de la construcció nacional.

Y en toda esta película, ¿quiénes son los malos, se preguntarán ustedes? Pues los que presuntamente van a subir más en estas elecciones: C’s. Los diputados Rivera y Cañas, que son de los que más han levantado la voz contra los abusos del nacionalismo (de «izquierdas» o de «derechas», si es que a fecha de hoy se pueden seguir usando esas categorías en Cataluña), son el objetivo a batir. Les han negado el pan y la sal en los medios públicos, de tal manera que Rivera ha tenido que empezar la campaña en Madrit; les han caído encima toda clase de epítetos injuriosos (más para el injuriante que para el injuriado, por cierto).

Lo estomagante en todo este sainete es la propaganda nacionalista, que la JEC ha obligado a retirar en un alarde de sensatez. Y el infatuamiento de Mas y de sus mas-riachis, que ya se adjudican la mitografía bíblica y se consideran nada menos que el pueblo jodío conducido por Moisés listo para atravesar el desierto. Que oigan: en los tiempos de nuestros abuelos, cuando te creías Napoleón ya te encerraban. Pues verán, hay dos noticias para Mas, si es que pretenden seguir ese guión: la primera, que el pueblo judío sí llegó a la tierra prometida… pero después de vagar durante 40 años y por haberse vendido al becerro de oro. Y la segunda, que Moisés no llegó a entrar en la «tierra prometida».

Que sí, que Moisés en realidad no nació en Egipto, sino que lo recogieron en la playa de la Barceloneta.

A todo esto, se me ocurre una idea. A raíz de esta noticia quizá podríamos hacer el experimento. Se construye un pedazo de nave con la tecnología más avanzada y se mete en ella a todos los que quieran marcharse de España. Seguramente la NASA nos cobraría un pastón; pero a nosotros nos valdría la pena sólo por no escuchar continuamente la cantarella llorona y chantajista de aquellos que pretenden al mismo tiempo librarse de España y que ésta los siga alimentando.

Anuncios

Un comentario en “Cortina de humo

  1. Pingback: El poble català no és tonto « El cántaro del Aguador

Gotas que me vais dejando...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s