Fart nacional


Créanme ustedes que, por una vez y sin que sirva de precedente, siento el mismo cansancio que Josep Antoni Duran i Lleida. El ínclito personaje, paradigma del ni sí ni no, sino todo lo contrario, ha cerrado al parecer su blog porque, según decía, no había cuestión o asunto que él plantease que el debate posterior no llevara al terreno de la qüestió nacional.

Y no deja de tener su razón, no vayan ustedes a pensar. Con la mejor voluntad, uno intenta hablar, pongamos por caso, del traslado-huida de empresas de Cataluña y no faltan uno o dos cenutrios que salen con la cantarella de siempre: «Això és culpa de Madrit», y a renglón seguido sueltan «Si fóssim independents, això no ens passaria». A partir de ahí comienza la discusión y el tema de la entrada de su blog queda inevitablemente arrumbado para centrarse la discusión en argumentos inútiles, porque ambas partes cuentan una historia significativamente distinta. Discusión en la que al final lo que cuenta no es la verdad, sino la victoria dialéctica (normalmente a los puntos, nunca por KO… o por abandono del contrario, harto de oír las chorradas de la mitología nacionalista).

Porque ésa es otra. ¿Qué hacer con ovejas eléctricas que te sueltan que «Catalunya és un sentiment» (uno se los imagina con el mismo tono lírico con que ZP soltó aquella sandez de «la tierra pertenece al viento») y que cuando intentas razonar con ellos se aferran a su íntima convicción, bien masajeada por TV3 y demás premsa del Règim, de que «Catalunya podrá arreglárselas ella solita»? A éstos les da igual que hables de los casi 800.000 parados en Cataluña. Son «culpa de Madrit». O de la depauperación de la Sanidad catalana. También es «culpa de Madrit». No saben desarrollarlo, porque a ellos les basta con la consigna. Pero si se les rompe una uña o padecen una alergia, aun pasajera, es «culpa de Madrit».

Para ellos no es importante que el dineral que les llega de Madrit se gaste en financiar a TV3 y a la prensa «afecta» y, en general, a la tupida red clientelar que la sociovergencia ha construido en 30 años y que sigue absorbiendo recursos necesarios en otra parte. Por ejemplo, en áreas como Sanidad o para el cumplimiento de la Ley de la Dependencia (esa joya de la corona zapatera, que luego descubrimos que era una modesta circonita porque la fiesta tenían que pagarla las CC.AA. y éstas traspasaron la factura a los Ayuntamientos). No es importante que la culminación del proceso de secesión (que no «independencia») no es buena para ninguna de las dos partes enfrentadas.

Pero es mucho más lamentable que Madrit pierda el tiempo con esta gentuza. Es mucho más lamentable que Mariano no recuerde (lo ha tenido que hacer el alcalde socialista de Zaragoza, Belloch: cosas veredes) a toda esta patrulla que existe el art. 155 y que si no cumplen con las obligaciones constitucionales se les puede aplicar sin contemplaciones (aunque ellos cuenten con el «no se atreverá»). Sí, ya sé que la aplicación de ese precepto tiene inconvenientes políticos; pero si está en la CE no es precisamente para hacer bonito. Igual que el art. 8, cuya simple cita pretende criminalizar el senyor Sánchez Llibre.

Hartazgo nacional, señores: entre un Gobierno que es incapaz de imponer su ley en una (dos, en realidad) región del país y el desacato continuo de esa región a las leyes y resoluciones judiciales que, de acuerdo a los arts. 9 y 118 CE, respectivamente obligan a todos. Sí, a ellos también. Por mucho que les fastidie.

Anuncios

Gotas que me vais dejando...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s