Götzendammerung


¿Creían ustedes que íbamos a tener un verano tranquilo como una balsa de aceite? Pues parece que a alguien le interesa la tensión. Ya nos habíamos acostumbrado a que S. Sª la juez Alaya termine con dos imputados más cada semana —como mínimo— en el macrocaso que está instruyendo. Caso que, si alguien quiere echarlo abajo, tendrá que hacerlo por encima del cadáver de la Ley, sin duda. Olvídense, pues, de la tranquilidad: L’Avi II (Pujol) ha decidido soltar la bomba y confesar que ha robado mucho. Quants cops, fill meu?

En CiU están consternados. Parece que el enviado del dios catalán se ha caído de la peana. Y por voluntad propia. De hecho, hasta Duran i Lleida ha hecho mutis por el foro poco antes de que L’Avi II echara la lengua a rodar, lo cual tiene de coincidencia lo que un servidor de ustedes de astronauta. Así que andan los convergentes tocados en su fe: si Jordi Pujol, Sr., «era Catalunya, la fe del poble català» y se ha caído, ¿qué va a pasar ahora con «Catalunya»?

Sin ser muy tremendistas, diríamos que podrían ocurrir dos cosas. La primera, el versículo evangélico de Mt 26, 31: «Heriré al pastor y se dispersarán las ovejas», con la salvedad de que aquí el pastor se hirió a sí mismo. Colocado en su contexto, resulta que es la predicción de la «negación de Pedro». Muy conveniente: siempre que cae un tirano, muchos de los que estaban a su servicio o se beneficiaban de algún modo de la situación negarán haberlo hecho. Ocurrió con Hitler, ocurrió con los diferentes regímenes comunistas derrumbados en 1989 y puede ocurrir en éste también. Según esta tesis, en poco tiempo no quedará nadie que se haya aprovechado de la porquería pujolista.

Lo segundo es que, aunque CiU se vaya al garete en cuanto creación personalísima de su líder, es probable que el procés, una de las constantes vitales del separatismo al que CiU se apuntó desde 2012, se intente llevar adelante por ERC, sucesor natural en ese terreno de CiU y al mismo tiempo, original en el que CiU se miró en 2012 para recuperar un poco de imagen, pues la ambigüedad calculada de Pujol ya no era suficiente pomada una vez saltó por los aires la sociovergència, que tan bien funcionó durante tantos años (la Generalitat para CiU, la Administración local catalana para el PSC).

Lo sorprendente —o no— es la tardanza en reaccionar de las instituciones estatales, particularmente de la Justicia. Desde que Maragall abrió la boca, sabíamos lo del 3 per cent; pero la justicia no investigó. Desde que Josep Clemente editó su libro El oasis catalán, en 2005, se empezaba a destapar la trama; pero la Justicia no investigó. No estará de más recordar que el señor Clemente era a la sazón delegado de La Razón en Cataluña y tuvo que salir por piernas de allí (ben fet, Col·legi de Periodistes de Catalunya: defensant sempre els interessos de… ui, millor no ho dic). Ha tenido que ser un modesto lío de faldas (el del hereu con su exnovia, Vicky Álvarez Martín) el que llevara el oasi a otro nivel. Y aun así, la justicia ha actuado con desesperante lentitud. Convendrán conmigo que eso es poder de verdad: tener medios, tiempo e influencias para entorpecer la acción de la justicia que a uno lo debe empapelar conforme a la ley.

Sorprende —ahora, eso sí— cómo bajan las tertulias llenas de detalles, jurídicamente escabrosos o escabrosos a secas desde que L’Avi II ha autolevantado la veda. ¿Dónde estaban en 2003 todos éstos que ahora parecen haber memorizado la biblia de la corrupción catalana? ¿O en 2005? ¿O incluso en 2008? En mi modesta opinión, muchos de éstos que ahora salen descerrajando datos y anécdotas sobre el oasis catalán son cómplices por silencio del abandono de los catalanes no nacionalistas. Naturalmente, por conveniència i unió. Y por orden superior también, porque a los «nacionalistas» (hoy ya abiertamente separatistas) no sólo no había que cabrearlos sino que, además, había que reírles las gracias.

Menudo trabajo que se está llevando el hombre de la guadaña, entre unos y otros. Y todavía le queda hasta septiembre de 2015 —por lo menos—…

Anuncios

2 comentarios en “Götzendammerung

Gotas que me vais dejando...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s