Giro a… (II)


Por si lo anterior no bastara, la última incorporación al staff directivo de Podemos, Juan Torres López, destacado economista conectado anteriormente con IU, ha revisado el antiguo programa económico de la formación y ha impuesto unas más que curiosas correcciones. Uno no puede dejar de acordarse de Animal Farm de Orwell y de la corrección del último mandamiento de los aninales: «Todos los animales son iguales, pero algunos son más iguales que otros». Así, ahora esa famosa «renta básica» ya no es «para todos».

Taqiyya roja

La razón no puede ser otra que el márketing. Resulta que como a la formación la han pillado con el carrito de los helados, Pablemos ya no puede ser el émulo del incorruptible Robespierre. Los españoles, pese a lo que piensan nuestros políticos, no somos tontos ni tenemos unas tragaderas en las que entra de todo (aunque son grandes, sin duda alguna). Y unos cuantos nos hemos empezado a preguntar qué es lo que Pablemos traía en la mochila, más allá del discurso del cabreo. A partir del descubrimiento de la financiación iraní-venezolana (cherchez l’argent) y la constatación de que los regímenes políticos que mandan el dinero son cualquier cosa menos «democráticos», saltan las alarmas.

Para paliar el demoledor efecto de los hechos se han agenciado a un señor que prácticamente lo que les ha venido a recomendar es que moderen su discurso radical porque con él no van a vender ni un chupete. La cuestión es que no lo hacen tanto por convicción cuanto por táctica o estrategia electoral. Eso ya nos suena más a conocido: decir a la gente lo que ésta quiere oír en cada momento o, simplemente lo conveniente para seguir manteniendo el tirón en las encuestas. Se trata, en definitiva, de generar un discurso que al mismo tiempo sea inequívocamente de izquierdas y además vendible para no espantar al grueso de su electorado potencial, que habría comprado en principio ese discurso del cabreo pero no los remedios de la abuela marxista.

Ah, pero tenemos un problema: que en España eso ya está inventado. Se llama socialdemocracia. La misma socialdemocracia que profesan de corazón los grandes partidos. Sí, ésos que hasta hace cuatro días eran «casta», con todos los adjetivos que los simpatizantes de Podemos les han colgado. Así que ahora la pregunta que se plantea es si ese «giro socialdemócrata» es asumido conscientemente o se trata simplemente de una pantalla para evitar que los llamen lo que hasta ahora no han tenido reparo en admitir: a saber, que son comunistas y por tanto, totalitarios. Eso ya «no mola» porque, como hemos dicho antes, no es vendible.

En mi opinión eso les ha llevado a embarcarse en una especie de «operación seducción» o taqiyya. La taqiyya es una práctica musulmana consistente en abjurar de la religión musulmana de labios para afuera cuando se considera que peligra la vida del creyente o de sus familiares en territorio hostil. Aquí la finalidad sería un tanto diferente, aunque el comportamiento es sustancialmente el mismo. Seguro que ustedes ya lo han leído u oído. No, no son comunistas, sino «bolivarianos». No, no van a cerrar los medios de comunicación no afines. Creen en la libertad de expresión. Eso lo dijo su Querido Líder en un calentón y todos cometemos errores, claro está. Y así lo demás. El problema es que es complicado tratar de ponerse la piel de oveja cuando te han visto ya los colmillos.

Anuncios

Gotas que me vais dejando...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s