In memoriam 2015



Hoy seré más breve que en 2013 (en 2014 no dije nada porque estaba asqueado de todo lo que rodea al 11-M). Pero hoy sí quiero decir algo. Y es que una nación que acepta, da por bueno y pasa página, sin más una masacre en la que fallecieron 192 personas y se hirió a unas 1.500, preguntando a renglón seguido qué es lo que ha hecho el Madrí (o el Barsa, o el equipo de Primera que ustedes quieran) es una nación derrotada, humillada y sometida. Sobre todo, tras esa sentencia jurídicamente infumable, cuya lectura no aclara qué explotó en los trenes, quién ejecutó el crimen, quién fue colaborador no sólo necesario sino imprescindible y, por encima de todo, quién lo ordenó y planeó. La verdad parece ya no interesar a nadie; y menos que a nadie, al partido cuyo triunfo le fue arrebatado por esa masacre. No quedan más que borregos —sobre todo en ese partido— que le dicen a uno: «Nunca vamos a saber la verdad, ¿vale? Así que deja de dar el coñazo, vamos a ver el fúrbo (o el Sálvame) y tomamos otra de gambas».

Y ya lo dejo aquí para que podamos oír, un año más, esa música doliente de Shostakovich. Música que hoy, más que nunca, parece escrita no tanto para los muertos de aquella triste y terrible ocasión, cuanto para el funeral de nuestra non nata «democracia».

Anuncios

Gotas que me vais dejando...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s