Fumata blanca en Sevilla (I)


Bueno, pues por fin hay fumata blanca en Sevilla. La victoria del tripartito de la derechona, que diría ese numen cacumen que fue Arfonzo Guerra, va apagando los soplos del vendavá antidemocrático que se decía que iba a soplar. Se apagan las alertas antifascistas y la izquierda zascandil va arriando velas y preparándose para la travesía del desierto, aunque puede que ésta no sea muy larga. Lo único que resultó profético, hasta ahora, es la foto de Susana Díaz en las escaleras de la iglesia de la Parroquia de los Incurables, compuesta y sin novio (fue la lista más votada y la han echado de San Telmo):

Pero en estos cuarenta días tras el 2 de diciembre hay algunas cosas que han quedado claras: una, la poda de la las propuestas más ¿estridentes? de VOX, bien sea porque no son una competencia autonómica (inmigración), bien porque eso (filfa de género) podría asustar y movilizar a la izquierda que se quedó en casa por no gustarle el cartel de la plaza («En los carteles han puesto un nombre que no lo quiero mirá…»). Y dos, el papelón de C’s, que no ha hecho más que intentar enredar con la finalidad de echar a VOX del pacto de los tres.

En mi opinión, lo incomprensible es lo segundo. Ya comentamos en varias ocasiones cómo Juanillo Marín, hoy flamante Vicepresidente de la cosa, estuvo tres años de palafrenero de Susana Díaz sin despeinarse. Quizá también habría que añadir que la que debió ser nombrada Vicepresidenta de la Junta es Inés Arrimadas, pues fue ella con su salero y olé, y no Juanillo con su cara de pájaro de mal agüero, quien hizo la campaña de las andaluzas. Arrimadas enseña la patita como persona de valía –para su partido– y Rivera, al parecer, está un pelín nervioso. No es muy difícil imaginarle preguntando al espejo; y cuando éste le respondiese «InésInésInés…», el otro, presa del síndrome de Herodes, chillara descompuesto del todo:

«¡Yo soy la única Superstar!»

Centrándonos en VOX, resulta que ha recibido por parte de los partidos del sistema el mismo trato que recibían los negros en Alabama en los años 50: «Quiero tus votos; pero como eres negro y no tienes derechos, me los vas a dar a cambio de nada». El PP, más experimentado, lo ha hecho con discreción; pero C’s, a quien le están empezando a crecer los enanos dentro y fuera, ha trompeteado su desprecio a quien le ha querido oír. Rivera, mal aconsejado por sus amigotes europeos, trata a Abascal como el nom del porc. Que si le preguntan a Rivera, éste dirá: «¡Le odio, le odio y le odio!». Cosa normal, porque Rivera quería seguir jugando a la indefinición ideológica («un poco de esto y otro poco de aquello»), más o menos como Bosé, y la aparición de VOX le ha cerrado el grifo de los votos despistados de la «derecha»; de modo que ahora se ve obligado a postularse como el sucesor de la ruina en que va quedando la pesoe. De momento ya ha pillado los tics de género, que supongo su electorado no progre no le va a perdonar.

Así, pues, y por ahora, descanse en paz (políticamente) Susana Díaz

 

Anuncios

Gotas que me vais dejando...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.