Películas que tal vez nunca se hagan


Son cosas que uno no entiende. Por ejemplo: la rutilante carrera de actor de Charlton Chuck Heston (descanse en paz), hombre educado, cortés y sencillo en su esfera privada, al parecer… y presidente de la National Riffle Association, que defiende el derecho de los estadounidenses a defender a tiros su propiedad, como si los Estados Unidos fueran todavía el Wild West que John Wayne nos mostró en esas películas llenas de indios malos malísimos y del Séptimo de Michigan…

Otra cosa hay que no entiendo, en esto del cine. Se filman biografías (ahora los llaman biopics) de muchas celebridades. Se han rodado películas y series de Churchill, Roosevelt, de Eisenhower, de Patton… Supongo que cualquier día de éstos se hará una película de Clinton y del quitamanchas que debió tener a mano en los momentos importantes. Ah, los directores estadounidenses, siempre respetuosos con sus figurones…

Hasta los alemanes se acuerdan últimamente de Hitler y han hecho películas sobre el personaje que más les ha marcado en el siglo XX. La última, Der Untergang (El hundimiento), es una gran película. El actor Bruno Ganz realizó una interpretación excelente del personaje y realmente la caracterización es muy buena. Se han hecho películas y series sobre la Shoah y de los horrores de los campos de concentración nazis: de las que recuerdo, la mejor con diferencia fue Holocausto, en la que trabajaba una joven Meryl Streep, que es una de mis actrices favoritas (excelente también Sir Ian Holm como Himmler). No menos importantes fueron Heimat o Música para sobrevivir.

No menciono a Oliver Stone y sus hagiografías de Fidel Castro y de Evo Morales: seguramente en el Hollywood progre las habrán recibido con agrado, pero no menos seguro es que a más de un emigrante cubano le habrá repateado ver cómo se glorificaba al dictador tropical.

Esto… ¿no notan la falta de alguien? Yo sí. Noto la falta esencial de películas sobre un señor llamado Iosip Vissarionovitch Dhugashvili, conocido para la historia como Stalin, «el hombre de acero». O sobre alguno de los apparatchiks del régimen comunista coetáneos con los Hitler, Himmler, Heydrich y demás patrulla nazi. No se conoce mucho sobre ellos: la izquierda intelectual occidental se ha encargado de correr un tupido velo sobre la barbarie comunista al tiempo que aireaba la de los nazis; ¿pero quién puede decir que Lavrenti Beria, jefe de la NKVD, no era tan cruel como Himmler al frente de su Gestapo? Por otro lado, ¿acaso los comunistas no deportaban a los judíos? Claro que no los gaseaban, como los nazis (naturalmente, eso era un error): los mandaban a los comandos especiales para tener la gran oportunidad de morir como héroes por el padrecito, que «había sido mágnánimo y benévolo perdonándoles su asquerosa vida y concediéndoles dicha y generosa oportunidad».

Probablemente, lo más cerca que hayamos estado de conocer la barbarie comunista ha sido gracias a la película La vida de los otros, del alemán Florian Henckel von Donnersmarck, situada además en el orwelliano 1984 (mucho me temo que no es una localización temporal inocente). Como ocurre en estos casos, muy pocos se han dado por aludidos; y personas que colaboraron con el régimen, por poco que fuese, dicen ahora que «ellos nunca fueron verdaderamente comunistas» (como antes ocurrió con los nazis). No obstante, los archivos se guardan y ahí aparecen registrados nombres y personas, lo mismo en los de la KGB que en los de la temible Stasi. Los alemanes están haciendo muy bien en mirar cara a cara a su historia, para poder aceptarla como algo que pasó y no permitir que envenene su futuro.

¿Y España? Bien, aquí el figurón histórico preferido es… Franco, como corresponde a una intelligentsia cinematográfica de izquierdas pero educada en el franquismo. El dictador ha sido y es una de sus obsesiones, de forma que le han visto desde todos los ángulos posibles. No obstante, los capitostes que llevaron a España a una guerra civil o la administraron, como Largo Caballero, Negrín… o Carrillo, están totalmente missing del cine o de la televisión. Nunca se ha hecho demasiada luz sobre ellos.

¿Por qué? Tal vez hay miedo de que el gran público, cada día un poco más ágrafo, empiece de todos modos y contra pronóstico a atar cabos sueltos entre imágenes y entonces… ¿se acabaría el chollo cultureta progre? ¿Se acabaría la hegemonía política izquierdista sustentada en el monopolio cultural progre? ¿Dejarían los titiriteros de percibir la correspondiente subvención? (no lo permita el Rey Salomón) Quién sabe. Pero por si acaso, ahí está el experimento Miénteme, con resultados al principio buenos y bajando, después de que algunos se quejaran de que «no reflejaba la represión franquista» (que la hubo, tal vez, pero nada comparable a lo que por esos tiempos ocurría en los países comunistas y que hoy conocemos), hasta convertirse en el panfleto progre que hoy es.

Cualquier día de éstos nos encontramos otro panfleto televisivo a mayor gloria de Felipe González, algo así como Los ochenta fueron nuestros (y casi los noventa). De Aznar no creo que hagan ningún panegírico porque los del PP no saben vender las cosas buenas que hicieron (creo que todavía están intentando desentrañar los significados de las palabras publicidad y propaganda) y porque entre los progres el bigotes es la bête noire, a pesar de haberse llenado los bolsillos con él y también a costa de él.

Y cualquier siglo de éstos nos enteraremos de las barbaridades del comunismo chino. Se corren apuestas: yo voto por el siglo XXV…

Anuncios

8 comentarios en “Películas que tal vez nunca se hagan

  1. Cometes varios errores, y como no creo que te falte lucidez, creo que lo haces a proposito. Me explico. Sabes perfectamente que no puedes meter en el mismo saco a Largo Caballero, Negrín, Carrillo y a Franco; la diferencia es clara, Franco, militar, que junto con Yagüe, Sanjurjo (que murió viniendo de Lisboa) y demás fraguaron un golpe de estado que dió lugar a la guerra civil. Los otros, te guste o no elegidos democráticamente por el pueblo, buenos o malos, pero elegidos democráticamente por el pueblo, con lo cual no hay comparación posible. Por otro lado, no dudes ni por un segundo que aquí hubo represión franquista, que desgraciadamente la hubo y muy dura, si no simplemente habla con la gente.( Y no salgas con que tambien los rojos quemaron iglesias, que eso también lo sabemos, que no nos falta información, que estamos informados objetivamente, y ellos también hicieron barbaridades durante la guerra) Y esta represión no hace pequeña la represión estalinista, que fue muy gorda, cruel y casi exterminadora. Pero como digo, lo cortés no quita lo valiente. Por lo tanto en Rusia, con Stalin hubo represión, pero aquí también, Franco hizo lo que pudo, o acaso crees que los que construyeron el valle de los Caídos (esa gran obra) iban cantando?. Por favor, la historia, lo bueno que tiene es que aunque os empeñeis no se puede manipular, y lo que ocurrió, ocurrió. Y si, todas las dictaduras son malas, es que eso no lo entendemos, incluida la nuestra, asumirlo no es malo, eso ayuda a superarlo. Lo malo, es mentir y tergiversar la verdad. Y mejor me ahorro, como creo que Aznar pasará a la historia, cine o lo que sea.Y que conste que se que hizo cosas buenas cuando fue presidente, pero fueron tan…. tan… tan… y nos costó tanto… que solo puedo pensar una cosa, menos mal que ya no está. Por qué no está, verdad? Que zusto, si volviera, uyssssss!

  2. nocheluna:Es nuestro tema de siempre. Te agarras como un clavo ardiendo a las teorías del camarada Tuñón de Lara y con eso ya veo que no hay nada que hacer. No obstante, insistiré en exponerte lo que tengo por cierto a esta fecha.El proceso revolucionario que llevó a la guerra civil comenzó en 1934, con la insurrección fallida de Asturias y el mini-golpe de estado en Cataluña. La inseguridad ciudadana (se mataba a la gente sólo por ir a misa, ¿o eso el camarada Tuñón no te lo ha contado?) de aquellos tiempos hizo posible que muchos pensaran en una reacción contra esa barbarie. Es decir, los rojos hicieron barbaridades ya antes de la guerra, que es lo que al parecer niega el camarada Tuñón. Según él, la gente tenía que dejarse matar y no rebelarse.En cuanto al carácter supuestamente democrático de un gobierno, te recuerdo que a Hitler también lo eligieron democráticamente, lo cual no es motivo para no rechazar la barbarie que desencadenó. Y Largo Caballero de demócrata tenía lo que yo de físico nuclear.En cuanto al Valle de los Caídos, te aconsejo que te informes un poco mejor…http://es.wikipedia.org/wiki/Abadía_de_la_Santa_Cruz_del_Valle_de_los_CaídosEn tercer lugar, hablas de “represión”. ¿Quieres decirme a qué denominas tú “represión” y si había esa represión en los años en que comienza contando “Cuéntame” (los del “baby-boom”)? Que para represión, la que se sufrió en la cheka de la Via Laietana en Barcelona, en que se torturó y asesinó a 8,000 personas. El camarada Tuñón tampoco te habrá contado eso, fijo. No me cuentes la milonga de la “represión”, anda, y cíñete al texto, que tus argumentos parecen sacados del “Manual del buen comunista”, coño…Con cariño,Aguador

  3. (sigue)Por otra parte, por si no te habías enterado, el post es una especie de queja acerca de por qué se han hecho tantas películas sobre Franco después de muerto y ninguna o casi ninguna sobre los personajes de la República que cito? ¿Acaso no conviene hacerlas, por un casual? Ésa es mi queja. Y que no me vengan con que “no tiene interés”. Para lo que “interesa”, bien hay dinero; así que para eso, también.Ése era en realidad el tema del post. Pero como te fuiste por las ramas, como siempre… pues me apeteció contestarte primero a tus “argumentos”.Cpn cariño,Aguador

  4. Sanjurjo intento dar ya un golpe de estado en 1932, con lo cual, nuestra guerra civil no comienza en el 34 con la insurrección de Asturias y el mini golpe de estado de Cataluña, (ambos producidos porque el gobierno de Lerroux y la CEDA se limitó a incumplir lo anteriormente pactado, quiero decir en la legislatura anterior). Pero este es un largo tema, complicado y complejo, y claro según a quien leamos así pensaremos, pero fijate Tuñon de Lara, Mc Ferro…. y milia más piensan igual, ¿por qué será? Pero espera: no te vayas que me voy a ceñir al tema:Por mi pueden hacer cine de quien quieran, incluido Carrillo, Largo Caballero, Azaña, Gil Robles, Aznar…, total no es un arte el cine?, pues a ver quien se atreve a hincarle el diente!. He visto peliculas de Stalin, de cine independiente y muy buenas. Aguador, no te crispes, es que llevaba tiempo sin contactar y ya me apetecía. Total, tú ya sabes que jamás nos pondremos de acuerdo! Un saludo mu cordial!

  5. Vaaaaaaaya…Ya tardaba en aparecer el voquible ése de la crispación…”Mi reino por una consigna…”xDDDDDDDD

  6. !Coño!, menudo comentario has hecho.Hoy en día se está escribiendo la historia actual de la forma que cada uno la ve. Y como la mayoría de medios corresponde a la progresía que es la reina de la mentira, acabarán convenciendo a todos sus adláteres que la guerra la ganaron ellos y que………los niños no vienen de paris.

  7. #braincrapped:AHORA te reconozco, hombre. Se ve que has dejado el manojo de llaves en alguna otra parte xDDDDDDDDSaludos,Aguador

Gotas que me vais dejando...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s