Discursos a la francesa


Espero que a ustedes, lo mismo que a mí, se les haya pasado la resaca mundialista. Eso sí que ha sido un acontecimiento planetario y no los que anunciaba la Pajina que además no se cumplió (por «problemas de agenda», la consabida expresión que usa un político cuando no quiere aceptar una invitación de otro).

Así, pues, centrados en la triste realidad extradeportiva, acudió ZP al Congreso «dar cuenta» (¿?) de su gestión ante los demás miembros (y miembras) de la casta política. ZP habló, y para no hacerles largo el cuento, dicho discurso se basó en tres ideas, que pasamos a exponer.

Primera idea: J’y suis, j’y reste. Aquí estoy y aquí me quedo. Con un par. España se puede ir al carajo mientras tanto, pero yo aquí aguanto hasta el último minuto. No me importa el resultado de este debate. No me importa la oposición. No me importa si me aprueban o no los Presupuestos en diciembre. Yo sigo (emulando a Joe Rígoli) hasta el 2012. Mensaje a Rajoy, modo chulesco: «Y si tienes cojones, prepara una moción de censura». Que sirve también para aquellos de su bancada a quienes se les ocurriera la peregrina idea de sustituirlo. Vamos, que ni se les ocurra, porque inmediatamente se quedan sin pesebre. Y así, claro: todos callados.

Segunda idea: Paris vaut bien une messe. No nos referimos con esto a la visita que ZP, ateo confeso y presunto masón, realizó al Santo Padre Benedicto XVI (cuesta creer que tuviesen algo de qué hablar, a no ser con las espadas en alto). El hecho de que «París bien valga una misa» queremos referirlo a que no importa lo que haya que hacer para seguir en la poltrona, aunque sea en perjuicio de la integridad (física y lógica, podríamos decir) de la Nación. No le importa venderse al mejor postor, aunque éste juegue a dos barajas, bien conocidas ya ambas: la de la «gobernabilidad» y la «otra», la de los planes propios igualmente contra la Nación, así se trate de Erkoreka, del lama baturro (Duran Lleida) o del Gran Germà Carod, otro presunto masón (bueno, éste juega a una sola: ante todo, es independiente).

Tercera idea: Après-moi, le déluge. Después de mí, el diluvio. O dicho en español castizo: «El que venga detrás que se j…». Es el colofón de las otras dos. Aguantar y venderse, ¿para qué? Si, como decía Lenin (algo que Rajoy tenía que haberle recordado), ZP «no es parte de la solución, sino del problema», ¿cuál es la razón de que pretenda seguir donde está sin moverse un milímetro? En el «mejor» de los casos cabría apuntar a su propio egoísmo y endiosamiento, productos ambos del síndrome monclovita, síndrome padecido prácticamente por todos los inquilinos de dicho palacio menos Calvo-Sotelo. Don Leopoldo no estuvo mucho tiempo entre aquellas paredes y por eso se conducía con una cierta displicencia respecto de sus sucesores.

En el peor, creo que hay motivos sobrados para echarse a temblar: ZP tendría un plan y necesita todo el tiempo que le queda para, por lo menos, llevarlo a un punto de no retorno. ¿La finalidad de ese plan? «Dejar a España que no la reconozca ni la madre que la parió», según la consagrada frase de Alfonso Guerra. Es decir, dejarle un morrongo tal al sucesor, sea Rajoy o uno de su propio partido, que no pueda manejarlo sin hundirse, juntamente con cuantos con él sean.

A partir de aquí yo tengo mi propia teoría, que podrán ustedes compartir o no, y es la siguiente: en 2004 España estaba en una situación mejor que la de Francia en cuanto a presencia internacional, respeto y una economía más o menos boyante. La cuestión era entonces, vista desde París, que había que cambiar ese gobierno que no les convenía. Ya antes se había intentado con el Prestige, que no les salió bien (y que además los últimos informes consideran la gestión del siniestro como impecable). Lo intentaron con la guerra de Irak: la operación de agit-prop fue intensa, pero no lo suficiente porque Aznar, a pesar de encontrarse en lo peor de la enfermedad monclovita, resistió el desgaste. Tuvo que ser un atentado que se llevó las inocentes vidas de 194 personas e hirió a 1.500 la que obrara el cambio. Desde ese momento, todo ha ido de mal en peor, aunque sólo sea por el hecho de que además ZP mintió, engañó y retuvo información económica sensible para poder ganar las elecciones de 2008.

Las voces de la oposición, verdaderas unas, impostoras las otras, no son para ZP sino un cañoneo lejano, enrocado como está en su prerrogativa exclusiva de disolver las Cámaras y convocar elecciones. Y no digamos también por la «suerte» que tiene de que en España no exista, como en Estados Unidos, ese procedimiento llamado de impeachment o de destitución de Presidente de la República. De existir aquí, probablemente ya se hubiera incoado. O por lo menos, anunciado su incoación, como la querella del PP contra Bono. Que esperemos que no se la pongan en 2012… Aunque con este PP, quién sabe…

Por cierto: au revoir, madames et monsieurs (que aunque no seamos du Lycée Français, sí hemos ido a colegio de pago, oigan).

Anuncios

Un comentario en “Discursos a la francesa

  1. En cuanto a los Mundiales, a mi lo unico que me queda es La Bandera y el nombre de mi Patria (casi nada lo del ojo) En cuanto a lo de aquí estoy, aqui me quedo, es lo que ha estado haciendo desde que lo votaron desgraciadamente. ¡No le importa venderse al mejor postor, con tal de seguir en su poltrona! ¡Realmente no es parte de la solución sino del problema, dejar España que no la reconozca nadie, y que el que vaya detras de él, no pueda hacer mucho para levantarla! ¡Desgraciadamente, por el Atentado del 11-m, llegó el cambio y ganó las elecciones. ¡Lastima que en España no haya como en EEUU, destitución de Presidente, y ya hiciera tiempo no estuviera entre nosotros!. ¡Si la Oposición ejerciera como tal, habria más esperanza (ojalá ganase por mayoria absoluta, pero con Esperanza o algun otro). Rajoy deja mucho que desear…….

Gotas que me vais dejando...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s