El anti-jamón se pone chulo y en España siempre cabe un memo más.


Original aquí. Sin desperdicio.

El fanatizado niño que no permite que en su presencia se pronuncie la bella palabra “jamón” (a los separatistas les molesta el palabro “jamón ibérico”), visto que, una vez que la policía dio curso a su denuncia y que la fiscalía no ve, como es de lógica, indicio de delito alguno en la actuación del maestro, se ha puesto insoportablemente chulo.

En lugar de cogerse sus cositas e irse con papá y mamá a otro país en donde no se mencione cada dos por tres la horrenda palabra avisa que «llegará hasta el final» para que eso tan terrible que a él le ha sucedido (que se mencione la palabra jamón delante suyo) «no le suceda a ningún niño más».

No sé si eso quiere decir que se piensa inmolar contra el Museo del Jamón o si con ello está amenazando a los profesores, ya bastante atemorizados por unos alumnos que gracias a la LOGSE desconocen eso de la autoridad en las aulas. Esos profesores que cada vez que regañan un niño aguantan que vengan papá o mamá poniéndoles de hoja de perejil “porque mi niño no”. Gentucilla…

El niño quizá hoy no triunfe. Pero acabará haciéndolo. Basta con darse una vuelta por la red y ver que los políticamente correctos ya se han lanzado a analizar en plan cursi y freudiano la contestación del docente, a ponerse en plan victimista (no hay Kleenex suficiente en el planeta para ellos)  y a decir que “al fin y al cabo sólo es un niño”.  Por supuesto, el profesor es culpable. Es decir, andan dedicados a justificar la barbarie. Como es habitual en ellos.

Ni qué decir tiene que dan crédito a la palabra del niño idiota y niegan la del maestro. Esto es lo que contó el maestro, y es lo que han creído las autoridades educativas y la fiscalía:

«”En primer lugar, tú no eres quien para decirme a mí de lo que puedo o no puedo hablar en clase. En segundo lugar, lo que tú comas, o coma este otro, a mí no me importa nada. En tercer lugar, la religión que tú profeses, profese éste o aquel otro, todavía me importa menos. En cuarto lugar, aquí sois 30 alumnos, y tú te debes adecuar a los 29 restantes y no los 29 restantes a ti. Y en quinto lugar, si no estás de acuerdo con las enseñanzas y conocimientos que se imparten en este centro siempre tienes la posibilidad de elegir y marcharte a otro centro”. “Nunca le dije, como sostiene la familia, que se fuera a otro país”, sentencia el maestro».

Pues lo lógico es que si España es un infierno tal que hasta tienes que aguantar que te mencionen la palabra jamón, que aparece hasta en el Corán, pilles carretera y manta y te largues. Que de idiotas estamos ya sobrados sin tu presencia, chavalín. Y si contigo se largan los políticamente correctos… ¡qué alegría!

Comentario nuestro

Que existan estas actitudes en estas personas demuestra claramente una cosa: que actúan como amos y señores en vez de cómo residentes acogidos. Hablamos de lo que se enseña en las escuelas musulmanas acerca del paraíso perdido de Al-Andalus. Hablamos de lo que se dice en el Corán acerca de los territorios waqf («Expulsadlos de donde os hayan expulsado…»). Y hablamos de una situación que se crea aprovechando la indefinición conceptual en la que se mueve el sistema político («España es un concepto discutido y discutible», parida solemne y nunca oficialmente rebatida por la presunta oposición).

Cuando no se está seguro de lo que se es, o cuando uno no se atreve a decir lo que es para no molestar (en el caso español, a los nacionalismos y ahora también a los islamistas) es fácil quedar a merced de otros y que esos otros nos aticen con la corrección política una y otra vez hasta doblegarnos. Eso es lo que nos está pasando como nación. Y no tengo claro que Rajoy sepa o pueda coger ese toro por los cuernos.

Anuncios

3 comentarios en “El anti-jamón se pone chulo y en España siempre cabe un memo más.

  1. Aguador…el comentario del maestro me da en la nariz que esto del jamón no ha sido el único percance con el niño. Se escucha de fondo una intolerancia enorme por la cultura, vocabulario y comportamientos prevalentes que no son ofensivos, sólo para el dictador que pretende que el mundo gire alrededor de su ombligo, su religión, su cultura y los dogmatismos que la misma profesa.
    Para criticar o poner en cuestionamiento las actitudes y comentarios de cualquiera (como del profesor), primero hay que pasar por un respeto hacia la posición que representa en la cultura y nación donde la representa.
    En otras palabras, no estamos diciendo que cualquiera por ser profesor y con la mayoría en su favor tenga carta blanca para tener cualquier actitud o comportamiento. Estamos diciendo que CUALQUIERA no es quién para criticar comportamientos, actitudes, costumbres, creencias, etc. si no lo hace desde el respeto, y obviamente, la chulería de este mocoso no sabe qué es el respeto ni donde se cría. Mi amiga judía y vegetariana nunca se ha molestado de que en el colegio le den a sus hijos cupones para hamburguesas gratis. Y es que sabe dónde vive y a qué colegio va. Y tiene la clase, finura y entendimiento para no hacer a sus hijos diosecitos que se le pongan chulos a los profesores por una cosa tan inofensiva (y tan rica por cierto, parad con las fotos, que estoy a punto de coger el coche y pagar medio millón de dólares por unas lonchitas en la tienda donde venden UNA variedad de jamón ibérico, perdón, serrano, jamón de España como lo llaman mis niñas…ala, me callo que me van a sacar algunos a patadas.

    • Apreciada Silvia: yo creo que el tema de fondo es simplemente la “reconquista de España por los musulmanes”. Ahora son pocos y están tanteando hasta dónde llega nuestra resistencia. De ahí temas aparentemente tan “insignificantes” como el del jamón. Pero a medida que vayan siendo más (y lo serán si su ritmo de crecimiento de natalidad es superior al de los españoles), los españoles y en especial los católicos tendremos que aprender el significado de las expresiones to be fucked y to be screwed. Ahora que aún son pocos todavía puede hacerse algo. Más adelante, cuando constituyan el 20% o más de la población, empezaremos a tener serios problemas y tal vez haya que pensar seriamente (valga la redundancia) en echarlos, cosa que podríamos hacer todavía sin mayores problemas. No hace falta decir que aquí cuentan con la ayuda inestimable de una casta política completamente de espaldas al pueblo y a los valores nacionales. Y como esto siga por este camino, van a llegar tiempos muy duros para nosotros…

  2. O qué va a pasar pronto, que en España no se pueda mencionar la palabra jamón o la palabra toros porque haya quien no lo come, quien está en contra de ellos…vamos, por favor, el ridículo es surrealista. Veo que vamos en España a pasos agigantados en parecernos a los EEUU que critican tanto pero que son igualitos. Aquí hay una tontería con el qué se puede decir o no, todo porque hacemos oído a estas cosas por encima del sentido común.
    Sabéis que en EEUU se les ha suspendido a niños excelente estudiantes por llevar una niña un cuchillo para partir una tarta, todo porque como no se pueden meter cuchillos pues hay que darle el castigo merecido. ¿Desde cuando no se puede usar el sentido común y ver el contexto? Pues no, al niño que tiene las malas intenciones se le termina por dejar que meta el cuchillo, porque si tienes por ejemplo una sospecha o un soplo o aviso, no puedes registrar las mochilas de los de párvulos ni siquiera, EN SERIO OS LO DIGO, NO ES BROMA, pero la niña que sacó el cuchillo tan campante a la hora de celebrar en la clase, se la suspendió y se le aplicó el castigo a raja tabla.

Gotas que me vais dejando...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s