Cremada Familia


Acaba de saltar la noticia de que un perturbado ha intentado incendiar la Sagrada Familia. No hay que extrañarse gran cosa. Algunos se han especializado en crear un clima de agresión permanente contra la religión católica, repitiendo como loros las consignas que se repetían durante las quemas de iglesias y conventos en tiempo de la República. Lo cual, por otro lado, demuestra que esas personas no son ateos (he conocido ateos más respetuosos con las creencias de los demás que esa chusma), sino anticatólicos.

No me cabe ninguna duda de que el autor material, «perturbado» o no (sospecho que nada de perturbado), es un mandao. Alguien a quien se ha «sugerido» la idea de que «podría» quemar la Sagrada Familia y tener su momento de gloria al que, según Andy Warhol, tenemos derecho todos los seres humanos. Un pobre hombre, en suma, tras el cual se escudan los verdaderos culpables.

El guión no es muy distinto del ejecutado cuando se incendió el Reichstag berlinés en 1932. Los nazis (verdaderos culpables) convencen a un quídam sin oficio ni beneficio conocido, un tal Marinus van der Lubbe, para que realizara el hecho. Como es sabido, los nazis intentaron culpar a los comunistas en un proceso-pantomima celebrado en Munich; pero el acusado principal, Georgi Dimitrov, dejó absolutamente en ridículo a Hermann Goering, que se había constituido en acusador público. Aquí es donde se separan los caminos, porque de momento nadie ha acusado a los católicos (sería el colmo del cinismo) de haber provocado el incendio.

Pero la creación de los climas es lo que tiene: que siempre hay quien se atreve a más. Como ya se quemaron iglesias y conventos en el 36, es algo que se puede volver a hacer. Basta con instilar el odio y el desprecio a las creencias religiosas por la vía multimedia y la educativa. Llevamos muchos años así: prácticamente desde que se inició la «democracia» que padecemos. En ese caldo de cultivo, muchos han acabado sintiéndose incómodos con sus creencias, otros directamente las desprecian y se burlan y otros las odian. De entre éstos últimos, los más exaltados son los que repiten las consignas del 36 y los que pueden atreverse a cometer alguna barbaridad, como la de hoy.

Tampoco hay que descartar el móvil político. Quiero decir que ya hace bastantes semanas que estamos asistiendo a un plan más o menos organizado de agresión contra los católicos. Ante la más que probable debacle de la pesoe en mayo, su dirigencia ha dado en señalar a la Iglesia como el enemigo exterior (eso que tan bien le funcionó a Pujol) a batir para intentar cerrar filas. Por ahí se pueden explicar los intentos contra las capillas universitarias, o las quemas de Majadahonda y la actual de la Sagrada Familia. También entra dentro de esta categoría el hecho de que con estas barbaridades se distrae al respetable de sus dramas personales (la falta de trabajo, la enfermedad, etc.), porque a pesar de haberse programado cuatro clásicos (táctica dictatorial hija del panem et circenses, que aquí ya es poco panem y demasiado circenses) nada menos, la distracción no acaba de funcionar.

Espero que, por una vez, el arzobispo de Barcelona deje de aleccionar a sus subordinados con las esencias nacionales catalanas (en eso les tiene entretenidos) y se llame realmente Si-stach, y no, como suele, No-stach-ni-se-le-esperach. De momento y para calmar el ánimo, les propongo este video con música de mis admirados Alan Parsons Project:

Anuncios

2 comentarios en “Cremada Familia

  1. No hace falta que sea un sicario, a cualquier majara que ve que se queman iglesias y se propagan slogans como “ardereis como en el 36”, se le puede ocurrir apuntarse a la fiesta. Es otro de los problemas de los que callan o hacen la vista gorda a toda esta chusma.

    • Y sobre todo de los que piensan «son chiquilladas» o que «no llegará la sangre al río», que es lo que decían en Madrid en los tiempos de Pujol respecto de la «independencia» y del doble discurso del enano. Muchos periodistas y políticos madrileños alababan su «sentido de Estado»… y ya ves en qué ha parado.

Gotas que me vais dejando...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s