El Papa no tiene quien le escriba (I)

Antes de meternos en materia, voy a realizar un ejercicio de imaginación. Voy a imaginarme una conversación telefónica, que podría ir del siguiente tenor. Naturalmente, cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia… (Interior noche. Suena el teléfono). —¿Diga?—Hola, Federico. Soy Paco Pepe.—¡Hombre, Paco Pepe! ¿Cómo te va por esas sacristías de Dios?—Bueno, lo mismo que a ti por los juzgados del demonio, ya sabes, jeje.—Bueno, bueno. Me pillas cenando. Se me acaba de ocurrir una cosa. ¿Por qué no te vienes a casa y te hago unas migas a la maña y hablamos? Estoy de Rodríguez y eso es … Continúa leyendo El Papa no tiene quien le escriba (I)

Notre-Dame en feu

Terminaba ayer el día con la terrible noticia del incendio de la Catedral de Notre-Dame en París, uno de esos edificios emblemáticos de cualquier ciudad. Como podría serlo la Sagrada Familia en Barcelona, la Catedral de Santiago o la Almudena en Madrid. No han aparecido culpables aún; pero, como dijo alguien a quien leí en un foro, sí sé quiénes se van a alegrar de la desgracia. Públicamente no, claro: son cobardes y no quieren que se les arranque la careta de un tirón, exponiéndose así a las iras del respetable. Porque, católicos o no, en Francia respetan la Catedral … Continúa leyendo Notre-Dame en feu

A cuatro manos y Dios

Realmente no sé si debería ser yo quien publicara esta entrada. Digamos que porque queda feo que uno «hable de su libro», por mucho que fuera un escritor (Umbral) quien popularizara el dicho. De todos modos quiero hoy hablarles de una pequeña obra que ha escrito Adela, mi pareja, acerca de un variado caleidoscopio de imágenes de su vida y de otras cosas, en que yo he tenido una participación importante en cuanto a edición y ampliación del material. De entrada, no es un libro para cualquiera. Se habla de variados temas, se dicen cosas fuertes. Tal vez los que … Continúa leyendo A cuatro manos y Dios

Burlas anticatólicas (y III)

Pero hay más. Al margen de que la Iglesia deba poner orden en sus asuntos internos -cosa que sin duda debe hacer para poder enfrentarse con éxito a los enemigos externos (Mt 12:25)-, tampoco ayudan dos clases de críticos: los extremosos y los ateos. Los extremosos, según mi observación, quieren una versión católica extremadamente rígida, poco menos que veterotestamentaria. Para este grupo, Dios exige la virtud y el cumplimiento de la ley, de tal forma que el perdón tiene poco lugar en esta concepción. Por esa pendiente se deslizan personas como Juan Manuel de Prada, que oficia de católico virtuoso … Continúa leyendo Burlas anticatólicas (y III)

Burlas anticatólicas (I)

Ser católico en un mundo que, según parece, está dejando de serlo, es buscarse problemas. Por supuesto, no se trata de sacar el hacha y decir que uno es más católico que los demás porque lo proclama a los cuatro vientos. Recordemos siempre aquello de «el que esté limpio de pecado tire la primera piedra». Desde un punto de vista “aséptico”, una religión es «un modo de relacionarse con Dios». Nada objetaríamos a esa definición, pues «religión» viene del latín religare, uno de cuyos significados sería «restaurar la relación con Dios, perdida por nuestra aparición en el mundo como seres … Continúa leyendo Burlas anticatólicas (I)

Anticristos de tres al cuarto (y II)

Ésta también es para Adela, con cariño Para todos estos grupos o «Estados dentro del Estado» de la Iglesia, al parecer, cuenta menos el interés general de todos los católicos que el suyo propio. Pongamos, por ejemplo, la revisión de criterios que el Papa Francisco ha forzado respecto de la nulidad canónica, en el sentido de eliminar trabas burocráticas en aquellos casos en que la convivencia matrimonial dentro del catolicismo (pues para eso se casa uno por el rito católico: no como “mero trámite” o “mera cuestión de forma”, sino porque es consciente de a todo lo que el Sacramento … Continúa leyendo Anticristos de tres al cuarto (y II)

«Anticristos» de tres al cuarto (I)

Para Adela, con cariño Hoy me da la gana de hablar de religión. Concretamente, de la religión católica, perseguida sin tapujos en dar-al-Islam ante la indiferencia de muchos (los cristianos que han degollado en Siria apenas han durado un día como noticia: Siria queda muy lejos y ya hemos hablado de ello) y perseguida algo más sutilmente (cada vez menos sutilmente) en dar-al-Harb, o sea, el Abenland, la «tierra del crepúsculo», Occidente. Pero hoy no es momento de hablar de los enemigos externos, que los tenemos y al parecer son poderosos. Hoy quisiera comentar que, por si nos faltaban enemigos, … Continúa leyendo «Anticristos» de tres al cuarto (I)

Ofensiva “laicista”

Dado que ha pasado algún tiempo desde que escribí la última entrada y que los tiempos corren vertiginosamente hacia alguna parte, han pasado unas cuantas cosas y será necesario ir por orden. Lo primero de todo, la más que esperable caradura de Rita-me-irrita. La concejala podemita ha dado la nota varias veces. La primera vez, entrando en la capilla de la Complutense berreando consignas anticatólicas (que no «laicistas», como algunos pretenden). Y la segunda, negando en el juicio correspondiente haberlo hecho cuando está más que probado, grabado y fotografiado que esa tipa incurrió en el supuesto de hecho penado por … Continúa leyendo Ofensiva “laicista”

“Dignidad” ante la blasfemia (II)

Pero el cuadro más lamentable, naturalmente, no es el del hecho en sí. El cuadro más lamentable es el de las reacciones ante el hecho. Veamos. La autora dice que «no quería ofender con su poema». Eso es como si a uno le dan un puñetazo y después, mientras a uno le sangra la nariz, le presentan excusas: «Perdona, no quería hacerte daño». O aún peor, como hace la izquierda paternalista y condescendiente, «es por tu bien». Todas las demás explicaciones que da la autora no son más que humo bioideológico feminista y poco más. Lo mollar del asunto es … Continúa leyendo “Dignidad” ante la blasfemia (II)

“Dignidad” ante la blasfemia (I)

Estos presuntos laicistas no desaprovechan ocasión ninguna para dar la nota. Ya se trate de Rita-me-irrita Maestre, la de «arderéis como en el 36» con las domingas al aire en una capilla católica, la profanación de tumbas, la damnatio memoriae —que intentaron pero luego tuvieron que dar marcha atrás porque lagente se les puso en contra y son cobardes, en el fondo— de ocho novicios asesinados vilmente por los comunistas… siempre hay motivo para que den el cante. La última vez, anteayer. Una ¿señora? que atiende por Dolors Miquel y que se presenta como «poetisa», pero desconocida en el panteón … Continúa leyendo “Dignidad” ante la blasfemia (I)